El siglo asiático en peligro de extinción. América, China y los peligros de la confrontación (2ª Parte)

Donald Trump y Xi Jinping“En los últimos años, se ha venido diciendo que el próximo siglo será el siglo de Asia y el Pacífico, como si eso fuera seguro. No estoy de acuerdo con este punto de vista”. El líder chino Deng Xiaoping presentó ese argumento al primer ministro indio Rajiv Gandhi en 1988. Más de 30 años después, Deng ha demostrado ser profético. Tras décadas de extraordinario éxito económico, Asia es hoy en día la región de más rápido crecimiento del mundo. Dentro de este decenio, las economías asiáticas serán más grandes que el resto de las economías del mundo juntas, algo que no ha ocurrido desde el siglo XIX. Sin embargo, incluso ahora, la advertencia de Deng se mantiene: un siglo asiático no es inevitable ni está predestinado.

Dinámica en Asia-Pacífico

Estas dinámicas se desarrollarán en todo el mundo, pero un escenario crucial será el de Asia y el Pacífico. Estados Unidos siempre ha tenido intereses nacionales vitales en esta región. Gastó sangre y dinero luchando en la Guerra del Pacífico para derrotar a Japón, una guerra en la que casi perdió tres futuros presidentes. Luchó en dos costosas guerras en Corea y Vietnam, lo que proporcionó un tiempo precioso a los países no comunistas de Asia para consolidar sus sociedades y economías y ganar la batalla de los corazones y las mentes contra el comunismo.

Las políticas generosas y abiertas de ese país, que tanto han beneficiado a la región de Asia y el Pacífico, se derivan de sus arraigados ideales políticos y de su imagen de “a city on a hill” y “a light unto the nations”, pero también reflejan su interés personal progresista. Una Asia y Pacífico estables y próspeos fue primero un baluarte contra los países comunistas en la Guerra Fría y luego una importante región del mundo que comprendía muchos países estables y prósperos bien dispuestos hacia Estados Unidos. Para las empresas estadounidenses, la región de Asia y el Pacífico ofrecía mercados considerables e importantes bases de producción. No es sorprendente que varios de sus aliados más firmes estén en Asia, como Australia, Japón y Corea del Sur, al igual que algunos de sus socios de larga data, como Singapur.

China también tiene intereses vitales en la región. En el noreste de Asia, la segunda guerra chino-japonesa y la guerra de Corea todavía proyectan largas sombras. En el sudeste asiático, China ve una fuente de energía y materias primas, socios económicos e importantes líneas de comunicación marítima. También ve puntos de estrangulamiento en el Estrecho de Malaca y en el Mar del Sur de China que deben mantenerse abiertos para proteger la seguridad energética de China. Pero una diferencia fundamental con Estados Unidos es que China considera que la región de Asia y el Pacífico es su “extranjero cercano”, por tomar prestada una expresión rusa, y por lo tanto es esencial para su propia seguridad.

El presidente chino Xi Jinping ha dicho que el Océano Pacífico es lo suficientemente grande como para acomodar Estados Unidos y China. Pero también ha dicho que la seguridad de Asia debe dejarse en manos de los asiáticos. Surge una pregunta natural: ¿Piensa Xi que el Océano Pacífico es lo suficientemente grande para que ambos países coexistan pacíficamente, con círculos superpuestos de amigos y socios, o que es lo suficientemente grande como para ser dividido por la mitad entre las dos potencias, en esferas de influencia rivales?

Singapur y otros países de Asia y el Pacífico no tienen duda alguna sobre la interpretación que prefieren. Aunque no tengan mucha influencia sobre cómo resultarán las cosas, esperan fervientemente no verse obligados a elegir entre ellos.

La presencia de la seguridad de Estados Unidos sigue siendo vital para la región de Asia y el Pacífico. Sin ella, Japón y Corea del Sur se verían obligados a contemplar el desarrollo de armas nucleares; ambos son estados en el umbral nuclear, y el tema ya aparece regularmente en su discurso público, especialmente dada la creciente capacidad de armas nucleares de Corea del Norte. Afortunadamente, esos acontecimientos siguen siendo hipotéticos, pero su perspectiva no favorece ni la estabilidad en el noreste de Asia ni los esfuerzos de no proliferación a nivel mundial.

En el sudeste asiático, la U.S. Seventh Fleet ha contribuido a la seguridad regional desde la Segunda Guerra Mundial, asegurando que las líneas de comunicación marítima permanezcan seguras y abiertas, lo que ha permitido el comercio y ha estimulado el crecimiento económico.

A pesar de su creciente fuerza militar, China no podría asumir el papel de seguridad de Estados Unidos. A diferencia de lla primera, China tiene reivindicaciones marítimas y territoriales en el Mar de China Meridional que compite con varios países de la región, que siempre verán su presencia naval como un intento de hacer avanzar esas reivindicaciones.

Otro obstáculo que impediría a China asumir la función de seguridad que actualmente desempeña  Estados Unidos se deriva del hecho de que muchos países del Asia sudoriental tienen importantes minorías étnicas chinas, cuyas relaciones con la mayoría no china suelen ser delicadas. Estos países son extremadamente sensibles a cualquier percepción de que China tiene una influencia desmesurada en sus minorías étnicas chinas, especialmente si se recuerda la historia del apoyo que China brindó a las insurgencias comunistas en el sudeste asiático hasta principios de los años ochenta. Esas sensibilidades limitarán su papel en los asuntos del sudeste asiático en el futuro inmediato.

Singapur es el único país del sudeste asiático cuya población multirracial es mayoritariamente de etnia china. De hecho, es el único estado soberano del mundo con una demografía similar, aparte de la propia China. Pero Singapur ha hecho enormes esfuerzos para construir una identidad nacional multirracial y no una china. Y también ha sido extremadamente cuidadoso en evitar hacer algo que pudiera ser percibido erróneamente como si se permitiera ser usado como una mascota por China. Por esta razón, Singapur no estableció relaciones diplomáticas con China hasta 1990, convirtiéndose en el último país del sudeste asiático, excepto Brunei, en hacerlo.

Por supuesto, Singapur y todos los demás países asiáticos quieren cultivar buenas relaciones con China. Esperan disfrutar de la buena voluntad y el apoyo de una potencia tan importante y participar en su crecimiento. Las cadenas mundiales de suministro, ya sea de aviones, teléfonos celulares o máscaras quirúrgicas, unen estrechamente a China y a otros países asiáticos. El mero tamaño de China la ha convertido en el mayor socio comercial de la mayoría de los demás países asiáticos, incluidos todos los aliados de Estados Unidos en la región en virtud de tratados, así como Singapur y casi todos los demás países de la ASEAN.

Sería muy difícil, casi imposible, que Estados Unidos sustituyera a China como principal proveedor del mundo, del mismo modo que sería impensable que prescindieran del mercado chino, que es el tercer mayor importador de mercancías de Estados Unidos, después del Canadá y México. Pero tampoco puede China desplazar el papel económico de EE.UU. en Asia.

El sistema financiero mundial depende en gran medida de las instituciones financieras estadounidenses, y el renminbi no sustituirá al dólar estadounidense como moneda de reserva mundial en un futuro próximo. Aunque los demás países asiáticos exportan más a China que a Estados Unidos, las empresas multinacionales estadounidenses siguen constituyendo la mayor fuente de inversiones extranjeras en muchos países de Asia y el Pacífico, incluido Singapur. Las principales empresas de China están empezando a invertir en el extranjero, pero pasarán muchos años antes de que China cuente con empresas multinacionales de la misma escala y sofisticación que las que tienen su sede en Estados Unidos, que unen las cadenas de producción mundiales, vinculan a Asia con la economía mundial y crean millones de puestos de trabajo.

Por estas razones, los países de Asia y el Pacífico no desean verse obligados a elegir entre EE.UU. y China. Quieren cultivar buenas relaciones con ambos. No pueden permitirse el lujo de alienar a China, y otros países asiáticos harán todo lo posible por no dejar que una sola disputa domine sus relaciones generales con Beijing.

Al mismo tiempo, esos países asiáticos consideran a Estados Unidos como una potencia residente con intereses vitales en la región. Apoyaron, algunos más abiertamente que otros, cuando el Presidente Barack Obama, declaró que su intención era “reequilibrar” la política exterior estadounidense hacia Asia. Se sienten tranquilos de que, aunque la administración Trump ha planteado cuestiones de costo y reparto de cargas con sus amigos y aliados, también ha presentado una estrategia para la región indopacífica y ha anunciado su intención de construir el U.S. military’s Indo-Pacific Command.

Pero esos países asiáticos también reconocen que Estados Unidos es una hiperpotencia mundial, con grandes preocupaciones y prioridades urgentes en todo el mundo. Son realistas en el sentido de que si las tensiones crecen o, lo que es peor, si se produce un conflicto, no pueden dar automáticamente por sentado su apoyo. Esperan hacer su parte para defender sus países e intereses. También esperan que Estados Unidos comprenda que si otros países asiáticos promueven los lazos con China, eso no significa necesariamente que estén trabajando en su contra. (Y por supuesto, estos países asiáticos también esperan la misma comprensión de China, si refuerzan sus lazos con Estados Unidos).

Una Arquitectura Regional Inclusiva

Estados Unidos y China no son los únicos países importantes que tienen una gran influencia en la región; otros actores también tienen papeles importantes. Japón, en particular, tiene mucho que aportar a la región, dado el tamaño y la sofisticación de su economía. Bajo el mandato del Primer Ministro Shinzo Abe, ha contribuido más activamente que antes. Por ejemplo, después de que en 2017 Estados Unidos se retirara de la Trans-Pacific Partnership, Japón intensificó su contribución. Impulsó a los 11 miembros restantes a completar el Comprehensive and Progressive Agreement for Trans-Pacific Partnership (CPTPP), que reúne a los países desarrollados y en desarrollo de ambos lados del Océano Pacífico y es un paso hacia el libre comercio en la región de Asia y el Pacífico.

India también goza de una gran influencia potencial. Bajo el mandato del Primer Ministro Narendra Modi, India ha declarado un cambio estratégico a través de su política Act East, y otros países esperan con interés que esta política se ponga en práctica.

La East Asia Summit incluye a India como miembro porque otros miembros esperaban que, a medida que su economía creciera, vería más valor en la cooperación regional. India fue también uno de los países originales en la negociación de la Regional Comprehensive Economic Partnership (Asociación Económica Regional Integral), un acuerdo de libre comercio, que tiene por objeto integrar todas las principales economías de Asia y el Pacífico, de manera similar a la forma en que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (ahora el Acuerdo entre Estados Unidos y México y el Canadá) vinculaba a los países de América del Norte. Tras extensas negociaciones, India decidió el año pasado no unirse al RCEP; los 15 países participantes restantes están avanzando, aunque sin ella se ha perdido algo importante.

La capacidad de cooperación de las grandes potencias es la verdadera prueba del arte de gobernar.

Como reconoce la mayoría de los países asiáticos, el valor de esos acuerdos va más allá de los beneficios económicos que generan. Son plataformas que permiten a los países de Asia y el Pacífico cooperar entre sí, desarrollar intereses en el éxito de los demás y, juntos, moldear la arquitectura regional y las normas que la rigen. Esos acuerdos regionales deben ser abiertos e inclusivos. No deben, ni por diseño ni por resultado, dejar fuera a ninguna de las partes, socavar los acuerdos de cooperación existentes, crear bloques rivales ni obligar a los países a tomar partido. Por ello, los miembros de la CPTPP han dejado la puerta abierta para que Estados Unidos se sumen una vez más, y los países que están trabajando para formar la RCEP siguen esperando que India lo haga algún día.

Esta es también la base sobre la que los países de Asia y el Pacífico apoyan las iniciativas de cooperación regional como los diversos conceptos indopacíficos propuestos por el Japón, Estados Unidos y otros países, así como la Belt and Road Initiative de China.

Muchos otros países asiáticos consideran que el apoyo a esa Iniciativa es una forma constructiva de dar cabida a la creciente influencia de China en la región. Si se aplican bien y con disciplina financiera, los proyectos de la iniciativa pueden fortalecer la cooperación regional y multilateral y abordar la necesidad apremiante de mejorar la infraestructura y la conectividad en muchos países en desarrollo.

Algunos de esos proyectos han sido criticados por su falta de transparencia o viabilidad, pero no hay razón para creer que todos los proyectos de la Iniciativa, por definición, impondrán cargas financieras insostenibles a los países o les impedirán aumentar sus vínculos con otras economías importantes. Esas consecuencias tampoco servirían a los intereses de China, ya que socavarían su posición e influencia internacionales.

La elaboración de nuevos acuerdos regionales no significa abandonar o dejar de lado las instituciones multilaterales existentes. Estos acuerdos e instituciones, conseguidos con tanto esfuerzo, siguen proporcionando a todos los países, especialmente a los más pequeños, un marco para trabajar juntos y promover sus intereses colectivos. Pero muchas de las instituciones multilaterales existentes necesitan urgentemente una reforma: ya no son eficaces, dadas las actuales realidades económicas y estratégicas. Por ejemplo, desde la conclusión de la Ronda Uruguay de negociaciones comerciales en 1994, la OMC ha tenido cada vez más dificultades para llegar a acuerdos comerciales significativos, porque cualquier acuerdo requiere el consenso de sus 164 miembros, que tienen intereses y filosofías económicas enormemente divergentes. Y desde el año pasado, el Órgano de Apelación de la OMC está paralizado por la falta de quórum. Esto es una pérdida para todos los países, que deben trabajar constructivamente para reformar esas organizaciones en lugar de disminuir su eficacia o pasarlas por alto por completo.

Una Esperanza Ferviente

Las decisiones estratégicas que tomen Estados Unidos y China darán forma a los contornos del orden mundial emergente. Es natural que las grandes potencias compitan. Pero es su capacidad de cooperación la verdadera prueba de fuego del arte de gobernar, y determinará si la humanidad progresa en problemas globales como el cambio climático, la proliferación nuclear y la propagación de enfermedades infecciosas.

La pandemia de la COVID-19 es un duro recordatorio de lo vital que es que los países trabajen juntos. Las enfermedades no respetan las fronteras nacionales, y se necesita desesperadamente la cooperación internacional para controlarlas y reducir los daños a la economía mundial.

Incluso con las mejores relaciones entre EE.UU. y China, montar una respuesta colectiva a COVID-19 sería un enorme desafío. Desafortunadamente, la pandemia está exacerbando la rivalidad entre ellas, aumentando la desconfianza, la superioridad y la culpa mutua. Esto seguramente empeorará si, como ahora parece inevitable, la pandemia se convierte en un tema importante en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Sólo se puede esperar que la gravedad de la situación concentre las mentes y permita que prevalezcan los consejos más sabios.

Mientras tanto, los países asiáticos tienen las manos ocupadas, haciendo frente a la pandemia y a los muchos otros obstáculos para mejorar la vida de sus ciudadanos y crear una región más segura y próspera. Su éxito, y la perspectiva de un siglo asiático, dependerán en gran medida de que Estados Unidos y China puedan superar sus diferencias, crear confianza mutua y trabajar de forma constructiva para mantener un orden internacional estable y pacífico. Esta es una cuestión fundamental de nuestro tiempo.

Fte. Foreing Affairs (Lee Hsien)

Lee Hsien Loong es el Primer Ministro de Singapor

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.