Hacia una asociación Estados Unidos-Rusia en el Ártico

asociación Estados Unidos-Rusia en el ÁrticoEstados Unidos y Rusia deben buscar relaciones mutuamente beneficiosas en el Ártico. Esta región es una de las últimas fronteras que aún no tiene límites territoriales reconocidos y funciona con normas internacionales vagas y abiertas a la disputa.

Estados Unidos tiene territorio soberano en el Ártico y otros intereses que incluyen recursos naturales y rutas comerciales. Es el momento de que empiece a buscar asociaciones bilaterales ventajosas para asegurarse mayor influencia en el Ártico.

Estados Unidos y la Federación Rusa tienen intereses comunes en el Ártico, como son: la cooperación internacional, evitar conflictos y negar a China el potencial económico a través de las rutas comerciales. Para promover la prosperidad y sus valores, Estados Unidos debería buscar una mayor influencia en la zona, mediante la asociación con Rusia, en lugar de seguir presentando a Moscú como un adversario.

Los intereses de Estados Unidos en el Ártico

Estados Unidos es un Estado del Ártico. Lo que ocurre en la zona, desde el comercio marítimo internacional hasta las maniobras militares aéreas, importa a Washington. El aumento de la actividad en el Ártico engendra competencia, y la competencia puede acabar desembocando en un conflicto. Ni Estados Unidos ni Rusia desean una lucha en el Ártico. La continua insistencia de Washington en que Rusia es una amenaza sólo lleva hacia el conflicto.

Si la Ruta Marítima Septentrional (NSR), el Paso del Noreste (NEP) y el Paso del Noroeste (NWP) se dejan en manos del derecho internacional para que los regule, China podrá instaurar su Ruta de la Seda Polar y obtener un potencial económico sin precedentes, por lo que es imperativo que Estados Unidos centre su atención en esta región en un esfuerzo por influir en las futuras actividades en el Ártico.

Moscú está compitiendo por el control del Ártico a través del NSR y está aprovechando las ambiguas normas internacionales de la región. Estados Unidos tiene que elegir: colaborar proactivamente con Rusia o continuar con la manida retórica de la era soviética de tachar a Putin y a la Federación Rusa de enemigos. Si se observa detenidamente esa evolución de la retórica rusa, se ve que hay muchas menos amenazas que oportunidades.

Análisis de la política rusa

Rusia considera el Ártico como un punto de apoyo para alcanzar el estatus de gran potencia internacional. El Ministerio de Asuntos Exteriores, Transporte y Energía de Rusia se centra en la cooperación en el Ártico, mientras que el Consejo de Seguridad y el Ministerio de Defensa hacen hincapié en la preocupación por la seguridad nacional y, por tanto, se inclinan por el control militar de la región.

El documento de la estrategia rusa para el Ártico de 2008, los Fundamentos de la Política Estatal de la Federación Rusa en el Ártico para el período hasta 2020 y más allá, fue aprobado por el entonces presidente ruso Dmitry Medvedev y aún hoy señala la ambición rusa en el Ártico.

Los Fundamentos de la Política Estatal hacen hincapié en la cooperación pacífica en el Ártico. En 2013, Moscú amplió su estrategia oficial para la zona e incluyó líneas de esfuerzo menos ambiguas para la defensa del territorio ruso, como “el desarrollo de la flota rusa de rompehielos, la modernización del servicio aéreo y de la red de aeropuertos, y el establecimiento de una moderna infraestructura de información y telecomunicaciones”.

La iteración de Rusia para 2020 (2020-2035) contiene una retórica similar a la de la versión de 2013, haciendo hincapié en la protección de los recursos naturales, el establecimiento de rutas comerciales y la mitigación de las “vulnerabilidades territoriales” debidas al deshielo. Sin embargo, la última versión dedica un mayor debate a la evolución de la seguridad nacional y la percepción de las amenazas.

Aunque las adiciones de Rusia a su estrategia para el Ártico se centran en la defensa de su “patria primordial”, la narrativa de la cooperación internacional, la promoción de la paz y la estabilidad, y la mitigación de la confrontación militar impregnan la redacción. Putin hace hincapié en un orden internacional multipolar y considera que la cooperación en el Ártico depende de que las potencias regionales promuevan una gobernanza colaborativa en la escena internacional. Para Putin, la base avanzada de Estados Unidos y la participación de la OTAN se consideran intentos deliberados de cercar a Rusia y se consideran antidemocráticos. Esto supone una oportunidad para que Estados Unidos replantee la discusión y revise la percepción que tiene desde hace tiempo de Moscú como un adversario antioccidental.

Rusia se está preparando de forma proactiva para cooperar con Estados Unidos en el Ártico. Independientemente de que se deba confiar en estas declaraciones públicas, la comunidad internacional las ha escuchado. Para mitigar las tensiones y promover la cooperación internacional que Rusia afirma buscar, Estados Unidos debería adoptar un enfoque de equilibrio en lugar de seguir etiquetando a Moscú como el enemigo. Hacer hincapié en el sistema internacional multipolar permite a cada potencia regional defender su territorio y colaborar de forma bilateral o multilateral con otras potencias en regiones disputadas para mitigar el conflicto.

¿Por qué Estados Unidos no se ha asociado con Rusia hasta ahora en nada importante?

Estados Unidos ha tratado de extender la democracia por todo el mundo porque las democracias promueven la paz y tradicionalmente trabajan bien juntas. Sin embargo, es posible que Rusia nunca sea una democracia que funcione. Rusia es un Estado oportunista que busca restaurar su estatus de gran potencia. Moscú afirma ser una democracia, pero no cumple con los estándares occidentales. Fomentar una relación más productiva con Rusia requiere que Estados Unidos acepte que Rusia nunca será una democracia occidental. Pero esto no significa que Rusia deba ser siempre una amenaza para Occidente. Hay amenazas de seguridad más apremiantes en el Ártico que el deseo de Rusia de volver a ser una gran potencia y defender su patria.

Si EE.UU. trata el Ártico como un lugar de asociación en lugar de insistir en sus diferencias ideológicas con Moscú, podría desprenderse de las relaciones económicas emergentes con Pekín.

Adoptar un enfoque de equilibrio en el Ártico permite a Rusia la capacidad de maniobra para operar en la región en ausencia de un desafío percibido. La adopción de un enfoque de equilibrio en el Ártico permite a Rusia maniobrar para operar en la región sin que se perciba un desafío, lo que fomentará las relaciones favorables entre Estados Unidos y Rusia, y servirá de incentivo para que Rusia ayude a distanciar a China de la ecuación del Ártico, con lo que se debilitarán las amenazas a la seguridad internacional procedentes de China y su creciente coalición económica.

Los peligros de la acción frente a la inacción en el Ártico

La innata proclividad oportunista de Rusia significa que seguirá ampliando los límites político-sociales. Tomemos como ejemplo la disputa de Lomonosov Ridge. La Federación Rusa se aprovechó de la ambigüedad de las normas y reglas internacionales y presentó una propuesta de extensión territorial para ampliar su territorio a través de la Dorsal Lomonosov hasta la zona económica exclusiva de Groenlandia. La ONU está empezando a ver esto con buenos ojos. Washington puede aprovechar esta situación para apoyar a Rusia y ganarse la confianza de Putin. Esto causará fricciones entre EE.UU. y Groenlandia (una isla autónoma dentro del Reino de Dinamarca, miembro de la OTAN y aliado de EE.UU.), pero los beneficios superan el coste, especialmente si Naciones Unidas considera que la propuesta rusa es justificable mediante pruebas suficientes.

Esto es puramente una propuesta de valor. Dinamarca es un Estado miembro de la OTAN relativamente débil del que EE.UU. obtiene un valor mínimo, mientras que Dinamarca obtiene importantes beneficios de seguridad de EE.UU. a un bajo coste. Asociarse con Rusia y dejarle sus reivindicaciones en el Ártico a cambio de la disminución de las tensiones europeas, por ejemplo, es más beneficioso que apoyar a Dinamarca. Al expresar públicamente su apoyo a las reivindicaciones de Moscú, Estados Unidos puede hacer gala de una política exterior multipolar de la que ha carecido en las últimas décadas, lo que puede aumentar el apoyo internacional a Estados Unidos, al menos a los ojos de Rusia como posible adversario en el Ártico.

Este apoyo puede usarse en varias facetas de la política exterior, como el comercio, el fortalecimiento de las relaciones y el alejamiento de otras naciones de la dependencia de China. En la actualidad, algunas naciones pueden sentirse desanimadas por la percepción de que Estados Unidos se involucra demasiado en los asuntos de otros países. Dar un paso atrás y emplear un enfoque de equilibrio en la política exterior estadounidense potenciará a otros. Es discutible si la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China está aprovechando realmente la diplomacia de la trampa de la deuda. Sin embargo, los indicios de ello hablan de la evolución del poder global de China y de su influencia sobre los Estados débiles y vulnerables. Si Estados Unidos aborda la ambigüedad del Ártico con una metodología multipolar y de empoderamiento internacional, contrastará fuertemente con los planes de la BRI y la Ruta de la Seda Polar de China. Se arrojará una luz nueva y favorable sobre Estados Unidos, que puede utilizarse ventajosamente para obtener influencia en diversas relaciones bilaterales que pueden hacer avanzar la posición de Washington respecto a Pekín en el discurso internacional en evolución.

Vías de cooperación bilateral con Rusia

La primera cuestión que debe resolverse es la desconflicción de las ambiciones estadounidenses y rusas en el Ártico. La retórica rusa gira en torno a la mitigación de las vulnerabilidades territoriales, el avance de la extracción de recursos regionales (principalmente petróleo y gas) y la mejora de las condiciones de vida de la población nativa. Además, esto último implica la preservación del equilibrio ecológico del Ártico y políticas respetuosas con el medio ambiente. Moscú está principalmente interesado en invertir en tecnologías del sector energético, que están sujetas a restricciones occidentales. Aquí es donde Estados Unidos tiene una oportunidad de colaborar con la Federación Rusa. Según la US Arctic Strategy, la estabilidad y la disminución de las amenazas a la seguridad, la protección de la patria y la cooperación bilateral o multilateral con otras naciones árticas son los principales focos de atención. Estados Unidos tiene la oportunidad de promover la prosperidad americana mediante una relación bilateral con Rusia en el Ártico a través de varias líneas de acción (COA): trabajar bilateralmente con Rusia para ayudar a desarrollar la extracción de petróleo y gas en la región; ser una fuerza proactiva en el refuerzo de las leyes de conservación ecológica; o ser un defensor más fuerte de las rutas comerciales internacionalizadas pero controladas a través del Ártico.

Aunque la seguridad ecológica parece ser de gran importancia para Rusia en su retórica estratégica, las acciones rusas emprendidas en el Ártico no siguen lógicamente esta estrategia. En consecuencia, las gestiones bilaterales de Estados Unidos que hacen hincapié en las leyes de protección del medio ambiente con Rusia no son la vía más prospectiva. Sin embargo, Washington tiene un interés evidente en fomentar las relaciones con los Estados que controlan los recursos naturales de la tierra, concretamente el petróleo y el gas.

Moscú ve la dependencia energética como una vía para convertirse en una gran potencia mundial. Cuando estos dos puntos se sitúan en el contexto de que el Ártico alberga un estimado del 13% del petróleo convencional del mundo y el 30% de sus recursos de gas convencional, sería en beneficio de cada nación invertir en el desarrollo de la tecnología en la región para extraerlos.

EE.UU. podría iniciar las conversaciones diplomáticas necesarias para poner en marcha un proyecto de este tipo y ser una fuente importante de inversión financiera, teniendo en cuenta su reconocida capacidad económica, lo que le da una ventaja de iniciación y le proporciona una entrada para reclamar parte de la prosperidad del Ártico. Además, Rusia reclama la mayor parte de las aguas del Ártico y, por delegación, cualquier futura ruta comercial a través de la región. EE.UU. puede aprovechar la oportunidad para demostrar que es un Estado del Ártico que ha invertido en él e iniciar leyes de viajes comerciales internacionales mutuamente beneficiosas. En este escenario, EE.UU. puede aprovechar la precaria relación de Rusia con China para dar un razonamiento a las leyes de navegación más estrictas. Esto beneficia a Rusia al disminuir las amenazas a la seguridad de una ruta comercial más transitada, mientras que simultáneamente se niega a China un potencial económico aparentemente ilimitado que también es favorable para EE.UU.

Actuar sobre el descubrimiento de líneas de acción mutuamente beneficiosas

Hay varios deseos convergentes y divergentes que deben considerarse entre Washington y Moscú en lo que respecta al Ártico. La multipolaridad (o al menos la cooperación internacional), la estabilidad, las reglas definitivas que mitiguen las amenazas a la seguridad y la negación del acceso ilimitado de China a las aguas del Ártico son algunos deseos que coinciden entre las naciones. Por otro lado, los deseos comienzan a divergir cuando se trata de militarizar la región y de los potenciales esfuerzos de expansión territorial con los que parece estar jugando Rusia.

Sin embargo, cuando los incentivos económicos acaben desapareciendo o se subordinen a las amenazas a la seguridad, se producirá una rivalidad entre grandes potencias. Para estar preparado para esa posibilidad, Estados Unidos debe desempeñar un papel proactivo en la promoción de la estabilidad a través de relaciones positivas con Rusia, y no inyectar una tensión continua a través de una retórica antagónica.

Tanto Estados Unidos como la Federación Rusa tienen más aspiraciones convergentes en el Ártico que divergentes. Putin se ha colocado en el punto de mira internacional al declarar públicamente que busca la cooperación internacional y un sistema multipolar en la región del Ártico, por lo que, asociarse con Rusia en el Ártico no sólo es posible, sino necesario. Si se deja desatendido, el políticamente ambiguo Ártico se convertirá en el entorno perfecto para que se origine un conflicto entre grandes potencias, con el potencial de ser una grave amenaza para la seguridad del suelo soberano estadounidense. Ahora es el momento de que Estados Unidos llegue a un acuerdo con Rusia como socio potencial para el bien común y para promover la prosperidad del país.

Fte. Geostrategic Media