La Casa Blanca designa 20 tecnologías emergentes como cruciales para la seguridad nacional

whitehouseLa Administración americana, está alentando a los organismos gubernamentales como parte de la Estrategia de Seguridad Nacional, a investigar, desarrollar y adquirir más tecnologías emergentes.

El 15 de este mes, la Casa Blanca lanzó una nueva estrategia para obtener y retener la superioridad global en las tecnologías emergentes que están cambiando el mundo, como la inteligencia artificial, la ciencia de los datos y la tecnología espacial, entre otras, ya que, mientras que EE.UU. ha sido un líder tecnológico durante gran parte del siglo pasado, esa supremacía está siendo cuestionada hoy en día.

“El liderazgo estadounidense en ciencia y tecnologías emergentes (C&ET) se enfrenta a retos cada vez mayores por parte de competidores estratégicos, que aprecian los beneficios de la ciencia y la tecnología y están organizando recursos humanos y de capital masivos a escala nacional, con objeto de tomar la delantera en áreas con consecuencias a largo plazo”, según la recién publicada Estrategia Nacional para las Tecnologías Críticas y Emergentes.

El documento promueve un “enfoque orientado al mercado” en lugar de “modelos dirigidos por el Estado”, que según la Administración “producen despilfarro y desincentivan la innovación”. Al mismo tiempo, la estrategia permite al gobierno “protegerse de la competencia desleal”, citando específicamente a China y Rusia.

“Competidores estratégicos, como la República Popular China y Rusia, han realizado esfuerzos conjuntos en C&ET y haciendo grandes inversiones estratégicas para tomar la delantera”, dice la estrategia. “Como resultado, el liderazgo de Estados Unidos en ciertos sectores de C&ET está disminuyendo. Estados Unidos emprenderá medidas significativas para invertir esta tendencia”.

La estrategia, desarrollada por el Consejo de Seguridad Nacional, se funde con la Estrategia de Seguridad Nacional y “unifica el esfuerzo del gobierno para mantener el liderazgo mundial en C&ET con nuestros aliados y socios”, afirma.

La Administración planea encajar cada tecnología crítica en uno de tres niveles, poniendo toda la fuerza del gobierno detrás de las áreas de mayor prioridad. Para las tecnologías restantes, el gobierno “contribuirá como un par con los aliados y socios en las áreas de C&ET de alta prioridad, y manejará el riesgo tecnológico en otras áreas de C&ET”, dice la estrategia.

En el documento no se especifica en qué lugar de esta jerarquía se encuentran las tecnologías específicas enumeradas.

La estrategia está moldeada en torno a dos pilares: promover la base de innovación de la seguridad nacional y proteger la ventaja tecnológica. Cada pilar incluye una letanía de acciones, 13 y 9 respectivamente, dirigidas a acelerar el proceso de innovación y a protegerlo de la influencia extranjera.

En el primer pilar, la Administración tiene previsto centrarse en la creación de una base de trabajadores e inversores en el sector privado para sostener una investigación y un desarrollo avanzados y de calidad.

El pilar también incluye dar prioridad a la I+D en los presupuestos federales, a pesar de las propuestas anuales de la Administración de recortar el gasto en I+D del gobierno civil en decenas de miles de millones de dólares.

En la primera parte de la estrategia también se pide que los organismos gubernamentales hagan un mayor uso de las tecnologías emergentes, ya sean desarrolladas en la propia empresa o compradas a proveedores comerciales, y se alienta “a los gobiernos estatales y locales a adoptar medidas similares”.

El segundo pilar se centra en evitar que los adversarios extranjeros obtengan ventajas de las innovaciones lideradas por los EE.UU. y sus socios.

Entre las medidas prioritarias de este pilar figuran la creación y el apoyo de normas internacionales contra el robo de la propiedad intelectual, el aumento de la seguridad en la tramitación de la investigación y el desarrollo y la restricción de las exportaciones de tecnologías específicas a los países adversarios.

La estrategia incluye una lista inicial de 20 tecnologías identificadas como críticas por el Consejo de Seguridad Nacional:

  • Computación avanzada
  • Tecnologías avanzadas de armas convencionales
  • Materiales de ingeniería avanzada
  • Fabricación avanzada
  • Detección avanzada
  • Tecnologías de motores aéreos
  • Tecnologías agrícolas
  • Inteligencia artificial
  • Sistemas autónomos
  • Biotecnologías
  • Tecnologías de mitigación química, biológica, radiológica y nuclear
  • Tecnologías de comunicación y redes
  • Ciencia y almacenamiento de datos
  • Tecnologías de libro mayor distribuido
  • Tecnologías de la energía
  • Interfaces hombre-máquina
  • Tecnologías médicas y de salud pública
  •  La ciencia de la información cuántica
  •  Semiconductores y microelectrónica
  • Tecnologías espaciales

El Consejo de Seguridad Nacional tiene previsto actualizar la lista anualmente, lo que incluye recabar la opinión de los organismos federales sobre necesidades, usos y prioridades.

Fte. Nextgov

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.