El Pentágono insta a México a reabrir las fábricas que abastecen a la industria armamentística de EE.UU. cerradas por COVID

PentagonoUn sorprendente número de fabricantes de defensa de América dependen de piezas hechas al sur de la frontera. El suministro de varios sistemas de armas al Pentágono durante la pandemia dependerá, hasta un extremo sorprendente de México, el vecino de EE.UU. frecuentemente criticado por el Presidente Trump.

Muchas empresas de defensa de EE.UU., en particular los fabricantes de aviones, dependen de los proveedores mexicanos, muchos de los cuales han cerrado o ralentizado las operaciones durante la pandemia, dijo Ellen Lord, subsecretaria de defensa para la adquisición y el mantenimiento.

“Creo que algo importante que hemos descubierto es la dependencia internacional”, dijo Lord el lunes durante una conferencia de prensa en el Pentágono. “México ahora mismo es problemática para nosotros, pero estamos trabajando a través de nuestra embajada, y además hay bolsas en India”.

Después de discutir el problema de abastecimiento con Christopher Landau, el embajador de EE.UU. en México, la semana pasada, Lord dijo que escribiría al Secretario de Relaciones Exteriores mexicano Marcelo Ebrard “para pedirle ayuda para reabrir proveedores internacionales” en México.

“Estamos viendo el impacto en la base industrial por varios focos de cierres a nivel internacional”, dijo.

La dependencia de la cadena de suministro del Pentágono de México ha crecido en la última década, debido a que las empresas de defensa, grandes y pequeñas, han externalizado su producción.

“Los proveedores de componentes aeroespaciales de Estados Unidos y del extranjero han estado ubicando cada vez más instalaciones de producción en México”, informó la United States International Trade Commission en un informe de 2013. “Los menores costos de fabricación (en gran parte debido a una estructura salarial más baja), la proximidad a los fabricantes de equipo original en Estados Unidos, el acceso libre de impuestos a otros mercados aeroespaciales importantes, y un Bilateral Aviation Safety Agreement (BASA) con Estados Unidos, contribuyen al mayor atractivo de México en comparación con otros lugares de fabricación en el mundo”.

El informe señaló a Lockheed Martin, Textron, General Dynamics, General Electric, Honeywell, Rockwell Collins (ahora Raytheon Technologies), como empresas que tienen filiales operativas en México.

Lockheed emplea cableado eléctrico en sus helicópteros Black Hawk y S-92 y en sus aviones de combate F-16, fabricados por la empresa francesa Safran en Chihuahua, México. Safran se presenta como el mayor empleador aeroespacial de México, con unos 13.000 empleados.

En 2012, Boeing organizó un evento para alentar a los proveedores a hacer más negocios en México; hoy en día depende de PCC Aerostructures en Monterrey, México. Textron, en su sitio web, promociona el trabajo de manufactura en México.

“Estamos viendo diferentes regulaciones y guías sobre, qué negocios pueden operar y bajo qué condiciones”, dijo Todd Blecher, un portavoz de Boeing, en una declaración enviada por correo electrónico.

“La preocupación más inmediata es la falta de una clara designación de la industria aeroespacial como negocio esencial”, dijo. “Como resultado, los proveedores de menor nivel con base en México están suspendiendo las operaciones, y estas suspensiones tienen un impacto directo en el trabajo de los proveedores de primer nivel para los grandes de la defensa. Boeing es partidaria de cualquier esfuerzo de los gobiernos de EE.UU., Canadá y México para armonizar estas normas y asegurar que estos negocios y cadenas de suministro esenciales en todo el mundo puedan permanecer abiertos”.

Si las plantas mexicanas permanecen cerradas, podría perturbar aún más las entregas de las empresas estadounidenses de los pedidos del Pentágono. Aunque ha habido algunas interrupciones relacionadas con el coronavirus en los últimos dos meses, muchas empresas de defensa de EE.UU. han seguido trabajando, aunque a un ritmo más lento.

“En este momento, estamos, creo, viviendo del beneficio de los stocks disponibles”, dijo James “Hondo” Geurts, el jefe de adquisiciones de la Marina, en una llamada a los periodistas la semana pasada. “En algún momento ese stock comenzará a agotarse si no se genera suministro de producción.”

Fte. Defense One (Marcus Weisgerber )

Marcus Weisgerber es el editor de negocios globales de Defense One, donde escribe sobre la interrelación de los negocios y la seguridad nacional. Ha estado cubriendo temas de defensa y seguridad nacional por más de una década, anteriormente como corresponsal del Pentágono para Defense News y editor en jefe de Inside the Air Force. Ha informado desde Afganistán, Oriente Medio, Europa y Asia, y a menudo viaja con el secretario de defensa y otros altos funcionarios militares.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.