La Armada de Estados Unidos y la lucha contraminas

AN-AQS-20El creciente número y tipos de minas enemigas constituye una amenaza real. Las minas marinas son mortales. Explotan por impacto o por sensores enterrados bajo el fondo del océano. También pueden ser usadas en pasajes de aguas someras y profundas para negar o complicar el acceso a áreas vitales. De hecho, las minas marinas están cada vez más al alcance de todo el mundo.

La presencia de minas marinas y la rápida proliferación entre los países hostiles sigue impulsando el esfuerzo continuo de la Armada de Estados Unidos por elaborar planes modernos de guerra contra ellas y el diseño de drones capaces de encontrarlas y detonarlas, antes de que puedan impactar contra buques tripulados.

Parte de este proyecto de la Armada consiste en la adquisición de tecnologías de sonar con drones destinados a colocarse en buques de superficie no tripulados, que barren las minas y que a menudo operan en grupo. La Armada recientemente adjudicó un contrato por futuros sistemas de sonar de superficie AN/AQS-20 para instalarlos en su creciente familia de USVs. La adjudicación fue para Advanced Acoustics Concepts, Arete Associates, Northrop Grumman y Peraton, según un comunicado de la Armada.

“Los entregables incluyen estudios comparativos, estudios de prueba y verificación, plan de mejora de los productos, análisis del paquete de datos técnicos y revisiones de obsolescencia para asegurar la producción y entrega de un sistema maduro y completamente integrado que cumpla con los requisitos de la Flota”, afirma el informe.

Este enfoque de la Armada, y sus correspondientes tecnologías, se llevarán a cabo, como elementos del Navy´s Mine Countermeasures (MCM) Mission Package para el Littoral Combat Ship, que incluye helicópteros MH-60, aviones teledirigidos montados en cubierta como el Fire Scout, barcos no tripulados de barrido de superficie como el Textron’s Unmanned Influence Sweep System y drones de inmersión profunda, diseñados para detectar minas enterradas bajo el fondo del océano, como el Knifefish.

Hay una variedad de formas en las que la estrategia de guerra contra las minas de la Armada se está haciendo rápidamente más evidente, como explosivos submarinos no tripulados guiados por vídeo, armas no tripuladas, sensores y tecnologías avanzadas de contraminas aerotransportadas diseñadas para destruir las minas bajo la superficie.

Otros drones submarinos, como el Barracuda de Raytheon, están diseñados para operar de forma semiautónoma bajo el mar, mediante sistemas de guía para encontrar minas enemigas y luego enviando explosivos para destruirlas sin necesidad de intervención humana. Algunas de las innovaciones más recientes incluyen el AQS-24 de Northrop, que emplea el escaneo lateral con láser submarino.

Se combate contra varios tipos de minas, a los que es necesario localizar, entre ellas están las más visibles o “localizables”, que tienen valor estratégico y operativo y que pueden ser evitadas, pero que estar operando como armas destinadas a “negar” a un enemigo el acceso a un lugar o activo estratégicamente vital. En comparación, las minas encubiertas probablemente funcionarían con la intención, más estrechamente configurada, de evitar la detección y simplemente dañar a un enemigo.

Se prevé que el sistema general de MCM esté en funcionamiento en 2022, aunque ya se dispone de algunos de sus elementos.

Fte. The National Interest

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.