El sustituto del cazabombardero F-16 no tendrá piloto

Dron de combate SkyborgLa Fuerza Aérea de EE.UU. planea tener un dron de combate operativo para el 2023. Su previsión es construir una familia de aviones no tripulados, conocidos como Skyborg, capaces de llevar armas y participar activamente en el combate. Su objetivo es construir una gran flota de aviones armados, una especie de aviones desechables que no necesitan pistas convencionales para despegar y aterrizar.

La Air Force, de acuerdo con Aviation Week & Space Technology, espera tener la primera aeronave Skyborg operativa lista para el 2023. Skyborg dispondrá de motores subsónicos y supersónicos, indicando tanto la versión de avión de ataque como la de caza. El diseño básico (o diseños) probablemente será sigiloso, portando bombas guiadas, misiles de supresión de defensa aérea y misiles aire-aire dentro de bodegas internas de armas. Interesante, según AvWeek, la Fuerza Aérea está considerando a Skyborg como un sustituto no sólo del avión teledirigido de ataque MQ-9 Reaper, sino también de las primeras versiones del caza tripulado F-16.

El Skyborg fue descrito originalmente como una inteligencia artificial capaz de ser desplegada de dos maneras. La primera sería como el equivalente en software del R2D2 en la parte trasera de un caza X-Wing, un copiloto volador diseñado para ayudar al piloto humano asumiendo tareas menores, pero aun así importantes. Esto liberaría a un piloto humano, que podría concentrarse en volar el avión en su misión de combate.

La IA Skyborg también debía actuar como el cerebro de los primeros aviones teledirigidos de combate de la Air Force, aviones sin tripular que podían volar junto a los aviones de combate y actuar como el “leal compañero de ala” de un avión de combate tripulado. Un avión de este tipo podía actuar como cebo en una emboscada, llevar armas adicionales o realizar cualquier número de funciones. Los Skyborgs también podían volar en misiones de combate de alto riesgo, como la caza de sistemas de defensa aérea enemigos y el ataque a objetivos terrestres fuertemente defendidos, sin arriesgar a un piloto humano. Otras misiones podrían incluir la escolta de aviones desarmados como tanqueros, transportes y aviones AWAC, y reconocimiento aéreo. De los dos conceptos de Skyborg, el de avión no tripulado parece tener prioridad ahora mismo.

El Skyborg está diseñado para ser un avión “desechable”, diseñado para volar un limitado número de horas, comparado con jets totalmente equipados como el F-35A. Esto mantendría los costes bajos, permitiendo a la Fuerza Aérea comprar grandes cantidades de este avión. Mantenerlo barato también hace que sean prescindibles bajo ciertas circunstancias. Un Skyborg piloto podría volar una misión contra objetivos terrestres y consumir sus armas… sólo para localizar a un lanzador de misiles balísticos armado con ojivas químicas escondido entre los árboles. En lugar de esperar a que lleguen refuerzos armados a la escena, habría la opción de usarlo como arma kamikaze para destruir el lanzador.

En otro ejemplo, un jet Skyborg actúa como escolta armada de un avión de control y alerta temprana E-3 AWACS. Sin tripulación, un Skyborg podría correr muchos más riesgos que una aeronave tripulada, incluso actuar como señuelo para desviar los misiles enemigos del AWACS y su tripulación de quince personas. Mientras tanto, los aviones tripulados que hubieran podido realizar la misión de escolta son libres de seguir y volar otras misiones más adecuadas para los aviones tripulados.

Otra característica importante del Skyborg será la capacidad de operar independientemente de las bases aéreas tradicionales. Las pistas de las bases aéreas suelen tener dos millas de largo o más y son vulnerables a los ataques del enemigo. los Skyborg probablemente empleen rieles y pequeños cohetes de refuerzo para el despegue. Una vez completada su misión, volaría a un área designada, apagaría su motor, abriría un paracaídas y se posaría en el suelo. Tras su recuperación se prepararían para la siguiente misión.

El Skyborg se hizo público por primera vez en 2019, y la Fuerza Aérea cree que puede tener jets operativos para el 2023. Un programa de desarrollo tan corto era común en la década de 1950, pero inaudito para los estándares de hoy en día. Por ejemplo, el F-35 Joint Strike Fighter tardó dos décadas en pasar de la mesa de dibujo a la pista, tiempo durante el cual el entorno estratégico cambió drásticamente. Para cuando el F-35 entró en servicio en gran número, algunas decisiones, como el alcance relativamente corto del avión, pasaron de ser concesiones aceptables a deficiencias definitivas. Un tiempo de desarrollo más corto significa que la Fuerza Aérea podía desarrollar rápidamente nuevos aviones teledirigidos capaces de hacer frente a nuevas amenazas y realidades estratégicas.

Los aviones no tripulados como el Skyborg prometen rehacer la U.S. Air Force y otras fuerzas aéreas. Los aviones tripulados se han vuelto cada vez más grandes, difíciles de desarrollar y costosos. Esto a su vez significa que el Pentágono puede permitirse menos jets, lo que en última instancia conduce a una Fuerza Aérea más pequeña. Los jets no tripulados, por otro lado, son más pequeños, fáciles de desarrollar y baratos, lo que permite comprar muchos de ellos.

Hay muchas cosas que nos gustan de Skyborg. El dron hará crecer el brazo armado de la Fuerza Aérea, alejará el poder aéreo de los campos de aviación, volará junto a los jets de combate y escoltará a los activos tradicionalmente indefensos como el E-3 Sentry. Y todo de forma asequible. Si la Fuerza Aérea realmente puede poner al Skyborg en escena para el 2023, cambiará dramáticamente la forma de la guerra aérea.

Fte. Aviation Week & Space Technology.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.