¿Ha empleado Ankara el sistema de defensa aérea ruso S-400 para rastrear a un aliado de la OTAN?

Sistema antiaéreo ruso S-400 Triumf

Todo comenzó cuando la prensa griega informó que Turquía había activado su sistema de defensa aérea S-400 de fabricación rusa, específicamente para rastrear un F-16 de la Fuerza Aérea Helénica, que regresaba de un ejercicio multilateral en agosto.

Si la noticia fuera cierta, es decir, si Ankara hubiera encendido el radar para rastrear un avión de fabricación estadounidense pilotado por otro aliado de la OTAN, indicaría que las amenazas de la administración Trump han hecho poco para persuadir a Turquía de que renuncie a un arma que ha sido objeto de una grave controversia.

El problema es que nadie parece saber si eso ha ocurrido realmente.

El Pentágono ha guardado silencio sobre el episodio. Un portavoz del Departamento de Estado sólo dijo que los funcionarios de EE.UU. están “al tanto de estos informes”. Y en el Capitolio, un par de senadores de ambos partidos enviaron una carta al Secretario de Estado Mike Pompeo, exigiendo saber si los informes de la prensa local eran ciertos, e instando a la Administración a imponer las sanciones largamente demoradas que los legisladores dicen que eran requeridas por ley, cuando Turquía adquirió el sistema.

“Los informes de esta activación dejan claro que Turquía no tiene intención de revertir el curso y deshacerse de este sistema,” escribieron los senadores Chris Van Hollen, D-Md., y James Lankford, R-Okla. “La reciente activación del sistema S-400 por parte de Turquía para detectar el F-16 de EE.UU. subraya nuestra grave preocupación por la capacidad de Rusia de acceder a datos sensibles”.

La compra del S-400 por parte de Ankara en 2017 despertó la preocupación de que el sofisticado sistema de defensa aérea ruso enviara información sensible sobre los aviones y redes de la OTAN a Moscú. El Congreso ha estado retrasando discretamente las ventas de armas a Turquía desde mediados de 2018 por este tema. Después de que Turquía comenzó a recibir entregas de S-400 el año pasado, la Administración de Trump retiró a Ankara del programa del avión F-35.

Turquía ha usado el sistema antiaéreo y antimisiles antes, en una prueba que tuvo como objetivo uno de sus propios aviones F-16, un episodio que enfureció aún más a los legisladores en el Capitolio. a principios de octubre, Bloomberg informó que Ankara planea probar el sistema este mismo mes en un sitio en la provincia de Sinop en la costa del Mar Negro. Allí, el sistema de misiles, que tiene un alcance de 400 kilómetros, podría vigilar a los aviones sobre grandes partes del cielo, que se sabe frecuentan los aviones militares estadounidenses y rusos. En el artículo se afirma que Turquía “no está activando las baterías, sino probando el equipo y la preparación del personal turco”, un lenguaje vago que deja abiertas múltiples posibilidades.

Pero los analistas de dentro y fuera del gobierno están divididos la forma en la que, probablemente responda Estados Unidos a esta última provocación, si se demuestra que es cierta. Turquía ya ha tomado posesión del S-400 y es poco probable que renuncie a este material tan extremadamente caro, según los analistas. Y aunque el Congreso ha instado a la imposición de sanciones a Ankara, el Presidente Donald Trump se ha mostrado hasta ahora reacio a imponerlas. No está claro si este último incidente cambiaría el cálculo de Washington.

Según una ley de 2017 conocida en Washington por sus siglas, CAATSA, EE.UU. debe imponer sanciones a los gobiernos que concluyan una importante compra de defensa a Rusia. Los legisladores insisten en que el acuerdo del S-400 cumple con esa definición.

“Si están encendiendo el S-400, probablemente lo estén usando de alguna manera”, dijo Thomas Karako, un experto en defensa de misiles del Center for Strategic and International Studies (Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales) en Washington. “Pero el uso no es el criterio para las sanciones de la CAATSA”. “La carga de la prueba no es establecer el uso ‘inapropiado’, digamos, hacia los compañeros aliados de la OTAN”, dijo Karako. “El lenguaje de la CAATSA se refiere a la entrega de armas de Rusia.”

El portavoz del Departamento de Estado no descartó el uso de la CAATSA.

“Seguimos objetando enérgicamente la compra por parte de Turquía del sistema de defensa aérea S-400, y estamos profundamente preocupados por los informes de que Turquía continúa sus esfuerzos para ponerlo en funcionamiento”, dijo el portavoz del Departamento de Estado. “Seguimos recalcando a los más altos niveles que la transacción del S-400 sigue siendo un gran obstáculo en la relación bilateral y en la OTAN, así como un riesgo de posibles sanciones de la CAATSA”.

El Departamento “confía en que el presidente Erdogan y sus altos funcionarios entiendan nuestra posición”.

Aun así, el supuesto incidente sugeriría que Ankara sigue adelante con la implementación del sistema. Una batería S-400 está compuesta por un puesto de mando, lanzadores de misiles y un potente radar que puede detectar y rastrear múltiples objetos simultáneamente desde cientos de kilómetros de distancia.

“Los radares no se quedan mirando. En el modo de vigilancia, se lanzan a ver si aparece algo”, dijo Karako. “Y cuando encuentran algo, ponen más energía en el objetivo y lo rastrean”.

En el caso de Turquía, el supuesto episodio es probablemente menos sobre la OTAN y los EE.UU. que sobre su larga disputa con Grecia. Es posible que Erdogan también esté apostando por una postura de política exterior agresiva para distraer a los turcos de la difícil economía turca y de su líder cada vez más autocrático. Durante el verano, los vecinos se han enfadado por el acceso a las reservas de gas del Mediterráneo, lo que ha aumentado las tensiones por la isla dividida de Chipre y el cruce de inmigrantes de Turquía a Grecia.

Pompeyo hizo una visita a Grecia, Creta y Chipre en septiembre, durante la cual apoyó explícitamente a Chipre y Grecia en su disputa jurisdiccional sobre los derechos marítimos.

“Seguimos profundamente preocupados por las operaciones en curso de Turquía de prospección de recursos naturales en zonas sobre las que Grecia y Chipre afirman su jurisdicción en el Mediterráneo oriental. La República de Chipre tiene derecho a explotar sus recursos naturales, incluido el derecho a los hidrocarburos que se encuentran en su mar territorial y en su zona económica, exclusiva”, dijo Pompeo en declaraciones preparadas el 12 de septiembre. “También creemos que los recursos de Chipre deben compartirse equitativamente entre las comunidades grecochipriota y turcochipriota”.

La relación de EE.UU. con Turquía se ha vuelto cada vez más tensa en los últimos dos años. Aunque el punto muerto por el S-400 ha sido el tema central, la incursión de Erdogan en octubre de 2019 en Siria también creó una gran brecha entre los dos aliados de la OTAN. Algunos analistas y legisladores han argumentado que, la compra del S-400 por parte de Turquía muestra que se está alejando de EE.UU. y del resto de la OTAN, y acercándose a Rusia, o que Rusia está utilizando las fisuras existentes en la relación para tratar de separar a Turquía de la OTAN. Otros afirman que Turquía sólo está haciendo lo que siempre ha hecho: tomar decisiones tácticas y estratégicas basadas en lo que considera sus mejores intereses.

Pero dentro en el poder ejecutivo, los funcionarios son muy conscientes del coste de una ruptura más profunda con Turquía. Lo que está en juego incluye el acceso a varios sitios clave de EE.UU. y la OTAN. La Base Aérea de Incirlik alberga bombas de gravedad nuclear B-61 americanas, y es un punto de despegue amigo en el Medio Oriente. Turquía también controla el Bósforo, que según un acuerdo de 1936 significa que controla el acceso naval hacia y desde el Mar Negro.

Los críticos, incluidos algunos legisladores, dicen que el supuesto uso del sistema es una prueba de que la Administración Trump ha sido demasiado blanda con Turquía.

“Esto está muy lejos de la máxima presión y de conseguir aliados para hacer lo correcto”, dijo Karako. “El precio del fracaso de la Administración para imponer sanciones se ha hecho cada vez más evidente.”

Fte.: Defense One

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.