Emiratos Árabes Unidos, Israel, Turquía: El nuevo “triángulo” geopolítico

oriente medioDurante los últimos meses del año 2020, en un mundo distraído por la pandemia de la Covid 19, las elecciones presidenciales de los Estados Unidos y el Brexit, la geopolítica ha registrado importantes evoluciones, probablemente destinadas a cambiar radicalmente los escenarios del Oriente Medio y sus zonas vecinas de Asia.

Los principales protagonistas de esos cambios luchan entre sí con armas y palabras desde hace setenta años, pero con un realismo político y estratégico inesperado y utilizando los canales confidenciales de la “diplomacia de la banca trasera”, han logrado un punto de inflexión que es un salto tan grande como para definirlo como histórico.

Tras décadas de conflicto, Israel y los países más importantes del mundo árabe-musulmán no sólo han iniciado un diálogo político-diplomático, imposible hasta hace unos meses, sino también una serie de operaciones conjuntas con el objetivo de aislar al enemigo común, a saber, al Irán de los ayatolás, y trabajar en secreto para redefinir la configuración de una región que durante décadas ha sido una importante fuente de inestabilidad a nivel mundial.

En cuestión de semanas, bajo la dirección de Donald Trump y del Príncipe Heredero Saudí, Mohammed Bin Salman, Israel ha establecido relaciones diplomáticas con Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Sudán y el Reino de Marruecos.

Al mismo tiempo, ha reanudado el diálogo y las relaciones, interrumpidas desde 2009, con Turquía, un país que, debido al aventurerismo de su Presidente, Tayyp Recep Erdogan, estaba al borde del aislamiento internacional ya que, en un breve lapso de tiempo, había hecho más enemigos de los que podía manejar razonablemente.

En la pequeña “guerra de los treinta años” que enfrentó a la Armenia cristiana con el Azerbaiyán musulmán por el control de la región cristiana disputada de Nagorno-Karabaj, la reanudación de las relaciones turco-israelíes y las nuevas relaciones entre Israel y Emiratos Árabes tuvieron un impacto decisivo en la reanudación del conflicto armado entre los armenios y los azerbaiyanos que, el 27 de septiembre, reanudaron los disparos entre ellos.

En los enfrentamientos se produjo la derrota de los armenios gracias a la contribución esencial aportada a las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán por los aviones teledirigidos que el Presidente Erdogan puso a disposición de los “hermanos” turcomanos de Azerbaiyán, lo que condujo a la rápida derrota de los armenios, salvados de alguna manera por la intervención providencial de Rusia, que garantizó el armisticio entre las partes y el control de las líneas de cese del fuego.

En realidad, según fuentes diplomáticas israelíes fidedignas, el punto de inflexión decisivo en el breve pero violento conflicto de septiembre fue la tecnología suministrada secretamente, con el consentimiento de Turquía, por Israel a Azerbaiyán, gracias a la cual los aviones no tripulados turcos podían llevar a cabo ataques decisivos contra los blindados armenios.

Esta tecnología cuenta con modernos sensores de campo y, sobre todo, con instrumentos electrónicos capaces de trazar la topografía del terreno con el más mínimo detalle. Se trata de medios ultramodernos que, según las fuentes, han permitido a Azerbaiyán golpear fácilmente a sus oponentes y a Israel experimentar, en un terreno muy similar al del vecino Irán, tecnologías de guerra que serán muy útiles si el conflicto con Irán pasa de las palabras a los hechos.

La colaboración entre Israel y Azerbaiyán ha sido en gran medida el resultado de la labor realizada por el servicio de inteligencia israelí, el Mossad, que durante varios años, no sólo ha llevado a cabo operaciones de inteligencia en territorio azerbaiyano contra Irán, sino que también ha promovido el suministro de tecnología militar sofisticada a las fuerzas azerbaiyanas, gracias a lo cual la doctrina militar azerbaiyana se ha modernizado, tanto en mentalidad como en instrumentos, hasta el punto de convertir su pequeño ejército en una máquina de guerra ágil, eficiente y mortífera.

Por lo tanto, mientras Turquía apoyaba a Azerbaiyán suministrandole aviones teledirigidos y mercenarios sirios que regresaban del conflicto contra Bashar Al Assad, Israel proporcionaba en secreto herramientas y asesoramiento que resultaron ser esenciales para el resultado del breve pero sangriento conflicto.

Después de todo, gracias a la labor del Mossad, Azerbaiyán se ha enriquecido durante años con la tecnología de guerra y la cultura militar moderna.

Desde 2010, gracias a la cooperación en el ámbito de la inteligencia, Azerbaiyán ha logrado firmar un contrato con la empresa israelí Elta System, filial de Israel Aerospace Industries (IAI), para la creación de un “modelo digital del terreno” (MDT) de todo Nagorno-Karabaj, una representación exacta del terreno montañoso del enclave armenio, resultado de la interacción de un conjunto de herramientas (desde imágenes de satélite, hasta estudios de radar y “sensores” humanos sobre el terreno) que permitieron a las fuerzas armadas azerbaiyanas ajustar rápidamente las cuentas con los oponentes armenios.

Además de los aviones no tripulados suministrados por Turquía, una contribución secreta y esencial fue la de los “aviones no tripulados kamikaze” del Harop israelí, producidos por el IAI, equipados con sistemas de orientación regidos por Inteligencia Artificial.

Estos drones se enviaron a Azerbaiyán desde la base militar israelí de Ovda durante las seis semanas del conflicto, y permitieron a las fuerzas azerbaiyanas localizar con precisión milimétrica las posiciones de las fuerzas adversarias en un terreno montañoso y difícil como el de Karabaj, proporcionando a las baterías de misiles y artillería información esencial y oportuna.

Los aviones teledirigidos Harop funcionaron, con inteligencia y orientación, no sólo en apoyo de los drones turcos sino también israelíes Sky Striker, producidos por Elbit System de Haifa, y los drones Azeri Orbiter, construidos en el marco de una asociación entre la empresa azerbaiyana Azad System y el Sistema de Defensa Aeronáutica de Israel.

Por lo tanto, mientras apoyaba a los azerbaiyanos, Israel aprovechó las seis semanas de conflicto para probar armas y sistemas en un terreno muy similar al del Irán y, al mismo tiempo, reanudar el diálogo clandestino con Turquía, esta última, según fuentes muy fidedignas, está tratando incluso de repoblar con milicianos sirios y sus familias las zonas de Nagorno-Karabaj que dejaron los refugiados armenios.

El servicio de inteligencia turco (MIT), que participa desde el pasado mes de octubre en el traslado clandestino de varios centenares de milicianos de la “División del Sultán Murad” de Siria a Karabaj, ha pedido recientemente a los milicianos sirios que se instalen con sus familias, especialmente traídas de Siria, en las casas dejadas por los armenios, no sólo para vigilar militarmente el territorio, sino también para poblar una zona tradicionalmente habitada por cristianos armenios con musulmanes turcomanos (como son los sirios de Murad).

Mientras que en las zonas disputadas entre armenios y azerbaiyanos se está fortaleciendo el entendimiento político-militar entre Israel y Turquía (cabe recordar que Turquía fue la primera, y durante muchos decenios la única, nación musulmana que reconoció al Estado de Israel), en otras zonas el nuevo “compañero de camino” de Israel, Emiratos Árabes Unidos, está jugando un juego que podría llevarlo a un conflicto con Turquía.

El Príncipe Heredero de Abu Dhabi, Mohamed bin Zayed Al Najan, a través del International Golden Group, financia las actividades del Grupo Wagner, una organización paramilitar y mercenaria rusa que el Presidente Putin ha desplegado en Libia en apoyo del General Khalifa Haftar, líder de Cirenaica y archienemigo de los gobernantes de Trípoli apoyado por la Turquía de Erdogan.

La visión estratégica del Príncipe Heredero de Emiratos tiene por objeto oponerse, siempre y en cualquier parte, a la “Hermandad Musulmana”, es decir, a la secta fundamentalista salafista que durante años ha tratado de desestabilizar los gobiernos árabes seculares de todo el Oriente Medio.

La “Hermandad Musulmana” no es vista con malos ojos por el Primer Ministro turco Erdogan que, tras imponer una deriva islamista en su país, ha colaborado con ramas de la “Hermandad” en Siria y sigue apoyando, en Libia, a las “Brigadas Misrata”, compuestas por milicianos islamistas cercanos a la “Hermandad Musulmana” que apoyan al gobierno de Al-Sarraj en Trípoli.

Es el odio hacia la “Hermandad Musulmana” lo que ha empujado a Emiratos a proporcionar vehículos blindados a la Armenia cristiana en el conflicto con la Azerbaiyán musulmana y ha llevado al Príncipe Zayed Al Najaf a sostener, junto con Israel, que la “Hermandad” es más peligrosa que Irán y que, por lo tanto, debe combatirse en todas las regiones.

Emiratos suministrará armamento ruso, chino y norcoreano a todos sus protegidos regionales y extrarregionales.

Bajo la mirada benévola de Rusia y Francia y la preocupada de la nueva Administración de Estados Unidos, Abu Dhabi ha suministrado armas en grandes cantidades a las fuerzas del General Haftar en Libia, enviando helicópteros MI-24P, misiles SA-3 y tanques rusos T 72 a Bengasi desde Bielorrusia.

El activismo del Príncipe Heredero de Emiratos preocupa y molesta al Primer Ministro turco Erdogan, que ve cada vez más lejano su sueño de hacer de Turquía el único interlocutor del mundo musulmán con Occidente, como potencia hegemónica en la región y punto de referencia obligado para sus relaciones con la OTAN e Israel.

El sueño turco, sin embargo, está destinado a crear problemas y tensiones a corto, medio y largo plazo.

Fte. Modern Diplomacy

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.