El Pentágono publica su Defense Space Strategy (Estrategia de Defensa Espacial) para contrarrestar a Rusia y China

Estrategia de Defensa EspacialEl Pentágono ha presentado una nueva Estrategia de Defensa Espacial, diseñada para mantener la superioridad militar de EE.UU. en el espacio, en medio de los crecientes esfuerzos espaciales de Rusia y China.

“China y Rusia han convertido el espacio en un arma y en un dominio de la guerra”, dijo el vicesecretario adjunto de Defensa para Política Espacial Stephen Kitay, durante una conferencia de prensa el 17 de junio. “Sus acciones plantean la mayor amenaza estratégica, debido al desarrollo, prueba y despliegue en curso de sistemas contra-espaciales y la doctrina militar asociada, diseñada para mantener en riesgo los sistemas espaciales aliados y de Estados Unidos”.

La estrategia refleja el cambio de enfoque del Departamento de Defensa para abordar el espacio como un dominio de guerra, que incluye el establecimiento tanto del U.S. Space Command como de la U.S. Space Force en 2019, así como los esfuerzos en curso para reforzar esas dos organizaciones.

El Space Command, en particular, se ha hecho oír al señalar las capacidades contra-espaciales que está construyendo y desplegando Rusia, como son las armas de ascenso directo y las posibles cinéticas en órbita. Pero la amenaza va más allá de la amenaza cinética, ya que incluye la guerra electrónica, los láseres terrestres que pueden cegar los sensores espaciales y los ciberataques.

“La empresa espacial estadounidense no se construyó para el entorno estratégico actual”, dijo Kitay, añadiendo que EE.UU. históricamente ha enfocado el espacio como un dominio de apoyo, donde los satélites se lanzan a órbita y se depende de ellos para ofrecer capacidades sin interrupción.

Ahora, sin embargo, Estados Unidos se prepara para conflictos, que podrían extenderse al ámbito espacial, amenazando los activos en órbita de los que se dependen para las comunicaciones, la navegación y la inteligencia. El propósito auto declarado de la estrategia es asegurar que el dominio espacial sea seguro, estable y accesible para las actividades de nuestro país y sus aliados en los próximos 10 años a través de la fuerza militar estadounidense. Además, aprovechará sus capacidades espaciales para emplear el poder en todos los dominios a lo largo del espectro del conflicto.

“La Estrategia Espacial de Defensa es el siguiente paso para asegurar la superioridad espacial y los intereses vitales de la nación en el espacio ahora y en el futuro”, dijo el Secretario de Defensa Mark Esper en una declaración. “Deseamos un dominio espacial seguro, estable y accesible que apuntale la seguridad, la prosperidad y los logros científicos de nuestra nación. Sin embargo, nuestros adversarios han hecho del espacio un dominio de combate, por lo que tenemos que implementar cambios en toda la empresa en cuanto a políticas, estrategias, operaciones, inversiones, capacidades y conocimientos para este nuevo entorno estratégico”. Esta estrategia identifica un enfoque por etapas, sobre cómo vamos a lograr las condiciones deseadas en el espacio en los próximos 10 años”.

Para lograr estos objetivos en la próxima década, la estrategia establece cuatro líneas de acción:

Crear una amplia ventaja militar en el espacio.

Según la estrategia, el Departamento de Defensa debe transformar su empresa espacial para hacer frente a las amenazas espaciales en evolución. Para ello, el Departamento de Defensa debe ser más ágil, aprovechando la innovación tecnológica y comercial. Concretamente, esta línea de acción requiere un mayor apoyo a la Fuerza Espacial, el desarrollo de doctrinas militares en el espacio y un mayor desarrollo de la experiencia y la cultura de la guerra espacial.

También incluye el despliegue de capacidades espaciales garantizadas, incluidas las que pueden contrarrestar el uso hostil del espacio. La estrategia también exige que se mejore la inteligencia y las capacidades de mando y control de Estados Unidos en el espacio.

Integrar el espacio en las operaciones nacionales, conjuntas y combinadas.

A medida que el Departamento de Defensa amplíe sus capacidades, su doctrina y su cultura, como se ha señalado anteriormente, tiene previsto integrarlas en las operaciones nacionales, conjuntas y combinadas. El Space Command debe estar capacitado para planificar, ejercer y ejecutar operaciones espaciales conjuntas y combinadas en todo el espectro de conflictos, y los esfuerzos de la guerra espacial deben integrarse con los planes y el personal militar, incluidos los de los aliados y asociados.

La estrategia exige el reajuste de las autoridades operacionales y una actualización de las normas para entablar combate que refleje esta nueva realidad.

Además, el documento establece que las clasificaciones de seguridad del programa espacial del Departamento de Defensa deben ser actualizadas.

Dar forma al entorno estratégico.

Bajo la estrategia, el DoD tratará de disuadir las actividades hostiles y agresivas en el espacio. En asociación con el Departamento de Estado, el Pentágono trabajará con aliados y socios para desarrollar normas internacionales de comportamiento en el espacio que reduzcan los malentendidos y los conflictos. Además, el Pentágono trabajará para informar al público sobre las crecientes amenazas a las capacidades espaciales de EE.UU.

Cooperará con aliados, socios, industria y otros departamentos y agencias del gobierno de Estados Unidos.

Esta línea de esfuerzo requiere que el Departamento de Defensa trabaje con aliados y socios para aumentar el intercambio de información; alinear la política espacial; promover estándares y normas de comportamiento favorables para el espacio; y expandir la investigación cooperativa, el desarrollo y la adquisición. Además, el DoD modernizará su enfoque del proceso de aprobación de licencias comerciales.

Fte. C4ISRNET

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.