España planea unirse a Francia, Italia y Grecia en el proyecto europeo de corbetas

Durante su última audiencia en el Senado antes de pasar a Pierre-Eric Pommellet, el director general del Grupo Naval, Hervé Guillou, deploró la competencia “fratricida” entre los constructores navales europeos en los mercados militares.

“Europa es el único continente que necesita exportar entre el 40 y el 60% de su producción. Nuestro mercado interno representa entre un tercio y un cuarto del mercado americano o chino y la mitad del mercado ruso. Mientras que los empresarios chinos, rusos o coreanos se han fusionado en entidades únicas y dos empresas se reparten el mercado americano, en Europa somos 12 fabricantes, más divididos que nunca”, comenzó a señalar el Sr. Guillou.

Añadió: “En 2003 el mercado naval fue ocupado exclusivamente por grupos europeos. Los rusos y los estadounidenses no exportaban, sino que sólo tenían una cooperación política ocasional. Desde 2018, los europeos están más divididos que nunca: los suecos y los alemanes se han divorciado, los alemanes están dispersos en tres entidades y nos hemos separado de los españoles. Al mismo tiempo, los chinos se han convertido en líderes mundiales, los rusos son, a partir de este año, subcampeones del mundo, y la competencia de Japón y Corea está aumentando.»

Como resultado, hubo 22 candidatos para responder a una reciente licitación brasileña para… sólo cuatro corvetas. El contrato, por un valor estimado de 1.600 millones de dólares, fue ganado por la empresa alemana ThyssenKrupp Marine Systems [TKMS] en abril de 2019.

“Nuestro acceso a estos mercados de exportación está en riesgo, particularmente en el sector militar. Por eso no debemos entrar en una competencia fratricida con los Fincantieri, los suecos o los alemanes, que está matando nuestros márgenes, sino que debemos cerrar filas en Europa antes de que sea demasiado tarde y recurrir a nuestros verdaderos competidores. Ningún país europeo tiene hoy en día un mercado interno suficiente para mantener una base tecnológica completa y competitiva”, dijo Hervé Guillou.

De ahí el interés del programa europeo “European Patrol Corvette” [EPC], lanzado bajo la coordinación de Italia y que reúne a Francia y Grecia en el marco de la Cooperación Estructurada Permanente [CSP o PESCO], que abre la posibilidad de obtener financiación europea.

“El objetivo es diseñar y desarrollar un prototipo de una nueva clase de buque naval, llamado Corbeta de Patrulla Europea, que puede acomodar varios sistemas y cargas útiles, para llevar a cabo un gran número de tareas y misiones con un enfoque modular y flexible”, explica el sitio web del PSC.

Dado que este proyecto reúne a Italia y Francia, Naviris, la empresa conjunta creada por el Grupo Naval y Fincantieri, tendrá un papel clave que desempeñar.

Para que conste, Italia y Francia están desarrollando un nuevo buque de 3.000 toneladas con capacidad antisubmarina y antisuperficial para sustituir a los antiguos buques patrulleros de la Marina Militare [incluidos los buques de clase Cassiopea y de tipo Commandante] y las fragatas de vigilancia de la Marina francesa de tipo Floréal. En cuanto a Grecia, este proyecto le permitirá hacer lo mismo con sus patrulleras de clase ” Combatant”.

Pero un cuarto país, España, tiene la intención de unirse a este trío. Esto es, en efecto, lo que una fuente industrial le dijo a Noticias de Defensa. “Naviris ha presentado el programa al [grupo español] Navantia, que está interesado. Y es probable que España dé el paso,” dijo. “La corbeta es el único programa naval en la lista del PSC y debería ser una prioridad”, añadió [para ser precisos, es el único proyecto de barco nuevo, nota del editor].

“Italia puede necesitar ocho corbetas y Francia está considerando reemplazar seis barcos. Ambos tienen una necesidad, por lo que la financiación de la UE sería una oportunidad adicional que podría crear un efecto dominó con otras marinas”, añadió la fuente industrial.

En lo que respecta a la Armada Española, la prioridad sería reemplazar sus corbetas tipo Descubierta, que entraron en servicio a principios de la década de 1980. Sin embargo, queda por ver cómo se organizará el montaje industrial en torno a esta corbeta europea y, por tanto, qué parte puede reclamar Navantia en este programa. Tanto más cuanto que el astillero español tiene algunos argumentos que esgrimir, como lo demuestra el contrato que obtuvo recientemente en Arabia Saudita para entregar 5 corbetas Avante 2200.

Fte. Zone Militaire

1 Trackback / Pingback

  1. Así será la nueva corbeta de la Armada, proyecto al que se suma España con Francia e Italia - El Radar de la geoRealidad

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.