BAE Systems y la Royal Navy proporcionan una primera mirada a las embarcaciones autónomas del futuro

BAE Systems y la Royal NavyDurante la Semana de las Fuerzas Armadas, BAE Systems y la Royal Navy anunciaron un contrato por barcos autónomos, por valor de 3,2 millones de libras esterlinas, que aumentará las capacidades de la Armada y protegerá las vidas de los marineros.

Las capacidades autónomas del bote inflable rígido (RIB) Pacific 24 (P24) de BAE Systems, un elemento básico de la flota de superficie de la Marina Real, podría mejorar significativamente su capacidad de proteger a sus marineros, ya que es capaz de ejecutar sus propias misiones sin tripulación y ser dirigido desde un buque de guerra.

Esas misiones podrían incluir operaciones de lucha contra la piratería, control de fronteras, recopilación persistente de información e inteligencia, seguridad marítima y protección de la fuerza, sin comprometer la seguridad de los marineros.

El P24 autónomo se ha adquirido en el marco del programa acelerador de autonomía y letalidad Navy X, que tiene por objeto poner la nueva tecnología en manos de los marineros e infantes de marina.

“El inicio de las pruebas del barco Pacific 24 sin tripulación es un paso importante en el desarrollo de la capacidad autónoma de la Armada para asegurar que nuestra Flota se mantenga a la vanguardia de la innovación y la tecnología militar, lista para enfrentar las amenazas de la guerra moderna”. Jeremy Quin, Ministro de Adquisiciones de Defensa

Un paso clave en el apoyo a la Navy X.

Brooke Hoskins, Directora de Products & Training Services de BAE Systems, dijo: “Es fantástico ver al primer Pacific 24 autónomo de la Royal Navy entrar en el agua en este momento tan difícil. Este hito ha sido un objetivo desde que demostramos las capacidades autónomas de este barco el año pasado.

“Es un paso clave en el apoyo a la Navy X, convirtiendo lo que originalmente era un innovador experimento de investigación y desarrollo en una capacidad de campo para la Royal Navy.

“Este contrato es uno de los primeros de barcos autónomos para la Navy X. Estamos orgullosos de apoyar los requerimientos de autonomía de la Royal Navy, que incluyen el incremento de su efectividad operacional mientras se reduce la carga o la amenaza a sus marineros.”

Un cambio en cuanto a operaciones no tripuladas.

El Lt Cdr Rob Manson, Navy X Requirements Manager, dijo: “El P24 autónomo no es sólo un cambio en cuanto a operaciones no tripuladas, sino que también asegura que nos mantengamos a la vanguardia de la mejora tecnológica y la innovación.

“Si bien es probable que las tareas iniciales sean familiares para nuestras tripulaciones, que ya operan P24 RIBs tripuladas, la naturaleza autónoma de esta nave añade una enorme capacidad y flexibilidad.

“Además, esta capacidad puede ser constantemente mejorada, permitiendo actualizaciones continuas y mejoras en la capacidad, resultando en adiciones regulares a las capacidades de nuestras tripulaciones y barcos.”

El exitoso lanzamiento del barco tuvo lugar en el muelle de Trafalgar, Portsmouth, a principios de este mes, a pesar de los desafíos que plantea la actual pandemia de COVID-19.

BAE Systems y la Navy X continuarán colaborando en el desarrollo de su primer P24 autónomo, que está llevando a cabo una serie de pruebas de aceptación a lo largo de 2020.

El éxito de estas pruebas podría determinar si la Royal Navy decide mejorar o adquirir una flota entera de estas naves. Esto podría incluir su integración en futuras clases de buques de guerra, como la fragata Tipo 26 o Tipo 31.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.