Investigadores del Ejército americano desarrollan una aplicación para mitigar las enfermedades causadas por el calor

Entre adiestrar rigurosamente a los combatientes y hacer lo con seguridad hay un delicado equilibrio.

Los soldados pueden perderse valiosos días de trabajo, debido a las precauciones que los jefes de unidad toman y, como resultado, no aprender y practicar habilidades necesarias para convertirse en una fuerza lista y letal. Por el contrario, los que se entrenan rigurosamente renunciando a la seguridad pueden tener consecuencias desastrosas, como las enfermedades causadas por el calor, que pueden costar al Ejército tiempo, dinero y preparación operativa valiosos.

Las enfermedades causadas por el calor son una preocupación particular durante los meses más cálidos, pero eso no significa que los combatientes hayan vencido el calor tan pronto como ha terminado el verano. Sorprendentemente, pueden ocurrir durante todo el año debido a una combinación de factores, no sólo el calor y la humedad.

“La producción de calor corporal durante la actividad física es el factor número uno del aumento de la temperatura corporal central”, dijo Laurie Blanchard, ingeniera biomédica del Instituto de Investigación de Medicina Ambiental del Ejército de EE. UU. (USARIEM). “Los ambientes calientes se suman a la ganancia de calor corporal, que junto con la humedad y el peso de la ropa hacen que sea más difícil evacuarlos. Ponlos todos juntos, y tendrás la receta para una enfermedad producida por el calor”.

Para ayudar a resolver este problema, Blanchard y otros investigadores de USARIEM han estado desarrollando una aplicación móvil para ayudar a los mandos a comprender cómo estos factores afectan a la preparación militar para que puedan mitigar el riesgo y optimizar la capacitación.

La Heat Strain Decision Aid, o HSDA, es una aplicación basada en tablets y ordenadores, que ayuda a los jefes de unidad y a los planificadores de misión, a determinar rápidamente el riesgo de caer en una enfermedad por calor de un soldado durante el entrenamiento o en escenarios operativos. Las simulaciones del HSDA de estrés por calor, de acuerdo con Blanchard, apoyan a las tablas de horarios de trabajo seguros que se encuentran en la doctrina actual de prevención de lesiones por calor del Ejército, el Boletín Técnico Médico 507, o TB Med 507.

“El HSDA contiene ecuaciones que predicen cómo cambia la temperatura corporal central durante y después del entrenamiento y cómo los cambios en la ropa, la actividad y el ambiente afectan el aumento y la disminución específicos de la temperatura corporal central”, dijo Blanchard. “Esta herramienta de planificación de misiones ofrece a los jefes de unidad una guía objetiva y científica, que se puede encontrar en TB Med 507, la guía actual del Ejército sobre enfermedades por calor e hidratación, de una manera fácil y útil para desarrollar estrategias de prevención y mitigación de las enfermedades por calor”.

Cuando los mandos de unidad abren el HSDA en una tableta u ordenador, pueden ajustar las actividades de los combatientes, la ropa, las condiciones ambientales y la intensidad y duración del ejercicio simplemente pulsando unos botones y conmutando unos interruptores. El HSDA hace el resto del trabajo mostrando un gráfico al usuario, que estima la probabilidad de que las tropas experimenten enfermedades por calor durante un entrenamiento o escenario operativo.

El HSDA incluso muestra cuándo es más probable que los combatientes experimenten una enfermedad por calor durante el lapso de un ejercicio. Por ejemplo, el jefe de una unidad que usa HSDA podría ver que los soldados tendrían más probabilidades de sufrir una enfermedad por calor durante la primera hora de una marcha de tres horas cargados con mochila.

“Una de las ventajas de usar el HSDA es disponer de una herramienta que ayuda a visualizar cómo las diferentes estrategias de mitigación pueden afectar al peligro de enfermedades causadas por el calor”, dijo Blanchard. “Los usuarios pueden manipular la configuración del HSDA para ver cómo el cambio de uniformes, la duración, el ritmo de un ejercicio y la carga transportada pueden aumentar o disminuir el riesgo de enfermedades por calor.

“Incluso en aquellos casos en los que la distancia, el ritmo y la carga no pueden ser alterados, como en un evento de entrenamiento obligatorio en una escuela especializada, el HSDA puede ayudar a los usuarios a planear estrategias efectivas de tratamiento para las bajas por calor esperadas como, por ejemplo, el suministro de capas de hielo adicionales, la vigilancia cercana de los adiestrados, y la planificación de las evacuaciones médicas de forma anticipada”.

Los investigadores de USARIEM han desarrollado una interfaz de software fácil de usar para las aplicaciones que los combatientes conocen hoy en día. Sin embargo, las matemáticas detrás de HSDA han existido mucho antes de que las aplicaciones fueran inventadas. Según Blanchard, USARIEM desarrolló el HSDA a partir de más de 30 años de investigación sobre enfermedades por calor, hidratación y temperatura corporal. Los investigadores pudieron construir y validar las ecuaciones dentro de HSDA al conducir cientos de estudios de campo sobre miles de temas en una variedad de ambientes.

Los investigadores realizaron aún más estudios de laboratorio en el Centro Natick Soldier Systems en las Cámaras Climáticas de Doriot, una instalación única que puede simular un rango extremo de condiciones climáticas globales, desde los desiertos cálidos hasta el frío Ártico. Blanchard y otros investigadores midieron la temperatura corporal de los soldados mientras marchaban en cintas de correr portando cargas externas y usando una amplia gama de ropa, desde uniformes de entrenamiento físico del Ejército (pantalones cortos y una camiseta), hasta uniformes de combate, pasando por equipos aislantes de protección química, biológica y balística.

Este año, USARIEM informó sobre la aplicación HSDA al Training and Doctrine Command’s Heat Illness and Prevention Subcommittee. USARIEM recibió varias solicitudes de copias y ahora está trabajando con la Army Medical Materiel Development Activity para que HSDA esté disponible para su descarga.

Bajo un acuerdo internacional, USARIEM también ha desarrollado una versión de HSDA para el Instituto de Medicina Naval del Reino Unido, que incorporó la aplicación en sus centros de entrenamiento como una herramienta para reducir la incidencia de lesiones por calor.

“La preparación de la unidad depende de un entrenamiento militar riguroso”, dijo Blanchard. “Sin embargo, si no se toman precauciones de seguridad, especialmente durante los meses más cálidos, puede conducir a enfermedades por calor, insolación e incluso la muerte. Estas lesiones pueden tener costos médicos significativos, implicaciones médicas a largo plazo y pueden forzar la pérdida de días de entrenamiento, afectando la preparación de la unidad y las carreras individuales de los soldados.

“Hemos diseñado versiones actualizadas dle HSDA para grupos militares específicos en sus localizaciones. La transición de la aplicación al adiestramiento de combate nacional e internacional nos ha permitido recopilar información valiosa para incorporarla al HSDA para convertirla en una aplicación más robusta que todos los combatientes puedan usar”.

Fte. Army.mil