La gestión de crisis de Portugal: El “patriotismo económico” no tiene por qué estar ligado a creencias ideológicas

Antonio CostaLa política económica del gobierno húngaro ha provocado críticas feroces en la última década, ya que se desvió de la corriente neoliberal y siguió un camino patriótico, poniendo los intereses húngaros en primer plano. Mientras que muchos relacionan este estilo de economía política con la posición conservadora del gobierno de Orbán, en Portugal, una administración de izquierdas siguió una línea igualmente patriótica para superar los síntomas de la crisis de la zona euro, mostrando que el patriotismo económico no está ligado a las ideologías, sino que es simplemente un pensamiento responsable.

El catastrófico camino de la austeridad

Según la teoría de la austeridad, el gobierno, al implantar medidas de austeridad, “pone en orden sus finanzas”, por lo que el estado no se endeuda y, en consecuencia, vuelve la confianza de los inversores en la economía. Sin embargo, si pensamos en lo que realmente entendemos por austeridad (aumento de impuestos, recortes salariales, restricciones presupuestarias, etc.), incluso la propia teoría suena contraproducente. No es de extrañar que esta forma contraproducente teórica de actuar se haya probado en la práctica en varios casos.

Uno de los mejores ejemplos es el caso de Portugal, que junto con Grecia y otras naciones del sur de Europa fue probablemente el más afectado por la crisis financiera. Mientras que todos los “GIPS” (Grecia, Italia, Portugal, España) entraron en un período de recesión, Portugal de alguna manera logró superarlo con más éxito que sus pares regionales, pero antes de eso, sintió el sabor amargo de las reformas estructurales neoliberales.

Aunque el caso de Portugal no fue tan traumático como el de sus homólogos del sur de Europa, Lisboa negoció un paquete de rescate de 78.000 millones de euros en 2011, con el fin de mantener su deuda bajo control, estabilizar sus bancos e introducir reformas “favorables al crecimiento”, a cambio de un rígido programa de austeridad dirigido al período 2011-2014, orquestado por la Comisión Europea (CE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE), la infame “Troika”.

La receta neoliberal no difirió mucho de la de Grecia, y el entonces gobernante gobierno conservador de Passos Coelho siguió fielmente las reformas estructurales exigidas por el “grupo de los tres”: aumentó la jornada laboral, redujo el número de días festivos, suprimió las primas por vacaciones, y los salarios y las pensiones también se recortaron en un 20%, mientras que el gasto público en salud y educación se redujo drásticamente. Además, y debido a la escalada de las privatizaciones, los bienes públicos también se vendieron rápidamente.

A pesar de que en 2014 el déficit presupuestario del país en relación con el PIB se había reducido al 4,5% desde el asombroso 11,2% registrado en 2011 y de que la cuenta corriente mostraba un superávit, ya que la demanda interna se desmoronaba, obligando a las empresas a exportar, Portugal seguía al borde del colapso social y económico.

La deuda pública se disparó a más del 130 por ciento del PIB, decenas de miles de empresas quebraron, el desempleo se elevó al 17 por ciento y se disparó al 40 por ciento entre los jóvenes. Como resultado, muchos portugueses de talento huyeron al extranjero y se estima que 150.000 nacionales emigraron en un solo año.

El cambio de rumbo posterior a 2015

Las cosas empezaron a cambiar en 2015, cuando los portugueses eligieron como Primer Ministro a Antonio Costa, que fue alcalde de Lisboa en los años de la crisis. Poco después de su elección, Merkel animó al político de centro-izquierda a seguir la prescripción neoliberal propuesta por la “Troika”, mientras que su Ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, subrayó que Portugal cometería un “grave error” si decidiera no seguir la doctrina neoliberal, lo que le obligaría a negociar otro paquete de rescate.

Al no sentirse intimidado por tales “amenazas”, Costa abandonó la austeridad sin vacilar, restauró las horas de trabajo, redujo los impuestos y aumentó el salario mínimo en un 20% en el curso de sólo dos años. Evidentemente, su posición impopular le hizo chocar con Bruselas, ya que su gobierno permitió que el déficit presupuestario alcanzara el 4,4%, en comparación con el objetivo acordado del 2,7%. Sin embargo, en mayo de 2016, la Comisión concedió a Costa otro año para cumplir, y desde entonces Portugal ha superado constantemente sus objetivos de déficit.

El turismo también contribuyó en gran medida a la recuperación posterior al año 15, a lo que el gobierno dio gran importancia, de modo que en 2017 el número de visitantes aumentó a un nivel récord, llegando a 12,7 millones. Al mismo tiempo, Portugal ha mejorado considerablemente la reputación internacional de sus empresas y productos, lo que contribuyó a aumentar los ingresos de exportación del país y a atraer inversiones extranjeras.

Además, Costa ha aumentado el gasto social y al mismo tiempo ha previsto invertir los ingresos del Estado en el transporte, la infraestructura ambiental y la energía, iniciativas que podrían ser sumamente beneficiosas, ya que no mejorarán considerablemente la sostenibilidad del país, además de que también impulsaríán la creación de empleo, lo que indica una vez más lo importante que es la inversión pública para una economía.

Además, Portugal se ha convertido en un centro tecnológico insuficientemente valorado, con muchas empresas incipientes que ofrecen buenas oportunidades de empleo además de fomentar la innovación. El gobierno, con varias iniciativas, trata de crear un ecosistema favorable a los negocios, bajo el cual puedan prosperar e impulsar la economía en la mayor medida posible. Por lo tanto, no es sorprendente que Portugal haya sido el país de más rápido crecimiento en Europa en lo que se refiere al número de programadores.

Por último, una de las principales prioridades de Costa ha sido atraer a los portugueses emigrados que se trasladaron al extranjero durante la crisis. Con este fin, se ofrecen recortes de impuestos a los ciudadanos portugueses que decidan volver a casa.

En resumen, desde que Costa asumió el cargo, Portugal ha experimentado una rápida recuperación: ha vuelto el crecimiento económico, el desempleo ha disminuido radicalmente, la deuda pública también se ha puesto en una senda de descenso, mientras que el presupuesto se ha mantenido bien equilibrado a pesar del aumento del gasto, explicando el propio Costa que “unas cuentas públicas sanas son compatibles con la cohesión social”. Incluso Schäuble reconoció la gestión de la crisis de Portugal, al llamar a Mario Centeno, el ministro de finanzas del gobierno de Costa, el “Cristiano Ronaldo” de los ministros de finanzas.

Por supuesto, no todo es brillante y maravilloso, ya que el país ha salido de una gran crisis, cuyos efectos no pueden ser eliminados en pocos años. La deuda pública sigue siendo una de las más altas de la UE y la nación del Sur de Europan se enfrenta a otros desafíos, especialmente si se tiene en cuenta que la economía mundial acaba de entrar en una nueva crisis.

Según muchos, no fue Costa quien lideró la recuperación, sino que Portugal se benefició pasivamente de una fuerte recuperación en Europa, la caída de los precios del petróleo, la explosión en el turismo y una fuerte caída en los costes de amortización de la deuda. De hecho, hay que tener en cuenta que Portugal entró en la recesión en una posición relativamente mejor que muchos de sus homólogos espaciales y que fue la calidad relativamente alta de su infraestructura institucional interna y su capacidad de adaptación de políticas la que ayudó al gobierno anterior a completar eficientemente el memorando de entendimiento ya en 2015.

No obstante, esto no es motivo suficiente para desacreditar los esfuerzos del gobierno posterior a 2015 y justificar las duras medidas de austeridad que implica la Troika. Teniendo en cuenta que la austeridad nunca dio realmente resultados decentes, se hace evidente que las políticas de Costa fueron bastante eficaces.

El patriotismo económico no debería estar conectado a las ideologías

Si bien en el caso de Hungría y Polonia el “patriotismo económico” ha sido duramente criticado a pesar de sus prósperos resultados, esta tendencia a pesar de todo ha sido el resultado de una fuerte politización en el análisis de la política económica. Aunque el contexto político es verdaderamente importante, también es fundamental interpretar la política económica de manera independiente, a fin de extraer valiosas lecciones e identificar los errores. El sesgo político no es algo afortunado, ya que es absoluto y anula el debate y, por tanto, el desarrollo.

El caso de Portugal es un ejemplo perfecto, ya que aporta pruebas sólidas de que una política económica patriótica puede ser ejercida por gobiernos de todo el espectro político y que la noción no debe estar vinculada a creencias políticas e ideológicas. El gobierno de izquierdas de Costa demostró con su política, que siempre existe una solución y que requiere un gobierno valiente, fuerte y decidido, que persiga su propio plan en interés de la ‘patria’, independientemente de su posicionamiento.

Fte. Modern Diplomacy

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.