El US Army necesita blindaje para los combates en la ciudad

General McConvilleEl Jefe del Estado Mayor del Ejército de EE.UU., General McConville, defiende el ambicioso programa de modernización del Ejército, especialmente en lo que se refiere a nuevos vehículos blindados y misiles de largo alcance.

En su defensa, esgrime un nuevo argumento a favor del Next Generation Combat Vehicle: el Ejército necesita actualizar su fuerza blindada para futuras batallas en la ciudad en un mundo cada vez más urbanizado.

“Una cosa, si consideramos la fuerza acorazada… es realmente por lo valiosa que es en las ciudades”, dijo. Aviador de formación, McConville mandó la brigada de helicópteros de una unidad blindada, la 1ª División de Caballería, en Irak, donde vio de cerca a los carros de combate M1 y vehículos de combate de infantería Bradley M2 en combate urbano.

“Cuando estuve en la Primera División de Caballería, tuve la oportunidad de ver cómo empleamos fuerzas blindadas en Sadr City, cómo apoyamos a los marines en Faluya con fuerzas blindadas, cómo luchamos en Nayaf y en algunas de estas otras ciudades”, dijo el veterano de Irak en una transmisión por Internet del Washington Post. “Puedes volver atrás e incluso mirar algunas de las otras batallas que hemos tenido a lo largo de los años”.

La idea de que los tanques están bien adaptados a los combates en las ciudades es contraintuitiva pero históricamente cierta. Cierto, los combates urbanos absorben un gran número de soldados de a pie para despejar los edificios, los escombros y las alcantarillas centímetro a centímetro empapados de sangre; cierto, los tanques sin apoyo de infantería son fácilmente atrapados y emboscados en las estrechas calles de las ciudades, como los rusos descubrieron dolorosamente en la capital chechena, Grozny. Cierto, los avances blindados más famosos se produjeron en campo abierto, en la Gran Llanura Europea que se extiende desde Normandía hasta Moscú. Y es en la parte oriental de esa llanura donde se han concentrado los blindados del ejército estadounidense desde la Segunda Guerra Mundial. Incluso hoy, el Ejército está optimizando su futuro Optionally Manned Fighting Vehicle (OMFV) para moverse por los puentes polacos.

En otro orden de cosas y, refiriéndose al papel que pretende el Ejército desempeñar en Asia, afirmo que, además de vastas extensiones de agua, Asia también tiene algunos de los paisajes más densamente poblados del mundo. Y esas ciudades asiáticas han sido testigos de feroces combates blindados en el pasado, incluso por parte de las tropas estadounidenses.

Los tanques M48 resultaron especialmente vitales durante la Ofensiva del Tet de 1968, cuando las tropas del Viet Cong se infiltraron en zonas urbanas como Hue y tuvieron que ser desalojadas en feroces batallas bloque a bloque.

Hay que recordar que los tanques se inventaron en 1916 no como caballería mecanizada para llevar a cabo grandes avances en campo abierto, sino como máquinas de asedio de la era industrial capaces de resistir el fuego de las ametralladoras, atravesar el alambre de espino y atravesar las trincheras. En una batalla urbana, el mero hecho de cruzar la calle bajo el fuego puede ser tan mortal para las tropas de a pie desprotegidas como lo fue pasar por encima del frente occidental.  Los vehículos blindados pueden romper estos bloqueos y restaurar la movilidad del campo de batalla con la misma eficacia en el combate urbano que en la guerra de trincheras.

En Irak, por supuesto, el Ejército confió en el carro de combate principal M1 Abrams y en el más ligero vehículo de combate de infantería M2 Bradley, ambos mejorados con blindaje adicional y “kits de supervivencia urbana”.

Pero el Bradley ha sido actualizado tantas veces con componentes electrónicos para los que su cableado, de la época de Reagan, no estaba diseñado y el chasis y la fuente de alimentación están casi al límite. El Ejército sigue luchando, por ejemplo, para instalar sistemas de protección activa antimisiles en el Bradley, mientras que ya los tiene en los Abrams, más espaciosos.

Si el Ejército quiere seguir modernizando su blindaje, especialmente para aprovechar las nuevas tecnologías automatizadas, necesita sustituir el Bradley. Ese es el objetivo del Optionally Manned Fighting Vehicle (OMFV), que se encuentra en las primeras fases de desarrollo. El OMFV está diseñado para operar en conjunción con una nueva familia de vehículos de combate robóticos, formando una manada híbrida de sistemas tripulados y no tripulados que se apoyan mutuamente. De este modo, en una posible situación de emboscada -urbana o de otro tipo- los futuros soldados blindados podrán enviar primero al robot.

“La razón por la que estamos incorporando un Vehículo de Combate de Nueva Generación para sustituir al Bradley es porque va a cambiar nuestra forma de operar”, dijo McConville.

Fte. Breaking Defense

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.