Entender mejor la Guerra Irregular (IW)

Guerra Irregular“Guerra irregular” no es un término perfecto, pero ayuda a distinguir las posibles contribuciones de las Fuerzas Armadas a la confrontación estratégica, salvo la guerra total.

El Departamento de Defensa define categóricamente a las guerras como “tradicionales” o “irregulares”. Al mismo tiempo, señala el papel crítico de las Fuerzas Armadas en la defensa contra todos los enemigos, mientras que establece su misión como “garante de la seguridad e independencia de la nación”.

Aunque la Estrategia de Defensa Nacional 2018 destaca el carácter cambiante de la guerra y las nuevas amenazas en la confrontación estratégica, muchos siguen centrados miopemente en prepararse sólo para la guerra de alto nivel.

Esto traza de forma efectiva una línea artificial, que deja como auxiliar cualquier papel de los militares en un conflicto que no sea una guerra, ya sea irregular (IW) o de otro tipo. Al mirar solamente a la guerra convencional, los planificadores pierden la “capacidad” y la oportunidad de usar la IW proactivamente contra los desafíos actuales.

El término “Guerra Irregular” genera fuertes emociones en el Departamento de Defensa y en todo el gobierno de EE.UU. Sus defensores acogen con satisfacción el mayor énfasis que da a la influencia y la legitimidad, y consideran que este énfasis es indispensable en el marco de la lucha irregular planteada por amenazas asimétricas en todo el espectro de los conflictos. Por su parte, los opositores pueden acusar a la IW de estar mezclada con todo tipo de situación, de ignorarla en favor de un énfasis singular en la disuasión convencional, de optar por la inversión en la mejora gradual del potencial bélico o de aplazar todas las actividades que no sean de guerra a a otros departamentos y agencias.

El Anexo de Guerra Irregular del Departamento de Defensa intenta enhebrar estas posiciones. Complementa los recientes conceptos conjuntos que articulan un papel para toda la Fuerza Conjunta, no sólo para las Fuerzas de Operaciones Especiales y prevé que la IW proporciona posibles formas y medios para adaptarse de forma más económica a la situación. Además, reconoce la capacidad de las operaciones y actividades de IW para generar efectos en el ámbito humano, lo que es fundamental en la confrontación estratégica y los desafíos de legitimidad.

Los conflictos entre estados nacionales ya no se asemejan a la guerra “regular” que caracterizó las guerras mundiales, sino que son desafíos a la seguridad de Estados Unidos, de formas que no basta con prepararse para superar el conflicto clásico.

La naturaleza de la ” rivalidad” a la que nos enfrentamos no es una ” guerra de alto nivel”. No obstante, la prolongada rivalidad pone en peligro la seguridad y la independencia de la nación, y requiere que las Fuerzas Armadas de tomen medidas de apoyo.

Sin embargo, la forma en que se emplean esas Fuerzas es importante, tanto para demostrar de forma creíble la resolución de EE.UU. como para imponer costes a las actividades malignas. Después de todo, el enemigo también tiene un papel en la contienda.

La escalada de precios de las inversiones en capacidades de combate de alta gama es un argumento a favor de no depender exclusivamente de las herramientas más sofisticadas para todos los desafíos de seguridad. Otro es el impacto en los niveles de preparación del despliegue de esas capacidades en respuesta a provocaciones ad hoc en todo el mundo.

Sin embargo, un tercer argumento puede ser el más convincente: centrarse únicamente en los medios de gama alta asociados a la “guerra tradicional” no siempre funciona.

Los despliegues de B-52 y de portaaviones en respuesta a brotes regionales representan soluciones convencionales “sin cambios” a problemas no convencionales. Lamentablemente, este enfoque no impide las estrategias empleadas por los adversarios de Estados Unidos. Éstas no logran cambiar el comportamiento de los actores maliciosos, imponer costos a sus actividades o preservar y mejorar la influencia de los Estados Unidos en una situación particular.

En su lugar, EE.UU. debería considerar un nuevo enfoque, que se base en el Anexo IW a la NDS.

Si se aplica con un enfoque estratégico, la IW representa una forma en que los militares pueden aplicar su potencia de forma complementaria con los elementos diplomáticos, económicos, financieros y otros elementos del poder gubernamental para asegurar resultados estratégicos.

Existen opciones que emplean la IW para contrarrestar la coacción marítima mediante la defensa interna en el extranjero; reforzar la resistencia de los socios y aliados contra la agresión mediante una guerra no convencional eficaz; desbaratar los agentes malignos mediante una sólida capacidad de red contra las amenazas; y configurar el espacio de información en entornos políticamente sensibles mediante operaciones concertadas de apoyo a la información militar y operaciones de asuntos civiles. Éstas son mucho más asequibles y producen mucha menos tensión a la fuerza conjunta que confiar en soluciones convencionales o retrasar la acción hasta la crisis.

¿Por qué la IW no consigue resonancia? El apodo “irregular” podría ser el culpable. La historia reciente en la lucha contra el terrorismo y la contrainsurgencia también puede distorsionar el pensamiento sobre la IW de forma más amplia.

Por otra parte, un sesgo a favor de soluciones cuantitativamente orientadas con “inversión visible de recursos significativos” puede ahogar la consideración de enfoques más indirectos y asimétricos.

Pero las opciones asociadas con la IW proporcionan exactamente lo que se necesita para tomar la iniciativa en la competición, ampliar el espacio competitivo y establecer condiciones favorables para una escalada a la guerra, si fuera necesario. Si se pasa por alto la propuesta de valor de la IW en la confrontación, se corre el riesgo de interpretar mal el panorama competitivo actual y de perder oportunidades para asegurar los objetivos estratégicos mucho antes del conflicto.

Tal vez “guerra irregular” sea un término anticuado, pero hasta que una nueva terminología lo sustituya, éste podría ser simplemente el mejor término disponible para describir las posibles contribuciones de las Fuerzas Armadas en apoyo a los esfuerzos de todo el gobierno para reforzar la influencia y la legitimidad de la nación frente a los desafíos externos. Adoptar IW es imperativo para maximizar la eficacia de Estados Unidos en los conflictos actuales y no relegar a las fuerzas  militares exclusivamente a las contingencias costosas de un conflicto que tal vez nunca llegue, o que podría comenzar en desventaja debido a oportunidades perdidas.

Fte. Military Times (Kevin Bilms).

Kevin Bilms es jefe del equipo de guerra irregular en la Office of the Assistant Secretary of Defense for Special Operations & Low-Intensity Conflict. Antes de este cargo, fue asesor principal de políticas para la lucha contra el terrorismo y las amenazas transnacionales en el National Security Council.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.