El gaseoducto Turk Stream y sus consecuencias para Europa

Rusia ha tendido dos gasoductos desde su territorio, uno que parte del hemisferio norte, conocido como “Nord Stream” y el más reciente “Turk Stream”, que pasa por Turquía, una nación que ahora se enorgullece de poder conectar a Rusia con el resto de Europa.

En los últimos años, las naciones europeas han dependido en gran medida de los suministros de gas natural de Estados Unidos y de las energías renovables; y, mientras que las sanciones impuestas a Rusia en el último decenio paralizaron los negocios de ambas partes, Europa ha cambiado ahora su postura ante el deseo de Rusia de vender petróleo al continente.

Sobre el papel, Europa está dando la bienvenida abiertamente a una nueva fuente de suministro de energía en nombre de una competencia rentable, pero los cambios son sólo la punta de los profundos intereses geopolíticos.

El Turkstream se inauguró a principios de enero; y así, entró en vigor una nueva política rusa que podría cambiar las relaciones exteriores en los años venideros. Pero, ¿por qué Europa está cambiando de dirección repentinamente?

Geográficamente, entre los dos gasoductos del norte y del sur está Ucrania, ignorada por voluntad de Rusia; más aún, es también una declaración de las cartas disponibles en la mano de Putin. Es bien sabido que las aspiraciones rusas son serias; invertir en dos rutas diferentes ha sido costoso, pero es una nación rica en petróleo que ha captado todas las miradas.

Mientras que Turquía hace alarde de su nueva amistad en el Este, otras naciones de la región, incluida Ucrania, están evaluando cuales son los intereses concretos de Rusia; una gran pérdida de beneficios económicos no sería justificable para un conjunto de otras naciones más bien neutrales, aparte de Ucrania. Consideremos la política de los gestos, mientras que el “Nord Stream” es todavía muy vago y podría incluir el Báltico y el oeste de Escandinavia, el “Turk Stream” es un trofeo a los ojos de un vecindario mediterráneo compartido. Es como decir que Turquía ha ganado los derechos de vender las reservas rusas a clientes europeos, que a su vez tienen reservas contra las aspiraciones históricas turcas en la UE. Sin embargo, hay otras razones que se consideran más importantes.

China está detrás de todas las inseguridades de Europa. No es un secreto que, si los vínculos chino-rusos podrían dar lugar a una ruta energética similar entre dos naciones. Los líderes europeos se han dado cuenta de que tales posibilidades podrían deteriorar el equilibrio energético y económico de Europa.

Para 2030, las necesidades energéticas chinas se duplicarán con respecto a las actuales; Europa no desea que una fuerte demanda china se lleve las reservas rusas al Este. Resulta inquietante que las naciones europeas también se den cuenta de que pronto, una propuesta como esa es muy probable, dada la forma en que la competencia actual ha hecho bajar los precios. Después de una década de molestas sanciones a Rusia, ésta estará esperando pacientemente una revisión en forma de una nueva cotización al alza de los precios. Para Europa.

El dilema europeo no termina ahí, ya que Rusia ha jugado sus cartas en ambos lados; tendrá que forjar un enfoque de salvar las apariencias con Turquía, dada la forma en que ha tratado a Ankara sobre cuestiones relacionadas con la adhesión a la UE.

Como un astuto capitalista, Moscú promete abastecer a Europa, al tiempo que hurga en sus heridas, obligandola a lidiar con problemas que puedan permitir a Rusia una justificación para saltarse las demandas chinas. Con el telón de fondo de un Brexit exitoso, Turquía se burlará de la santidad europea, un grupo que le ha recordado continuamente que no está a su altura. Para el disgusto de Europa, las reservas rusas fluyen ahora a través de los territorios turcos y podrían arruinar con éxito a los nuevos competidores establecidos en el mercado de la energía. La subestimación le ha hecho perder a Europa otra vez, mientras que Rusia se ha puesto en marcha al fin. Se trata del comienzo de una gran política rusa.

Fte.:Geostrategic Media

 

 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.