El ingreso de Suecia y Finlandia en la OTAN es una mala noticia para Estados Unidos

En la cumbre de la OTAN, se invitó oficialmente a Finlandia y Suecia a unirse a ella.  Después de que ambos indicaran su interés el mes pasado, la única cuestión era la rapidez con la que serían admitidos.

Había un obstáculo que dificultaba la adhesión: El Presidente turco Recep Tayyip Erdogan retrasó inicialmente el proceso. Sin embargo, en Madrid abandonó su objeción tras recoger sus ganancias: concesiones a su guerra contra los kurdos de Turquía.

La Alianza celebró la adhesión aún pendiente de ambos Estados como si ya estuvieran incorporados: «La adhesión de Finlandia y Suecia los hará más seguros, la OTAN más fuerte y el área euroatlántica más segura. La seguridad de Finlandia y Suecia tiene una importancia directa para la Alianza, incluso durante el proceso de adhesión». El único retraso ahora será el tiempo necesario para reunir a los legisladores de los 30 Estados miembros de la OTAN para que voten a favor.

Es obvio por qué Estocolmo y Helsinki quieren adherirse. Para las naciones más pequeñas, es maravilloso. Washington proporciona guarniciones para garantizar la soberanía, subvenciona el desarrollo de las fuerzas armadas, busca constantemente «tranquilizar» e incluso se arriesga a destruir sus propias ciudades desplegando armas nucleares en defensa de un país de la Alianza. Lo único que hace un país es aceptar ser defendido. ¡Menudo trato!

Averiguar lo que Estados Unidos obtiene del proceso es mucho más difícil

La política exterior depende de las circunstancias y es muy contingente. Tras la Segunda Guerra Mundial, Europa y Japón quedaron destrozados por la guerra; sus antiguas colonias, sobre todo Corea del Sur, quedaron a la deriva. Todos eran vulnerables a la presión o incluso a la conquista por parte de la Unión Soviética, sus estados satélites y, poco después, la recién surgida República Popular China.

Washington optó por crear múltiples alianzas al servicio de la política de contención, lo que proporcionó a los estados débiles tiempo y espacio para recuperarse.

La política resultó ser un gran éxito, destacado por la espectacular recuperación de Japón y Alemania, enemigos no muy lejanos de Washington. La República de Corea, que también se estaba recuperando de la guerra, disfrutó de una de las tasas de crecimiento más rápidas de todas las naciones. La fuerza económica combinada de Europa casi igualaba a la de Estados Unidos. En la década de 1980, un entorno internacional que parecía tan hostil a Estados Unidos se había transformado por completo.

Con el colapso de la Unión Soviética, la disolución del Pacto de Varsovia, el fin del maoísmo en China y la desaparición de muchos regímenes emergentes hostiles, Estados Unidos debería haber ajustado su política exterior, abandonando su papel de niñera militar de una veintena o más de estados industrializados bien dotados.

Pero Washington no lo hizo

La élite de la política exterior estadounidense, o «The Blob» en el lenguaje común, prefería seguir dominando a amigos y enemigos por igual. De ahí que Estados Unidos no se limitara a tolerar, sino que fomentara de hecho, el «cheap-riding» en Asia y Europa. Washington presionó a los estados amigos para que hicieran más, pero sólo bajo la autoridad estadounidense. Y como Estados Unidos nunca haría menos, los aliados nunca tuvieron un incentivo para hacer más. Incluso cuando las administraciones estadounidenses pedían, engatusaban y rogaban a los europeos que gastaran más, los mismos estadounidenses intentaban desesperadamente «tranquilizar» a los aliados siempre estarían ahí para ellos, por poco que hicieran.

Los miembros del Blob nunca parecieron reconocer la flagrante contradicción

Poco ha cambiado, incluso después de las muy publicitadas (y en gran medida merecidas) diatribas del presidente Donald Trump contra la irresponsabilidad europea. Varios miembros de la OTAN siguieron aumentando modestamente sus gastos militares tras la anexión de Crimea por parte de Rusia en 2014 y su intervención en el Donbás. Aun así, el año pasado solo uno gastó más de su PIB en defensa que Washington. Ese país fue Grecia, que veía, con razón, a su «aliado» vecino, Turquía, como el enemigo más cercano. Sólo siete Estados europeos alcanzaron la pauta del dos por ciento establecida en 2006.

Incluso el dos por ciento es demasiado bajo para los países que dicen temer un ataque, como los bálticos y Polonia, que señalan sin cesar a Moscú como una amenaza, pero dedican una cantidad minúscula de su PIB a la defensa. Prefieren presionar a Washington para que haga más por ellos que hacer más por sí mismos.

En contra de la sabiduría convencional, las cosas no cambiaron mucho con los europeos, incluso después de que Rusia invadiera Ucrania. Se hicieron muchas promesas. Se transfirió un buen número de armas a Kiev. Se prometieron puñados de tropas para Europa del Este. Pero se gastaron pocos euros y otras divisas en la defensa de Europa. Por ejemplo, uno de los mayores habladores, que parecía querer imitar a Winston Churchill, ha sido el británico Boris Johnson. Sin embargo, según The Times of London, éste «se ha negado a aumentar el gasto en defensa este año, mientras los ministros y el jefe del ejército piden más dinero para hacer frente a la amenaza rusa».

El Primer Ministro llegó a Madrid para asistir a una cumbre de la OTAN en la que se pedía a la Alianza que fijara un objetivo de gasto en defensa más ambicioso. Su llegada se vio ensombrecida por la aceptación de que rompería una promesa clave del manifiesto sobre el gasto militar y por las advertencias de Ben Wallace, el secretario de Defensa, de que las fuerzas armadas estaban sobreviviendo con una «dieta de humo y espejos».»

Además, es probable que el entusiasmo por la acción se retrase en el momento en que la guerra termine, sea cuando sea. Tres de los países europeos con mayor potencial militar, Francia, Italia y Alemania, están lejos de Rusia y son partidarios de una rápida reconciliación con Moscú. De hecho, los escépticos creen que los tan cacareados esfuerzos de Berlín ya están flaqueando. Aunque la opinión pública alemana sigue estando a favor de ayudar a Ucrania contra Rusia, este sentimiento no será suficiente para respaldar un refuerzo militar de gran alcance y sostenido.

Lo más decepcionante es que, a pesar de las promesas europeas, el comportamiento de Estados Unidos ha sido más de lo mismo, haciendo cada vez más por sus aliados baratos. Por ejemplo, desde la invasión rusa, Washington ha añadido 40.000 soldados a Europa. Informó la CNN: «Se espera que EE.UU. mantenga 100.000 tropas estacionadas en Europa en un futuro previsible … Los números podrían aumentar temporalmente si la OTAN lleva a cabo más ejercicios militares en la región, y EE.UU. podría añadir bases adicionales en Europa si el entorno de seguridad cambia, añadieron los funcionarios.»

El jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, instó en abril al establecimiento de bases permanentes en Europa del Este. Se mostró partidario de la rotación del personal estadounidense, pero las fuerzas desplegadas recientemente con carácter temporal han sido sustituidas, lo que sugiere una presencia que podría convertirse en permanente, un enfoque favorecido por muchos analistas de Washinton.

De hecho, en la cumbre de la OTAN, el Departamento de Defensa anunció varios nuevos despliegues permanentes y ampliados por rotación en toda Europa. Además, «todas estas fuerzas y medios de combate están respaldados por importantes inversiones en la presencia estadounidense a largo plazo en Europa». En el año fiscal 2022, el Departamento de Defensa sigue ejecutando 3.800 millones de dólares en fondos de la Iniciativa de Disuasión Europea (con otros 4.200 millones de dólares solicitados en el año fiscal 23) para fuerzas de rotación, ejercicios, infraestructuras (construcción de instalaciones de almacenamiento, mejoras de aeródromos y complejos de entrenamiento) y equipos preposicionados.»

Fte. 19fortyfive