El terrorismo en Francia: Nuevas y viejas tendencias en el Yihadismo

torre eiffel bandera francesaEl 10 de noviembre, el Washington Institute celebró un Foro de Política virtual con Laurence Bindner, Hugo Micheron y Aaron Zelin.

Bindner es el cofundador del JOS Project, miembro asociado de GNET, y miembro de la UN Security Council’s CTED Global Research Network.

Micheron es un investigador postdoctoral asociado en el Pinceton University’s Institute for Transregional Studies.

Zelin es el Richard Borow Fellow en el Instituto de Washington y un investigador invitado en la Universidad de Brandeis.

Este resumen fue preparado por Samantha Stern. La serie Foro de Política es posible gracias a la generosidad de la familia de Florence y Robert Kaufman.

A continuación, se presenta un resumen de sus observaciones por parte del relator.

Laurence Bindner

Francia ha experimentado una escalada de tensiones en los últimos meses en torno a dos acontecimientos: el juicio de los sospechosos que perpetraron los ataques terroristas de 2015 en París y la reedición, en septiembre de este año, de las caricaturas de Charlie Hebdo que representan al profeta Mahoma. Estos acontecimientos han provocado la condena mundial, el boicot y la incitación a la violencia, todo ello exacerbado cuando el Presidente Emmanuel Macron se negó a condenar públicamente las caricaturas. En su discurso de octubre sobre asuntos relacionados reiteró el respeto de Francia por la libertad de expresión y habló de «separatismo islamista», una postura que algunos musulmanes consideraron como un respaldo provocador del contenido de las caricaturas y una crítica del Islam en su conjunto.

En medio del furor, una nueva oleada de ataques estalló dentro de Francia: El 25 de septiembre frente a la oficina de Charlie Hebdo en París, el 16 de octubre en la ciudad de Conflans-Sainte-Honorine, y el 29 de octubre en una iglesia de Niza. Dos importantes puntos en común se pueden deducir de estos incidentes. Primero, todos fueron llevados a cabo en nombre de la religión y en defensa del profeta Mahoma. Segundo, todos parecen ser ejemplos de una yihad autónoma sin líder, ninguno de los atacantes supuestamente actuó en nombre de una organización terrorista, y ninguno de los incidentes fue reclamado retroactivamente por tal grupo.

Francia siempre ha sido un objetivo prioritario para los yihadistas, que tienden a describir el país como inherente e históricamente hostil al Islam. Además de despreciar su política exterior, su participación en el mundo musulmán y su explotación de recursos en las antiguas colonias, algunos musulmanes condenan la singular cultura de laicidad (laicismo) e incorrección política de Francia. La prensa francesa ha tenido durante mucho tiempo un ala muy satírica, un legado de la revolución. Muchos yihadistas también critican al país por su identidad católica, de ahí que la Basílica de Notre Dame de Niza sea un objetivo.

Aunque algunos musulmanes consideran que la laicidad permite la islamofobia y el racismo sistémico, el principio en realidad tiene como objetivo crear una sociedad unificada unida por la razón. En esta visión, el país no puede ser gobernado por leyes divinas, sino que el estado debe ser un árbitro neutral que valore todas las religiones por igual y no interfiera en su práctica. De la misma manera, ninguna secta debe imponer sus creencias o prácticas a otra. Sin embargo, la laicidad es a menudo mal entendida o mal representada, y estas falacias ayudan a los radicales a presentarse como los defensores últimos de un Islam bajo asalto.

El Presidente Macron también ha recibido una amplia condena por su observación de que el Islam está en crisis en todo el mundo. Sin embargo, este punto fue sacado completamente del contexto en el que fue pronunciado, en medio de una ola de violencia que mató a ciudadanos franceses. El discurso señaló claramente a los grupos yihadistas y sus aliados como el enemigo (en la medida en que contradicen la ley francesa), y diferenció inequívocamente a estos enemigos de los musulmanes en general. Además, Macron reconoció que los musulmanes franceses a menudo experimentan discriminación, privación de derechos y desigualdades en el mercado laboral y de la vivienda. En resumen, su discurso no fue desequilibrado, al contrario de lo que muchos críticos alegaron.

No obstante, la opinión pública ha seguido discrepando desde los ataques. Muchos observadores apoyan la reedición de las caricaturas en hebreo como una forma de hacer frente a la intimidación y la violencia, al tiempo que apoyan la libertad de expresión. Otros, en particular los musulmanes, no se sienten cómodos con la reimpresión. Al mismo tiempo, la mayoría de los musulmanes parecen apoyar la libertad de prensa y entender el derecho a la blasfemia; un grupo de líderes religiosos e intelectuales islámicos incluso publicó una carta apoyando la laicidad y condenando el boicot de los productos franceses.

Otra preocupación es que los recientes acontecimientos puedan alimentar una reacción exagerada de la extrema derecha. De ahí que el reto a largo plazo de Francia sea mantener su capacidad de resistencia y al mismo tiempo contrarrestar su creciente polarización interna.

Hugo Micheron

Aunque el surgimiento del Estado Islámico (IS) iluminó las redes yihadistas europeas, el Grupo no creó estas redes. El yihadismo europeo organizado se remonta al decenio de 1990 y se hizo más frecuente después de los ataques del 11 de septiembre en Estados Unidos. Comprender esta historia es crucial para evaluar lo que nos depara la era post-IS del yihadismo.

En primer lugar, de los 6.000 yihadistas europeos que se unieron al IS o Jabhat al-Nusra en Siria, más del 70 por ciento procedían de Bélgica, Francia, Alemania o Gran Bretaña. Los combatientes de Dinamarca, los Países Bajos y España representaron un 20 por ciento adicional. En la mayoría de los casos, los combatientes provenían de unas pocas ciudades o barrios selectos de cada país: 3-4 áreas en Bélgica, 8-10 en Gran Bretaña, 10-15 en Francia, y 8-10 en Alemania.

En segundo lugar, el mapa del yihadismo europeo no se superpone claramente con el mapa de la marginación socioeconómica; de hecho, la mayoría de los combatientes extranjeros procedían de zonas relativamente prósperas. Alrededor del 90% de los combatientes belgas procedían de Bruselas y el 10% de Hove, uno de los municipios más ricos del país. Casi ninguno procedía de Valonia, la región más pobre de Bélgica.

Por lo tanto, es necesario mirar más allá de las explicaciones socioeconómicas tradicionales al examinar las causas fundamentales de la radicalización europea, prestando más atención a la dinámica sociorreligiosa y sociocultural de los últimos veinte años. Por ejemplo, las zonas en que se produjeron grandes cantidades de combatientes comparten una historia de activismo islámico. También hay que situar a los yihadistas dentro de comunidades musulmanas europeas específicas y en el medio militante islámico en todo el Oriente Medio y el Mediterráneo.

Aunque es difícil adivinar la ubicación más probable de futuros ataques, Bélgica es particularmente vulnerable. Además de contribuir con la mayor afluencia per cápita de combatientes europeos al califato de IS, el país está plagado de división y disfunción administrativa. Francia, Gran Bretaña y, en menor medida, Alemania, los Países Bajos y Suiza también tienen vulnerabilidades.

Aaron Zelin

La forma en que las organizaciones yihadistas reaccionaron a los últimos ataques en Francia es reveladora. El IS publicó un editorial sobre los incidentes en su boletín de al-Naba, pero por lo demás se ha mantenido relativamente tranquilo. Por el contrario, Al-Qaeda ha aprovechado los atentados como pretexto para una incitación mayor, en particular desde que los primeros ataques contra Charlie Hebdo en 2015 fueron llevados a cabo por los hermanos Kouachi, que se habían entrenado previamente en Yemen con Al-Qaeda en la Península Arábiga (AQAP).

A medida que la organización matriz busca ampliar su audiencia, está usando temas culturales y religiosos como las caricaturas de Hebdo en su beneficio. Por ejemplo, su brazo mediático al-Sahab publicó recientemente una traducción al inglés del vídeo de la reacción de Ayman al-Zawahiri al ataque en hebreo de 2015, la primera vez que lo hace. En otro lugar, un boletín de noticias de al-Nafir incitó a los lectores a defender al Profeta.

Los grupos afiliados también están tratando de sacar provecho de los nuevos ataques. Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQIM) y el grupo somalí al-Shabab publicaron declaraciones en las que felicitaban a la nación musulmana por la violencia, mientras que Jamaat Nusrat al-Islam wal-Muslimin (JNIM) en Malí ha llamado la atención sobre su movilización de protestas internas en apoyo del Profeta. Queda por ver si Al-Qaeda volverá a los planes terroristas guiados o se limitará a la incitación por ahora.

En cuanto al grupo sirio Hayat Tahrir al-Sham (HTS), ha participado en diversos tipos de incitación desde los atentados franceses, a pesar de que niega formalmente sus vínculos con Al-Qaeda, lo que plantea importantes interrogantes sobre la trayectoria de los yihadistas sirios. ¿Proporcionará cuestiones específicas y estrechas, como la percepción de la blasfemia, otra vía para futuros ataques, distinta del típico razonamiento geopolítico en que se basan muchas operaciones de Al-Qaida y los Estados Unidos? ¿O se limitará el HTS a la incitación en línea y a las continuas manifestaciones/foros locales en apoyo del Profeta? El tiempo lo dirá.

La bien establecida historia del yihadismo tunecino francés también merece ser mencionada. Durante la guerra civil argelina, los tunecinos ayudaron a tramar y reclutar para las operaciones contra Francia llevadas a cabo por el Grupo Islámico Armado (GIA) y, más tarde, por el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC). Después de la guerra, la red de extremistas tunecinos franceses se manifestó particularmente en París, donde Boubaker al-Hakim actuó como una voz radicalizadora clave. Tras la invasión del Iraq por la coalición en 2003, viajó allí para trabajar con la filial local de Abu Musab al-Zarqawi de al-Qaeda. Cuando trató de regresar a casa a través de Siria, fue detenido por el régimen de Assad y extraditado a Francia.

Sin embargo, Hakim aprovechó este revés para convertirse en una fuerza potente dentro del sistema penitenciario francés, donde educó a los hermanos Kouachi y a otros prodigios yihadistas. Después de cumplir su sentencia, regresó a Túnez (donde planeó el asesinato de dos políticos de izquierda), y luego viajó a Libia y Siria (donde se convirtió en uno de los principales planificadores de las operaciones exteriores de la IS).

A la luz de estos antecedentes, no es sorprendente que los tunecinos hayan llevado a cabo cuatro de los atentados yihadistas perpetrados en Francia desde noviembre de 2015, en particular la trágica operación del Día de la Bastilla en Niza. Las redes tunecinas en Francia comparten muchos vínculos con los extremistas locales en el propio Túnez, y un número considerable de combatientes extranjeros franceses viajaron a Túnez en ruta hacia el califato de IS. Más recientemente, el ataque a la iglesia en Niza fue realizado por un migrante ilegal reciente de Túnez que llegó a Francia a través de Italia. Estos factores constituyen una justificación convincente para una mayor cooperación en materia de inteligencia entre las autoridades de París y Túnez.

Fte. The Washington Institute

Acerca de Redacción El Radar 2483 Articles
Equipo de Redacción

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario