Elon Musk: “se necesita una innovación radical para vencer a China militarmente”

Elon Musk conversa con el Teniente General de la Fuerza Aérea John Thompson, comandante del Centro de Sistemas Espaciales y de Misiles (SMC)

Elon Musk: Se necesita una “innovación radical” para vencer a China militarmente,  “la era de los aviones de combate ha pasado”, dice. El futuro, según él, es “la guerra de aviones no tripulados autónomos”.

Asociación de la Fuerza Aérea (AFA) 2020: El tamaño de la economía China va a alcanzar, tarde o temprano, “por lo menos el doble” de la americana, dice el fundador de SpaceX y Tesla, Elon Musk, por lo que la única manera de que Estados Unidos siga siendo la potencia militar dominante es que innove rápidamente.

“La base de la guerra es la economía”, dijo Musk a una audiencia en Orlando en la reunión anual de la Asociación de la Fuerza Aérea en febrero. “En ausencia de una innovación radical, EE.UU. pasará militarmente a segundo lugar.”

Musk, que hizo su primera fortuna con Paypal, habló en un panel con el Teniente General de la Fuerza Aérea John Thompson, comandante del Centro de Sistemas Espaciales y de Misiles (SMC), sobre el fomento de la innovación. Ambos estaban retomando su “charla junto al fuego” en los Space Pitch Days, celebrados en San Francisco.

Musk explicó que China “tiene mucha gente inteligente y trabajadora que va a hacer muchas cosas grandes”, a pesar del sistema político autoritario del país.

Las palabras de Musk hicieron eco a las de Will Roper, zar de la adquisición de la Fuerza Aérea, que habló anteriormente. Roper, quien ha dicho que la innovación es el próximo campo de batalla, que asegurar una rápida y ubicua conectividad máquina a máquina es fundamental para ganar la guerra del siglo XXI. “Si no podemos movernos a velocidad digital, habremos perdido”, dijo sin rodeos.

SpaceX, dijo Roper, es uno de los tres únicos “unicornios” de la industria, empresas que se han transformado en firmas rentables, que la inversión del Departamento de Defensa ha contribuido a fomentar. Las otras dos son la empresa de gestión de datos Palantir, y Anduril Industries, una nueva empresa de inteligencia artificial con un enfoque principal en el mercado de la defensa. “Eso es lo más triste que puedo decir, sólo tres”, se lamentó Roper.

Por esta razón, dijo, la Fuerza Aérea está poniendo mucho énfasis en Air Force Ventures (AFVentures) que, como informé el martes, está poniendo gran inversión en las empresas comerciales, para tratar de impulsar productos innovadores que, a la vez, traen beneficios militares. En los últimos 18 meses, dijo Roper, la Fuerza Aérea ha invertido 360 millones de dólares en nuevas empresas comerciales, que se han “convertido en mil millones” de dólares mediante el aprovechamiento de fondos de contrapartida de empresas privadas de capital de riesgo.

Durante el próximo año, Roper dijo a los periodistas después, espera ver a AFVentures inyectar más de 500 millones de dólares en el ecosistema de la industria de doble uso.

Musk, por su parte, dijo que la clave para el éxito de la innovación es poner en marcha una estructura de incentivos, que recompense a los innovadores, que no castigue a los que intentan innovar y fracasan, pero que sí castigue a los que no lo intentan.

Musk dijo que cree que la parte más difícil de la innovación no es llegar a la idea o a la tecnología, sino producirla a escala. Una forma de asegurar que, un producto innovador pueda ser producido en masa, es construir la línea de producción al mismo tiempo que se desarrolla el diseño, explicó. Esto permite averiguar, qué piezas del producto son fáciles y qué piezas son realmente difíciles, o imposibles, de construir a escala. Este conocimiento se retroalimenta en la siguiente iteración del diseño, hasta que se llega a un diseño final que es nuevo y diferente, pero también fácil de producir en masa.

Esto es lo que hizo SpaceX, por ejemplo, con su constelación Starlink, diseñada para crear una Internet basada en el espacio usando cantidades masivas (hasta 30.000) de pequeños satélites en la Órbita Baja de la Tierra.

La Fuerza Aérea está experimentando con Starlink en el marco del programa Global Lightning del Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea. En el marco de los ensayos, Roper se ha enfrentado a la prueba de las tecnologías relacionadas con el Advanced Battle Management System (ABMS), que tiene por objeto posibilitar el Joint All Domain Command and Control (JADC2).

Cuando Thompson le preguntó cuál es el futuro de la guerra aérea, Musk dudó un poco antes de decir sin rodeos que “la era de los aviones de combate ha pasado”. En cambio, dijo, el futuro “realmente peligroso” es la “guerra de drones autónomos”. Se apresuró a explicar que este no es el futuro que él desea, y pidió a los militares que mantuvieran el control “humano” sobre los drones que apuntaran a cualquier cosa menos a otros drones.

Finalmente, Musk dijo que el “santo grial” del espacio es la total reutilización de los futuros cohetes. Mientras que el Falcon 9 de SpaceX es parcialmente reutilizable, el objetivo de la compañía es construir uno que lo sea totalmente, trabajando bajo un programa que llama Grasshopper. Tal cohete es clave para hacer posible el viejo sueño de Musk de colonizar Marte, pero también argumentó que es importante para el futuro “liderazgo de EE.UU. en el espacio”.

“Tenemos que hacer que la Star Fleet llegue”, dijo Musk. “Deberíamos querer que los futuros de la ciencia ficción, los buenos futuros de la ciencia ficción, se hagan realidad”.

Elon Reeve Musk es un físico, emprendedor, inventor y magnate sudafricano, nacionalizado canadiense y estadounidense. Cofundador de PayPal, Tesla Motors, SpaceX, Hyperloop, SolarCity, The Boring Company, Neuralink, y OpenAI.

Fte. Breaking Defense

 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.