La acumulación militar del Golfo Pérsico por EE.UU. e Israel preocupa a la región: ¿Una tormenta perfecta?

oriente medioEn Medio Oriente temen que una “tormenta perfecta” se esté gestando, mientras que las últimas horas del tiempo de Donald Trump en el cargo se acaban. Estados Unidos e Israel han desplegado nuevos activos militares en la región, mientras Irán envía más misiles balísticos y aviones no tripulados a sus grupos afines en Irak, Siria, Líbano y Yemen, lo que aumenta la preocupación por una inminente confrontación.

“Es como si se estuvieran estableciendo las condiciones para la tormenta perfecta”, dijo un dirigente de la región del Golfo Pérsico, que pidió no ser identificado.

La Armada de EE.UU. anunció el 21 de diciembre que el submarino de misiles guiados (SSGN) clase Ohio USS Georgia, acompañado de otros dos buques de guerra, entró en las aguas del Golfo Pérsico, uniéndose al Grupo de Ataque del portaaviones USS Nimitz, desplegado en la región a finales del mes pasado.

“Los SSGN son una de las plataformas más versátiles de la Flota, equipados con capacidades de comunicación superiores y la posibilidad de transportar hasta 154 misiles de crucero de ataque terrestre Tomahawk. La plataforma también puede ser configurada para albergar hasta 66 efectivos de las Fuerzas de Operaciones Especiales”, se lee en una declaración de la 5ª Flota de EE.UU., cuyo mando tiene su base en Bahrein

La Fuerza Aérea de EE.UU. voló dos bombarderos B-52 a Oriente Medio el 30 de diciembre, en la segunda misión de este tipo este mes y la tercera desde noviembre. Medios oficiales estadounidenses describieron los vuelos de largo alcance de los B-52 a Oriente Medio como un mensaje de disuasión a Irán.

Varios analistas y observadores regionales han advertido de que, el incremento militar podría ser el preludio de un plan de Trump y del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu para llevar a Irán a una confrontación militar, que les permitiría atacar sus instalaciones nucleares y de misiles balísticos y a las milicias afines en la región.

“Estas actividades son más que una simple postura. Son más como reposicionarse en preparación para algo que podría ser planeado o anticipado”, dijo Mohammed Baharoon, director general del Centro B’huth de Política Pública de Dubai. “Mover un grupo de ataque y un submarino nuclear y hacer volar bombarderos repetidamente en simulacros son ejercicios costosos y algo más que enviar un mensaje a Irán para que se mantenga alejado. Los lobos no corren por nada”.

Baharoon señaló que la decisión de Israel de mostrar y anunciar la navegación de un submarino Dolphin a través del Canal de Suez hacia el Mar Rojo es por sí misma “un mensaje significativo y una indicación de un posible escenario en curso”.

Las exhibiciones militares de EE.UU. están a pocos días del primer aniversario del asesinato del Comandante del IRGC, el General Qassem Suleimani, en un ataque con un dron estadounidense el 3 de enero de 2020, en Bagdad. Irán ha prometido vengar el asesinato del responsable de todas las operaciones del IRGC en el extranjero.

Israel ya está involucrado en un conflicto de baja intensidad con los Guardianes de la Revolución Iraní (IRGC) y su principal milicia aliada chiíta, el Hezbolá libanés, como saben los lectores de Breaking D. Los aviones de guerra israelíes han lanzado unos 40 ataques aéreos sobre bases y depósitos de armas del IRGC y Hezbollah en Siria en 2020. El último ataque, en las primeras horas de la mañana del 30 de diciembre, tuvo como objetivo lo que las fuentes sirias describen como un depósito de misiles al suroeste de Damasco. Pocos días antes, aviones de guerra israelíes hicieron estallar las instalaciones del complejo de “Investigación Militar Siria” en la provincia de Hama que, según fuentes sirias, se usaban para construir cohetes de artillería de largo alcance y misiles balísticos basados en tecnologías y piezas suministradas por Irán.

Los israelíes han dicho repetidamente que no tolerarán el despliegue de misiles balísticos y otras armas avanzadas iraníes a lo largo de las fronteras septentrionales con Siria y Líbano.

El líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, afirmó en una entrevista del 27 de diciembre que su grupo estaba en estado de alerta total y que poseía misiles balísticos “altamente precisos” que pueden alcanzar cualquier objetivo en Israel. “El proyecto de misiles de precisión (iraní) no se ha detenido y no se detendrá”, dijo Nasrallah a la televisión pro-Hezbollah Al-Mayadeen.

La región ya estaba en ascuas tras el asesinato el mes pasado del científico nuclear iraní Mohsen Fakhrizadeh, considerado por Occidente como el jefe del programa nuclear iraní. Los iraníes han acusado a Israel de matar al científico y han prometido represalias.

En Estados Unidos señalaron que los recientes despliegues militares tenían por objeto reafirmar su compromiso continuo con sus aliados de Oriente Medio, incluso cuando la Administración del Presidente Trump retiró miles de tropas de Iraq y Afganistán.

El despliegue del submarino SSGN y de otros buques demuestra el “compromiso de la Armada de Estados Unidos con los socios regionales y la seguridad marítima”, dijo la Armada, mostrando su disposición “a defenderse contra cualquier amenaza en cualquier momento”.

El portavoz de las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI), el general de brigada Hidai Zilberman, dijo en una entrevista con un sitio web de noticias saudí el día de Navidad que la inteligencia israelí ha recogido señales de que Irán podría utilizar sus representantes en Iraq o Yemen para atacar a Israel con aviones no tripulados o misiles balísticos.

La alarma ha crecido entre Irán y sus aliados, debido al aumento de las actividades militares. Esto también se reflejó en la reciente entrevista de Hassan Nasrallah, actual secretario general del partido político y grupo armado libanés chií Hezbolá, cuando sugirió que el tiempo que le queda a la Administración Trump en el cargo debe ser manejado cuidadosamente, llamando “loco” al presidente americano saliente.

El sucesor de Suleimani, el General Esmail Ghaani hizo una visita sorpresa a Bagdad el 23 de diciembre, donde se reunió con los comandantes de las milicias proxy de Irán, unos días después de que el complejo de la embajada de EE.UU. en la capital iraquí fuera atacado con cohetes Katyusha, considerado como un acto terrorista por funcionarios de los gobiernos de Estados Unidos e Iraq.

Baharoon dice que no cree que se haya planeado una guerra total. “No creo que Estados Unidos ni Israel quieran iniciar una guerra con Irán, pero podrían estar tratando de provocar una confrontación que daría la oportunidad de apuntar a las instalaciones nucleares y de misiles balísticos de Irán, creando un problema con el que el presidente electo Joe Biden tendría que lidiar”. “¿Pero mordería el anzuelo Irán o se mantendría agazapado hasta que Biden esté en el cargo?”

Fte. Breaking Defense

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.