El robot se negó a disparar

Super aEgis 2A principios de mayo de 2020, se produjo un breve intercambio de disparos de ametralladoras en la DMZ (Zona Desmilitarizada) que separa a Corea del Norte y del Sur. Un aspecto inexplicable del incidente fue que, una de las armas surcoreanas no disparó cuando se le ordenó hacerlo. El arma defectuosa era una Super aEgis 2 RWS (Estación de Armas Remota), situada en una torre de hormigón, que puede disparar automáticamente a quienes intenten colarse en la DMZ de cuatro kilómetros de ancho. Normalmente, la RWS sólo la disparan a distancia los operadores de un centro de control que supervisan el uso de varias de estas armas RWS a lo largo de un sector de la DMZ.

El intercambio de disparos fue aparentemente causado por soldados norcoreanos que manejaban una ametralladora de 14,5 mm que dispararon por accidente. Cuatro balas de 14.5mm impactaron en uno de los puestos de guardia de hormigón del Ejército coreano del sur a más de cuatro kilómetros de distancia. No hubo heridos y los surcoreanos devolvieron el fuego con unas 30 balas de ametralladora de pequeño calibre antes de que cesaran todos los disparos. Corea del Sur protestó y Corea del Norte reveló más tarde que el tiroteo fue un accidente causado por tropas inexpertas. Corea del Norte no se disculpó, pero sí expresó su pesar por la poca disciplina de sus tropas. En el lado surcoreano hubo preocupación porque los intentos de usar una ametralladora de 12,7 mm a control remoto fallaron debido a un “problema del sistema”.

La RWS de Corea del Sur era una de las más avanzadas disponibles. El fabricante, la firma surcoreana DoDamm, introdujo el Super aEgis 2 en 2015 como parte de un sistema de seguridad de alta tecnología para instalaciones militares, protección de fronteras, etc. La mayoría de las armas Super aEgis 2 fueron para su uso en la DMZ. Entre sus clientes se encuentran también varias naciones del Golfo Pérsico, que la usan para la protección de sus instalaciones militares.

La Super aEgis 2 normalmente opera bajo el control de un operador humano distante en un edificio o búnker. Cada uno de estos operadores maneja varios sistemas Super aEgis 2 RWS, que suelen estar montados en torres de hormigón para protegerlos de disparos y cohetes.

Cada Super aEgis 2 está equipado con una amplia gama de sensores, que incluyen una cámara digital diurna/nocturna de alta resolución con zoom x35, autoenfoque, un sensor térmico (de calor) y otras características que permiten al sistema detectar un objetivo del tamaño de un hombre a una distancia de hasta 3.000 metros a la luz del día y 2.200 metros de noche. También cuenta con un telémetro láser y un altavoz de “sonido enfocado” que puede emitir advertencias verbales audibles a personas a 3.000 metros de distancia.

Mientras que su ametralladora de 12,7 mm puede disparar en un área efectiva hasta 2.000 metros de distancia, los sensores adicionales del Super aEgis 2 la permiten alcanzar objetivos individuales a 2.000 metros de distancia con el primer fuego (ráfaga de 4-5 disparos).

Normalmente el operador remoto es alertado, para verificar lo que los sensores han detectado y decidir si eso justifica que la RWS abra fuego. El surcoreano no ha revelado y puede que nunca revele detalles de cuál fue el “problema del sistema” con la Super aEgis 2, pero puede haber sido algo tan simple como que los sensores no detectaran a nadie.

La zona desmilitarizada tiene 4.000 metros de ancho y está llena de animales que prosperan allí porque no hay gente. Se ha convertido en una de las mayores reservas naturales del mundo. Cada lado tiene minas terrestres y, especialmente en el lado surcoreano, sensores de tierra adicionales. La gente ocasionalmente cruza, pero muchos más son detectados y se les advierte que retrocedan o que se les hará fuego. Esto suele persuadir al que cruza la línea a identificarse o a dar la vuelta. La mayoría de estos incidentes son norcoreanos tratando de escapar de su propio país y obtener asilo y ciudadanía en Corea del Sur. Durante el incidente de mayo, no había nadie ahí fuera; sólo algunos soldados norcoreanos en su borde de la DMZ manejando mal su ametralladora de 14,5mm.

La Super aEgis 2 puede ponerse en modo automático. DoDamm y el Ejército de Corea del Sur han probado extensamente esta RWS en modo autónomo, especialmente la capacidad de los sensores para detectar personas hasta tres kilómetros de distancia. Eso funcionó durante las pruebas, pero los sistemas vendidos a otros países han tenido algunos incidentes de personas que entraron en la zona de seguridad prohibida.

No está claro si el Super aEgis 2 ha estado alguna vez en modo automático y ha disparado y alcanzado a personas. Super aEgis 2 tiene numerosas características de seguridad para prevenir disparos accidentales, pero la mayoría de estas características se pueden modificar a petición del cliente, para permitir la detección automatizada seguida de un fuego de ametralladora controlado por software.

La Super aEgis 2 forma parte de un sistema de seguridad más amplio que proporciona a los operadores un gran número de mapas y vídeos para mostrar al operador humano la mayor cantidad de datos posible sobre quién o qué hay ahí fuera y qué es lo que el “intruso”, que suele ser un animal de cuatro patas, parece y está haciendo. La Super aEgis 2 no fue diseñada para ser la primera generación de “robots asesinos”.

DoDamm es un recién llegado al campo de las RWS. Fundada en el año 2000 por la gran Corporación de Aeronáutica de Corea, comenzó desarrollando simuladores de aeronaves y sistemas de alta precisión. DoDamm introdujo el Super aEgis 2 en 2015 como parte de un sistema de seguridad impresionante. Otros fabricantes surcoreanos de sistemas de defensa antiaérea construyen plataformas de armas para uso militar en vehículos o barcos. DoDamm se especializa en sensores altamente automatizados, como cámaras aéreas que pueden interpretar lo que están detectando.

Esta idea de una torreta de control remoto ha existido desde hace más de medio siglo. Años de ajustes y mejor tecnología resultaron en una torreta de control remoto de armas que funciona de manera efectiva, fiable y asequible. Esto ha hecho que la RWS sea práctica para un amplio uso en combate. Mientras que algunas tropas extrañan la mayor sensación de conciencia de la situación, especialmente el poder oír y oler los alrededores, que tiene como un artillero de torreta de la vieja escuela, la mayoría de los soldados e infantes de marina se han adaptado y aceptado el nuevo sistema. Lo que le falta en cuanto olfato y audición lo compensa en términos de visión nocturna y zoom. Lo más importante es que es mucho más seguro. En los días previos al RWS, los tiradores de torreta representaban un número desproporcionado de bajas de combate.

Desde 2001, el principal proveedor del RWS para el ejército de EE.UU. es la empresa noruega Kongsberg. Esta empresa ha entregado más de 20.000 de estos sistemas hasta ahora, la mayoría a Estados Unidos, pero también a más de veinte países. Kongsberg desarrolló su RWS a finales de los años 90 y en 1999 el contingente noruego de la fuerza de paz de Kosovo fue equipado con un modelo primitivo. Otros soldados de la OTAN quedaron impresionados con la RWS de Kongsberg y para el 2001 el Ejército estadounidense había ordenado 1.700 de ellas. Para 2007 las órdenes habían aumentado a 6.700. Las tropas estaban muy entusiasmadas. El Ejército de EE.UU. llamó a su RWS el CROWS (Common Remotely Operated Weapons System) y la experiencia de combate de EE.UU. influyó en gran medida en las actualizaciones y mejoras realizadas por el RWS de Kongsberg y otras compañías.

Ha habido constantes mejoras en las torretas RWS americanas. Una mejora útil fue la adición de un láser verde, que puede cegar temporalmente a las personas. Estos láseres se han utilizado durante mucho tiempo para detener a los conductores que continúan acercándose a los puntos de control, a pesar de otras señales para detenerse. Empleado en una RWS, permite al operador de ésta iluminar a personas sospechosas, en lugar de dispararla. Otra mejora es la incorporación de cámaras en el lateral y la parte trasera de la torreta para que el operador pueda comprobar rápidamente si hay actividad por todas partes sin girarla, lo que a veces alerta a un enemigo de que ha sido avistado.

Otra adición es un puntero IR que, por la noche, permite al operador del RWS poner una luz, visible sólo para quienes utilizan equipos de visión nocturna, sobre algo sospechoso o importante. Los modelos más grandes de CROWS RWS también han sido equipados con un lanzador de misiles Javelin. El Ejército también considera que las RWS son un elemento clave en el desarrollo de vehículos blindados controlados a distancia o autónomos.

La RWS fue una de las más importantes (en términos de salvar vidas) nuevas armas que aparecieron desde la década de 1990. Esta arma de control remoto, ahora omnipresente, normalmente monta una ametralladora, se ve en muchos vehículos, desde Hummers hasta MRAP y tanques. El Ejército de Estados Unidos tiene más de 10.000 RWS en servicio, principalmente porque se ha convertido en un sistema estándar en los vehículos de combate americanos.

Kongsberg tiene varios modelos de su RWS, para apoyar armas de pequeño, mediano y gran tamaño. Ahora hay muchos competidores, aunque sólo sea porque Kongsberg no puede mantener el ritmo de la demanda. Muchos de los nuevos competidores están tratando de apoderarse de nichos de mercado. Los más obvios son aquellos que demandan RWS que puedan manejar armas más grandes, como el auto cañón de 25mm o 30mm. Pero el nuevo desarrollo más interesante es el RWS portátil. Puede ser montado en un hummer pero también fácilmente retirado y transportado por dos personas, para situarlo en cualquier lugar sobre un trípode. El operador puede permanecer a cubierto, mientras que la ametralladora ligera está expuesta a fuego hostil. Hay muchas situaciones de combate que podrían hacer uso de este RWS ligero.

Fte. The Strategic Page

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.