La Fuerza Aérea estadounidense comienza la búsqueda de un nuevo avión cisterna

avión cisternaLas Fuerzas Aéreas de EE.UU. han iniciado la búsqueda de hasta 160 nuevos aviones cisterna de reabastecimiento. El concurso, continuación del que dio lugar al problemático KC-46 de Boeing, puede ser la mejor oportunidad de Airbus para hacerse un hueco en el mercado americano de aviones cisterna estratégicos.

El concurso para lo que los militares denominan un “avión cisterna puente” se inició la misma semana en que el Presidente Biden y la Unión Europea anunciaron una tregua de cinco años en una batalla comercial de 17 años sobre las subvenciones estatales, supuestamente concedidas a los fabricantes de aviones estadounidenses y europeos, y cuando algunos legisladores estadounidenses dicen que es hora de dar a Airbus un papel en la misión de reabastecimiento estratégico de Estados Unidos.

El anuncio de contratación publicado el miércoles dice que la Fuerza Aérea quiere comprar entre 140 y 160 nuevos aviones cisterna, basados en un diseño comercial, a un ritmo de 12 a 15 aviones por año.

“The Commercial Derivative Aircraft debe estar operativo para el año 2029”, dice el anuncio. “Las Fuerzas Aéreas aún están ultimando los requisitos para esta adquisición”.

Boeing y Airbus son los únicos fabricantes de nuevos aviones de reabastecimiento estratégico con motor a reacción. El KC-46 de Boeing se basa en el avión de pasajeros 767, mientras que el Multi-Role Tanker Transport, o MRTT, de Airbus se basa en el A330. Lockheed Martin y Embraer fabrican aviones de reabastecimiento táctico más pequeños.

Airbus se ha asociado con el gigante de la defensa estadounidense Lockheed Martin, que dijo que tiene la intención de responder a la solicitud de la Fuerza Aérea.

“Estamos contestando a la U.S. Air Force’s Sources Sought Notification for the Bridge Tanker Program, ofreciendo una solución preparada para cumplir con los futuros requisitos de los aviones cisterna de la Fuerza Aérea”, dijo Rob Fuller, un portavoz de Lockheed Martin, en un comunicado.

Airbus ha intentado sin éxito durante dos décadas entrar en el mercado de los aviones cisterna estratégicos de la USAF. Se asoció con Northrop Grumman, ganando a Boeing en un concurso en 2008, pero los auditores del gobierno anularon el contrato. En un nuevo concurso, Airbus se presentó por su cuenta y perdió frente a Boeing.

Ahora, 10 años después de que las Fuerzas Aéreas eligieran el KC-46 en lugar del MRTT de Airbus, Boeing ha perdido más de 5.000 millones de dólares en el proyecto y lleva años de retraso debido a problemas de diseño, técnicos y de control de calidad. Las condiciones del contrato obligan a Boeing, y no a los contribuyentes, a asumir los sobrecostes.

La empresa debe sustituir las cámaras y el software que forman parte del sistema de reabastecimiento del KC-46. Además, la USAF está pagando a Boeing 100 millones de dólares para rediseñar el mecanismo (boom) de reabastecimiento del avión cisterna para que pueda repostar todo tipo de aviones militares.

A pesar de las deficiencias, la Fuerza Aérea ha comenzado a emplear el avión para misiones no relacionadas con el combate, como el reabastecimiento de aviones, las evacuaciones aeromédicas y el transporte de pasajeros y carga. La previsión es que el avión esté listo para misiones de combate a finales de 2023.

El nuevo avión cisterna puente, también conocido como KC-Y, ha sido planeado durante mucho tiempo por la Fuerza Aérea como la continuación del KC-46. Se denomina el “bridge tanker” porque es el segundo de una recapitalización en tres fases de los aviones de reabastecimiento aéreo de las Fuerzas Aéreas. Boeing dijo que tiene previsto presentar el KC-46 a este nuevo concurso.

“Con 102 aviones encargados y un creciente interés internacional, el KC-46A de Boeing ha sido probado y madurado para la próxima etapa de funciones de reabastecimiento aéreo de combate y gestión de batallas aéreas, lo que ampliará la capacidad de las Fuerzas Aéreas de suministrar combustible e información crítica durante las próximas décadas”, dijo Deborah VanNierop, portavoz de Boeing, en un comunicado.

En una audiencia del House Armed Services Committee (Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes), algunos legisladores, incluidos los partidarios de Airbus, presionaron a los mandos de la Fuerza Aérea para que consideren la cancelación anticipada del actual contrato KC-46 de Boeing, que prevé la compra de 179 aviones.

“Les pido encarecidamente que estudien la posibilidad de volver a convocar un concurso”, dijo el representante Rob Wittman, republicano de Virginia, pero la Fuerza Aérea prefiere completar la compra actual del KC-46 antes de pasar al avión cisterna puente.

“Nos preocupa que, si tratamos de pasar a un nuevo vehículo contractual, eso suponga retrasos adicionales en el programa que, sencillamente, no creemos que sean buenos para nosotros”, dijo el secretario en funciones del Ejército del Aire, John Roth.

A pesar de perder el concurso de aviones cisterna del Ejército del Aire en 2011, Airbus siguió adelante con sus planes de ensamblar aviones en Estados Unidos. La empresa abrió en 2015 una fábrica en Mobile, Alabama, que hoy construye anualmente decenas de aviones comerciales A319, A320, A321 y A220.

El KC-46 ha ido sustituyendo a los aviones cisterna KC-10 que se remontan a la década de 1980 e incluso a los más antiguos KC-135 de la era Eisenhower.

“Estoy preocupado por nuestras Fuerzas Aéreas y por las posibilidades de reabastecimiento de nuestros viejos aviones, es un tema enorme que creo que tenemos que poner por delante de los beneficios de cualquiera”, dijo el representante Jerry Carl, republicano de Alabama, en la audiencia. Airbus construye aviones comerciales en su distrito.

Fte. Defense One