La de Afganistán “no es una guerra ganable”, dice la Casa Blanca mientras los talibanes toman el país

GhaniEl presidente Ghani se va de Washington con las manos vacías, mientras Biden rechaza los llamamientos de los republicanos para revertir la retirada de las tropas estadounidenses.

El conflicto en Afganistán, que Estados Unidos se prepara para entregar al gobierno de Kabul, “no es una guerra que se pueda ganar”, según la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, desestimando los llamamientos republicanos para revertir la retirada de este conflicto de 20 años, horas antes de que el presidente Joe Biden se reuniera con su homólogo afgano, Ashraf Ghani, en Washington.

En la Casa Blanca, Ghani culminó una semana de reuniones, entre ellas con varios miembros del Congreso y funcionarios de defensa en el Pentágono. Tras escuchar a Ghani hablar de la situación de seguridad en su país, varios legisladores republicanos pidieron a Biden que revocara su decisión de retirar todas las tropas estadounidenses de Afganistán, prevista a más tardar, el 11 de septiembre.

Ghani dijo que respeta la decisión de Estados Unidos de retirarse y rechaza cualquier “falsa narrativa de abandono”. Sin embargo, pintó un panorama sombrío de la situación de seguridad en Afganistán, comparándola con la de Estados Unidos en 1861, cuando comenzó la Guerra Civil que acabó matando a más de 600.000 personas, a pesar de que el presidente Abraham Lincoln luchó por unir una nación amargamente dividida.

“La entonces joven república de Estados Unidos estaba siendo atacada para lo que la unidad, la determinación y la garantía de que no se permitiera una agenda excluyente es el tipo de mensaje que nos llega”, dijo Ghani a la prensa tras su reunión con Biden. “El apoyo a la república es intenso, inmenso y generalizado”.

El líder de la minoría del Senado, el republicano Mitch McConnell, tras reunirse con Ghan, dijo que se está dejando al gobierno afgano “solo” para manejar una situación de seguridad que es “grave y cada vez peor”, el mismo día en que una nueva evaluación de los servicios de inteligencia de Estados Unidos concluyó que, el gobierno afgano podría caer en unos seis meses después de la salida de las tropas estadounidenses, según el Wall Street Journal.

Ghani dijo que no pidió al presidente que cambiara sus planes sobre las tropas estadounidenses, durante su reunión. “Esta es una decisión soberana de Estados Unidos. Respetamos esa decisión. Nuestro objetivo es gestionar las consecuencias y garantizar que el pueblo de Afganistán esté a la altura de la situación”, dijo Ghani.

Cuando se le pidió que respondiera a las peticiones del Capitolio, Psaki dijo que Biden había tomado su decisión basándose en el embrollo al que ya se enfrentaba en Afganistán cuando asumió el cargo, señalando las decisiones tomadas por la administración Trump de reducir el número de tropas en el país y negociar un acuerdo con los talibanes para retirar todas las tropas unos tres meses después de la toma de posesión de Biden.

“Es importante echar la vista atrás y recordar lo que hemos heredado”, dijo Psaki. “Esa es la mano que nos tocó. El presidente tomó una decisión, que es coherente con su opinión de que ésta no era una guerra ganable, de traer a las tropas estadounidenses a casa.” “¿Hay desafíos en ello? Por supuesto”, continuó Psaki. “¿Continuaremos comprometidos, como hoy es una prueba, con el gobierno sobre cómo podemos seguir proporcionando apoyo humanitario y de seguridad? Sí, lo haremos”.

Parte de ese apoyo incluye la permanencia de unos 650 soldados en el país para proteger la embajada de Estados Unidos en Kabul, según dijeron funcionarios a Associated Press el viernes.

Como senador tras el 11-S, Biden apoyó la guerra en Afganistán. Sin embargo, según varios informes, Biden presionó en privado al presidente Barack Obama para que limitara el tamaño y el alcance del aumento de tropas de Estados Unidos en 2009.

Cuando Biden anunció su decisión de retirar las tropas estadounidenses, en abril, dijo que su posición sobre la guerra cambió en 2008, cuando se dio cuenta en un viaje a Afganistán de que “sólo los afganos tienen el derecho y la responsabilidad de dirigir su país, y que más y más interminable fuerza militar estadounidense no podría crear o sostener un gobierno afgano duradero”.

Sin embargo, incluso después de ese viaje, Biden no abogó públicamente por que Estados Unidos retirara sus tropas durante sus ocho años como vicepresidente. El gobierno de Obama envió 17.000 soldados más a Afganistán para aumentar la capacidad de entrenamiento, y la revisión de la política del gobierno sobre el conflicto en 2009, que se redactó mientras Biden era vicepresidente, no impulsó una retirada. En su lugar, Biden abogó por una menor presencia de tropas más centrada en la lucha contra el terrorismo.

Se esperaba que la reunión entre Biden y Ghani fuera un símbolo para el mundo del continuo apoyo estadounidense al gobierno afgano. Pero Ghani no recibió el mismo trato que otros líderes extranjeros que han visitado la Casa Blanca. Biden y Ghani no ofrecieron una rueda de prensa conjunta tras la reunión. En su lugar, Ghani la celebró más tarde en solitario en un hotel cercano.

Es un cambio en el precedente que Biden ha establecido hasta ahora, que las ha celebrado de forma conjunta con los otros dos líderes extranjeros que ha recibido en la Casa Blanca desde enero, el primer ministro japonés Yoshihide Suga en abril y el presidente surcoreano Moon Jae-In en mayo. El presidente Barack Obama también celebró una rueda de prensa conjunta con Ghani cuando éste visitó Washington en 2015.

Ghani regresa a un país con problemas. Los talibanes controlan 144 distritos en Afganistán, según la Fundación para la Defensa de las Democracias. Más de 170 distritos están en disputa, y el gobierno sólo controla 83 distritos.

En medio de la creciente violencia, Ghani se enfrenta a presiones políticas y se le considera desconectado de un número cada vez mayor de aliados, informó Al Jazeera. Su futura carrera política también está en riesgo. Ganó poco más de la mitad de los votos en septiembre de 2019, y ha propuesto celebrar otras elecciones dentro de seis meses.

Fte. Defense One