La debilidad relativa: El secreto para entender la guerra irregular

La guerra irregular es la forma en que los talibanes expulsaron a la Alianza Occidental de Afganistán, y es la forma en que Ucrania está frenando actualmente la invasión rusa de su territorio. Como muestran estos casos, en el año 2022, los débiles han ganado (y pueden ganar) guerras. Saber luchar desde una posición de relativa debilidad es el verdadero secreto para entender la guerra irregular.

Un requisito esencial es la confesionalidad. Estados Unidos suele ser débil, lo que no está normalmente dispuesto a reconocer, y mucho menos a admitir, sus debilidades. Por ejemplo, en Afganistán (y posteriormente en Irak), Estados Unidos fue a la guerra con la creencia de que dentro de cada afgano había un estadounidense esperándoles. Todo lo que había que hacer era aparecer, destituir a sus malos líderes, mostrarles cómo funciona la democracia liberal, proporcionarles ayuda económica y técnica, y todos se comprometerían a abandonar las viejas formas de arreglar las cosas y a resolver los conflictos por medios pacíficos (Nota: el compromiso con la resolución pacífica de conflictos es el principal requisito para que una democracia funcione). Esto no ocurrió. En resumen: El ingenuo egocentrismo occidental contribuyó a la pérdida de la guerra en Afganistán, y casi lo hizo en Irak. Tenemos que dejar de pensar así o perderemos más guerras de las que ganaremos.

Afortunadamente para Ucrania y sus amigos, Vladimir Putin mostró el mismo egocentrismo equivocado cuando decidió invadir. Putin creía que dentro de cada ucraniano había un ruso esperándoles. Esto pudo haber sido cierto con algunos ucranianos después de la caída de la Unión Soviética en 1991, pero después de 2014, cuando Rusia se anexionó Crimea, los ucranianos se atrincheraron literalmente en el Donbás y comenzaron a luchar contra los rusos.

Los asesores militares estadounidenses, en su mayoría Boinas Verdes del 10º Grupo SF, fueron autorizados a llevar a cabo la Defensa Interna Extranjera (FID en siglas inglesas). La FID incluía el entrenamiento de unidades ucranianas en la ciencia y el arte de la guerra de guerrillas, que es la forma más antigua de guerra irregular.

En su esencia, la guerra de guerrillas se reduce a que un actor débil obtenga ventaja temporal en situaciones tácticas en las que pueda «entrar, destruir al enemigo, apoderarse de algún equipo útil y retirarse», antes de que el oponente pueda aportar suficiente fuerza para realizar un contraataque. Esto se consigue en parte gracias a la «ventaja del terreno», lo que significa que los ucranianos conocen el terreno (tanto rural como urbano) mejor que los rusos.

La FID también incluyó a muchos aliados de la OTAN que proporcionaron ayuda letal y adiestramiento a los ucranianos (drones turcos, armas antitanque y antiaéreas británicas y estadounidenses, y similares). Por lo tanto, antes de la invasión, aunque sobre el papel Ucrania parecía mucho más débil que los rusos, en realidad contaba con una fuerza de combate más capaz de lo que Putin jamás imaginó.

Además de este error de cálculo, Putin y su régimen sobrestimaron la preparación de sus propias fuerzas, que están actuando como amateurs en el terreno.

¿Cuál es la fuente principal de esta ineptitud militar? La respuesta la tiene la élite rusa cada mañana. Putin es corrupto, los oligarcas son corruptos y también lo son casi todos los miembros del sistema estatal, incluido el cuerpo de oficiales. Si no estás en ello, no eres fiable y útil para los que sí lo están. No se puede llegar a ser un oficial general ruso sin ser corrupto.

Esto sucede porque los militares se preparan para la guerra entrenando repetidamente con armas y equipos y realizando ejercicios militares para practicar lo que podrían experimentar en tiempos de guerra. La corrupción endémica carcome estas actividades críticas, generalmente en el robo de bienes fungibles: combustible, alimentos, piezas de repuesto e incluso municiones. Sobre el papel, las unidades del Ejército ruso están bien entrenadas y equipadas. Sus informes de preparación son fraudulentos. No se puede entrenar a la altura de las circunstancias si la mitad del combustible para sus vehículos se ha desviado a los bolsillos de comandantes corruptos. Las piezas de repuesto se piden y se pagan, pero nunca se instalan. Los alimentos y la munición se venden en el mercado negro. Los neumáticos viejos se pudren en la rueda mientras los nuevos se convierten en bitcoins.

El resultado es obvio: los rusos no pueden llevar a cabo operaciones eficaces que requieran una guerra conjunta. Lo único en lo que el Ejército ruso es marginalmente bueno es en disparar proyectiles artillería sobre objetivos fijos a distancia. Por desgracia, tienen muchas armas de largo alcance y mucha munición, a pesar de la corrupción.

¿Perderá Rusia la guerra en Ucrania? Tal vez. Su ataque inicial se basó en el concepto estratégico tradicional de «centro de gravedad». Destruye los nodos críticos: desmantela las fuerzas del enemigo y toma su capital, y su capacidad de resistencia se derrumbará.

Este enfoque le funcionó a Estados Unidos en Irak en 2003. Pero ninguna de las dos cosas ocurrió en Ucrania debido al sesgo de exceso de confianza de los rusos: sobrestimaron su destreza ofensiva y subestimaron enormemente la férrea defensa de los ucranianos. El Kremlin ha cambiado ahora al objetivo limitado de apoderarse de territorio en el este, pero no puede tener éxito si los ucranianos están dispuestos a continuar la lucha y reciben ayuda con los medios para hacerlo por parte de partidarios externos. Así pues, esta lucha se reduce a una mezcla de capacidad y voluntad. ¿Quién tiene la ventaja?

La larga historia de la guerra irregular muestra un último elemento importante en los casos en que los débiles ganan las guerras: un liderazgo superior. Los líderes son eficaces en la medida en que se parecen a sus seguidores. Ningún otro líder mundial representa a su pueblo más que el presidente Volodymyr Zelensky a los ucranianos. Sus vídeos autofilmados desde las calles de Kiev transmiten compromiso y lealtad a la causa. Zelensky lleva camisetas de color verde militar, parece agotado, mientras él y su familia siguen en peligro. Ilustra todo lo que significa ser ucraniano en estos momentos. El mensaje de Zelensky a su pueblo es claro: está luchando junto a ellos.

Contrasta con la reacción del ex presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, cuando los combatientes talibanes se acercaron a Kabul. Ghani simplemente huyó (supuestamente con bolsas de dinero). En efecto, es un acto de liderazgo extraordinario permanecer junto a su pueblo en los momentos más vulnerables. En el caso de Zelensky, su descaro ha unido a los ucranianos.

Ciertamente ayuda que Zelensky sea carismático, pero no olvidemos que Putin también lo es. Pero a diferencia de Putin, Zelensky ha conseguido el apoyo de la comunidad internacional. Sus discursos en los que implora la ayuda de la OTAN y de los líderes mundiales transmiten emoción, historia y humor, y están estratégicamente adaptados a cada público. Estos esfuerzos demuestran una comprensión de los principios fundamentales de la autoridad, una piedra angular de la guerra irregular, y han contribuido al amplio apoyo público a Ucrania. Icónicos lugares de interés proyectan el azul y el amarillo para mostrar su solidaridad con Ucrania, mientras que una larga lista de empresas y ciudadanos de a pie prestan su apoyo monetario, a menudo de forma innovadora. Mientras tanto, a los atletas rusos se les ha prohibido competir, las empresas están cortando sus vínculos y los bares están tirando el vodka ruso por los desagües.

La psicología nos enseña que pocas cosas unen más a la gente que tener un objetivo común y, quizá más importante, un enemigo común. Debemos tener cuidado y no subestimar el poder de este factor en el conflicto actual. La identificación social es esencial para la cohesión del grupo y la movilización eficaz en circunstancias de tensión. Así lo demuestran los estudios experimentales (véase el Experimento de la Prisión de Stanford) y los casos de resistencia en el mundo real (Irlanda del Norte, Sudáfrica y Alemania; resumidos aquí). De este modo, puede que Ucrania no sea en realidad la desvalida en esta lucha.

Mientras que Ucrania tiene la ventaja psicológica de contar con un pueblo dispuesto a luchar, Rusia manda a su pueblo a luchar. El autoritarismo de Putin requiere la lealtad inquebrantable de una población que debe confiar en el Estado sin cuestionar lo que dice o hace. Castiga la disidencia. En el entorno informativo restringido de Rusia, los medios de comunicación liberales son silenciados y miles de manifestantes rusos detenidos. Este tipo de conformidad coaccionada puede lograr el consenso a corto plazo, pero a la larga resultar contraproducente en forma de reacción psicológica y desconfianza (un efecto que los investigadores denominan contaminación informativa). Además, instar a la conformidad se presta al pensamiento de grupo y, a su vez, a la toma de decisiones no óptimas. Estados Unidos se encontró con esta dura lección durante el fiasco de Bahía de Cochinos y Rusia puede estar aprendiéndola ahora mismo.

De cara al futuro, el resultado de esta guerra puede depender de las decisiones de un país nacido en el crisol de la guerra irregular: la República Popular China. Desde su fundación en 1949, China ha reprimido brutalmente la disidencia interna, por lo que sus dirigentes ven el mundo de forma muy parecida a la de Putin. Sin embargo, a diferencia de Rusia, China ha evitado en gran medida involucrarse en guerras ajenas. Puede estar tentada de apoyar a Putin, pero si es honesta, puede darse cuenta de que el talón de Aquiles de Rusia, la corrupción, impregna también la preparación de sus propias fuerzas militares.

Fte. Small Wars Journal