Israel se prepara ante posibles hostilidades con Hezbolá por una plataforma de gas

Las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) han recibido la orden de alerta en el norte del país, tras la ruptura de las negociaciones con Líbano, en relación con una plataforma de gas, el último giro sorprendente que ha llevado la disputa sobre los enormes depósitos de gas en el Mediterráneo a un posible punto de ebullición.

El ministro de Defensa de Israel, Benny Gantz, ordenó la alerta el jueves, pidiendo a las tropas que «se preparen para un escenario de escalada, ofensiva o defensiva, dado el desarrollo de las negociaciones sobre la frontera marítima.»

«Se firme o no el acuerdo, estamos preparados para proteger nuestras infraestructuras y nuestra soberanía», dijo Gantz. «Si Hezbolá intentara dañarlas, el precio a pagar por el estado libanés y Hezbolá sería muy alto».

La alerta supone un giro brusco en la odisea de la plataforma de gas de Karish, que hace días parecía estar en vías de resolución por parte de Estados Unidos, con el apoyo expresado tanto por Israel como por el líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah. Pero posteriormente, Israel habría expresado sus reservas sobre el acuerdo, pero el gobierno libanés sugirió cambios, lo que hizo que Jerusalén rechazara rotundamente la versión modificada.

Siempre queda la posibilidad de una solución diplomática, como han informado a Breaking Defense los analistas, que han dicho que ninguna de las partes busca un conflicto en este momento, por lo que el experto en Oriente Medio Uzi Rabi restó importancia a la posibilidad de que Hezbolá pase a la acción.

Sin embargo, el jefe del Mossad habría dicho a los legisladores israelíes que Nasrallah podría sentirse obligado a actuar para salvar la cara, tras haberse comprometido previamente a bloquear la operación de la plataforma.

Por ello, Israel ya ha desplegado activos militares en la zona y se está preparando para diferentes escenarios potenciales, según fuentes de defensa israelíes.

Estos activos incluyen las nuevas corbeta SAAR-6, que se encuentran entre los buques israelíes que patrullan la zona con capacidades de defensa aérea, dijeron las fuentes. Las fuerzas aéreas israelíes mantienen una vigilancia continua, con aviones de reconocimiento y mediante satélites, sobre presuntos emplazamientos de misiles y vehículos aéreos no tripulados armados en Líbano.

Las IDF se están preparando para al menos tres posibles escenarios: Primero, que cuando la plataforma entre en funcionamiento, Hezbolá pueda atacarla con UAVs armados. (En julio, Israel dijo que había derribado tres UAV pertenecientes a Hezbolá que se dirigían a la zona). En segundo lugar, a Israel le preocupa que Hezbolá pueda atacar la plataforma con misiles basados en Líbano. La tercera opción, la más grave, es que Hezbolá lance una andanada de misiles sobre territorio israelí.

Si ocurriera cualquiera de las tres, dijeron las fuentes, es probable que la respuesta israelí fuera dramática. Las IDF disponen de un «banco de objetivos» actualizado que, según las fuentes, se emplearía para tomar represalias, o incluso para un ataque preventivo.

A finales de septiembre, el Secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, dijo supuestamente a funcionarios saudíes que si Hezbolá lleva a cabo incluso una acción relativamente pequeña, EE.UU. no podría detener una respuesta israelí.

Pero este escenario no es una conclusión previsible. Orna Mizrahi y Yoram Schweitzer, dos investigadores principales del Instituto Israelí de Estudios de Seguridad Nacional (INSS), escribieron durante el verano que en este momento no está claro si Hezbolá tiene la intención de llevar a cabo su amenaza, a la luz de las probables respuestas israelíes e internacionales a tal movimiento.

«Además de la posibilidad de una respuesta militar israelí y la de una escalada, que perjudicaría gravemente los intereses de Líbano cuando este país ya se encuentra en una de las peores crisis a las que se ha enfrentado, atacar una instalación propiedad de Energean [con sede en Londres] perjudicaría aún más el estatus internacional de Hezbolá», escribieron los dos.

Fte. Breaking Defense