La Armada de EE.UU. se adentra en el mundo de los láseres

Destructor USS PrebleLa Armada estadounidense está armando destructores con el sistema no letal Optical Dazzling Interdictor, Navy (ODIN). Mientras que instalará uno más potente, el High Energy Laser and Integrated Optical-dazzler and Surveillance (HELIOS), en el destructor USS Preble a finales de este año.

Tres destructores de misiles guiados de la clase Arleigh Burke llevan el ODIN. A finales de 2021, seis destructores adoptarán el láser, y dos más lo harán en los años siguientes, según el U.S. Naval Institute News.

Como sistema de armas no letal, el ODIN no está diseñado para matar y destruir, sino para cegar y romper. El láser está pensado para neutralizar los sensores electro-ópticos, como las cámaras de vídeo digitales y las cámaras de infrarrojos, a bordo de los drones, impidiendo así que los operadores remotos los guíen y que aprovechen las cámaras para recopilar información. Incluso los láseres de potencia relativamente baja pueden dañar permanentemente estos sensores.

HELIOS, por su parte, es un láser considerablemente más potente y con mayores ambiciones que, además de cegar los sensores de las cámaras como ODIN, la Armada espera que sea lo suficientemente potente como para destruir misiles de crucero atacantes.

Los cruceros y destructores de la Armada estadounidense cuentan con un número limitado de silos de lanzamiento vertical, cada uno de los cuales puede transportar misiles y cohetes antiaéreos, antimisiles, antibuque y antisubmarinos, por lo que debe sopesar cuidadosamente las armas ofensivas frente a las defensivas a la hora de cargar estos silos. El auge de la Armada del Ejército Popular de Liberación de China significa que, la Armada debe embarcar más misiles para hundir más barcos en tiempo de guerra. Pero, cuantos más misiles defensivos lleve un barco, menos misiles ofensivos podrá llevar.

La Armada espera que HELIOS se convierta en un sistema antimisiles eficaz, capaz de derribar misiles de crucero subsónicos entrantes como el SS-N-27 “Sizzler” ruso o el YJ-18 chino. HELIOS podría apuntar a un misil de crucero atacante y quemarlo, concentrando el calor extremo del láser en la ojiva, el sensor o las superficies de control.

Si se destruyera la ojiva, el misil explotaría, mientras que, si se destruyera el sensor, se impediría la localización del objetivo. Destruyendo la superficie de control, se quemarían las alas del misil, haciéndolo aerodinámicamente inestable y haciéndolo caer al mar.

El uso de un láser contra un misil requiere mucha potencia. El láser debe concentrarse en un solo punto del misil durante el tiempo suficiente para que el calor surta efecto. Además, los láseres pierden intensidad al atravesar la atmósfera, especialmente la niebla y la bruma marina, y deben ser lo suficientemente potentes como para resistir la pérdida de energía sin dejar de interceptar los misiles a una distancia segura.

La Armada no informa acerca de la potencia de HELIOS, pero está claro que piensa que el nuevo láser tiene una oportunidad en la misión antimisiles.

Si el HELIOS funcionara, proporcionaría al buque que lo tenga un sistema antimisiles con un número teóricamente ilimitado de disparos. Esto le permitiría llevar menos misiles defensivos, como el Evolved Sea Sparrow, en sus silos blindados, y llevar más con capacidad ofensiva.

Fte. Popular Mechanics

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.