¿Iría Rusia a la guerra con Estados Unidos por la entrega de armas a Ucrania?

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia dijo que, si Estados Unidos suministraba a Ucrania misiles de mayor alcance, se convertiría en una «parte del conflicto». Esta semana, la portavoz del Ministerio, Maria Zakharova, añadió que el Kremlin «se reserva el derecho a defender su territorio».

Zakharova se refería a Ucrania, una nación soberana que las fuerzas rusas invadieron en febrero. La portavoz continuó afirmando que «Rusia dice que la entrega de misiles de mayor alcance a Kiev cruzaría la línea roja». Desde el inicio de la invasión, el Kremlin ha denunciado el equipamiento militar y la ayuda monetaria de Occidente a Ucrania. El sistema avanzado de armas antitanque FGM-148 Javelin, de fabricación estadounidense, y los sistemas de cohetes de artillería de alta movilidad (HIMARS) se han convertido en activos importantes para la defensa ucraniana.

La creciente ayuda de Estados Unidos a Kiev

En agosto, la Casa Blanca anunció el mayor paquete de ayuda estadounidense para Ucrania desde febrero. Con el acuerdo de 3.000 millones de dólares se financiarán munición, armas, drones y otros equipos militares. Anunciado en el sexto mes de la invasión, el acuerdo incluye dinero para «pequeños drones Puma lanzados a mano, los drones de vigilancia Scan Eagle de mayor resistencia, que se lanzan por catapulta, y, por primera vez, el sistema británico de drones Vampire, que puede lanzarse desde barcos», según Associated Press. Más recientemente, el gobierno de Biden solicitó al Congreso 13.700 millones de dólares adicionales para Ucrania. Aunque esta cifra parece asombrosa, los esfuerzos defensivos de Ucrania dependen en gran medida de la ayuda exterior.

¿Y las armas?

Quizás el arma más importante que Estados Unidos ha suministrado a Ucrania es el misil guiado antitanque Javelin. El fracaso de los carros de combate rusos «de alta gama» a lo largo de la invasión ha sido ampliamente reseñado en las noticias y los medios de comunicación. La máquina asesina de tanques de fabricación estadounidense ha tenido tanto éxito a la hora de destruir tanques T-72 y T-90 de Moscú, que muchos soldados ucranianos llaman al lanzamisiles «San Javelin, protector de Ucrania».

El Javelin lo diseñó y desarrollaron Raytheon y Lockheed Martin, de forma que su operador permanezca indetectable después del lanzamiento, una capacidad que su predecesor no poseía. Aunque algunas limitaciones, como el costoso mantenimiento, la falta de manuales de entrenamiento y los problemas en la cadena de suministro, podrían afectar al ritmo al que los  Javelin pueden llegar a manos de los soldados ucranianos, el lanzador antitanque sigue siendo uno de los mayores regalos de Estados Unidos a Kiev.

¿Ha cruzado Estados Unidos la «línea roja» de Moscú?

En el último paquete de ayuda de Estados Unidos a Ucrania, se incluyó munición adicional para los HIMARS, así como misiles antirradiación de alta velocidad, cuatro obuses y 100 vehículos blindados de ruedas de alta movilidad (HIMAR).

Según Newsweek, «con los HIMARS suministrados por Estados Unidos, Ucrania puede lanzar misiles guiados por GPS que pueden alcanzar objetivos a una distancia de hasta 80 kilómetros». Estados Unidos aún no ha enviado a Ucrania misiles de mayor alcance que alcanzan objetivos a hasta 186 millas de distancia y que darían al país devastado por la guerra la capacidad de atacar en lo más profundo de Rusia, informó AP».

Estados Unidos ha suministrado públicamente a las fuerzas ucranianas cohetes avanzados GMLRS que pueden alcanzar objetivos a una distancia de hasta 50 millas cuando se disparan desde lanzadores HIMARS. Sin embargo, insisten en que Ucrania se ha comprometido a no emplear cohetes estadounidenses para atacar objetivos en Rusia.

El lanzador puede disparar un misil ATACMS de 610 mm o seis cohetes GMLRS de 227mm. Los misiles tácticos ATACMS tienen hasta 300km de alcance, lo que Moscú considera un arma de «línea roja». Como señala Reuters, «no ha habido una explicación pública completa de un ataque el 9 de agosto que golpeó una base aérea rusa en Saky, a unos 200 km del territorio controlado por Ucrania más cercano, en la península de Crimea, que Moscú capturó en 2014 y considera territorio ruso.»

Muchos expertos del sector creían que Moscú sería capaz de tomar Ucrania en cuestión de semanas una vez que se produjera la invasión. Sin embargo, el Kremlin ha luchado por mantener sus esfuerzos ofensivos en la guerra y parece estar cada vez más frustrado con el apoyo internacional que recibe Kiev. La última amenaza de Moscú a los EE.UU. sugiere que en caso de incluir las armas de la «línea roja», Rusia no dará una oportunidad.

Fte. 19fortyfive (Maya Carlin)

Maya Carlin es editora de Defensa de Oriente Medio en 19FortyFive. También es analista del Center for Security Policy y ex becaria Anna Sobol Levy en el IDC Herzliya de Israel.