El futuro pasa por el dominio de la información

CyberLa competitividad y los conflictos del futuro dependerán del “dominio de la información”, una misión que se desarrollará en gran medida en el ciberespacio pero que no puede separarse de las operaciones militares convencionales, general Paul Nakasone.

“El futuro es la información, el dominio de la información”, dijo Nakasone durante la conferencia anual WEST del U.S Naval Institute and Armed Forces Communications and Electronics Association.

Para contextualizar, Nakasone hizo el comentario sobre el futuro, después de reflexionar sobre los momentos clave de la década de existencia de CYBERCOM, una organización en la que ha estado involucrado desde el principio y de la que asumió el liderazgo en 2018. Nakasone también dirige la National Security Agency y el Central Security Service.

“Con demasiada frecuencia pensamos en el ciberespacio como algo distinto de la lucha física. No siempre es así”, dijo Nakasone, y añadió que lo virtual y lo físico están cada vez más entrelazados. De este modo, dijo, “los acontecimientos en el campo de batalla virtual informan y reflejan el campo de batalla físico”.

El tema del “dominio de la información” parece reflejar opiniones más amplias sobre el cambiante entorno competitivo mundial. La defensa de Estados Unidos, en general, se está modernizando, incluso mientras se reposiciona de un enfoque de dos décadas en frustrar el terrorismo a “competir” contra los “casi-pares” China y Rusia. Algunos aspectos significativos de esta llamada “competencia entre pares cercanos” ya se están desarrollando en el ciberespacio.

China también ha subrayado su objetivo de controlar el entorno de la información.

Como saben los lectores de Breaking D, un reciente estudio del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) concluyó que Estados Unidos es la única potencia cibernética mundial de primer nivel. China, según el estudio, estará preparada para desafiar la actual “clara superioridad” de Estados Unidos en el ciberespacio en la próxima década.

El “dominio de la información” también parece, en parte quizás, relacionado con lo que el General de División del Ejército Peter Gallagher, que dirige la modernización de la red del Ejército para el Mando de Futuros, ha llamado el concepto de “dominio de la decisión”. Los comentarios de Gallagher reflejan el objetivo del Mando y Control Conjunto de Todos los Dominios, o JADC2, caracterizado como una estrategia de meta-redes para coordinar las operaciones militares en tierra, mar, aire, espacio y ciberespacio. La información oportuna para los responsables de la toma de decisiones y el control del entorno de la información se consideran parte integral del éxito del JADC2.

Al hablar del “panorama de la amenaza”, Nakasone detalló tres temas conocidos de recientes discursos y testimonios en el Congreso. El primero es el creciente alcance de lo que EE.UU. debe defender y proteger en el ciberespacio, debido a una superficie de ataque “mucho más amplia”, que incluye los sistemas de armas y un conjunto de datos militares en expansión exponencial. Como saben los lectores de Breaking D, los datos serán un elemento clave del JADC2.

El segundo tema es la escala de los ciberataques, evidenciada recientemente por campañas cibernéticas de alto perfil como la de SolarWinds, los hackeos de los servidores de Microsoft Exchange y Colonial Pipeline. Nakasone observó que los competidores cercanos, China y Rusia, han ejecutado “campañas persistentes y maliciosas” que no deberían considerarse “episódicas”.

Su tercer tema es lo sofisticados que resultan ser a veces los ciberadversarios de Estados Unidos. Sin embargo, también señaló que a veces han tenido éxito con técnicas más sencillas. La clave es reconocer cómo se adaptan los adversarios y actuar en consecuencia.

Nakasone señaló tres tareas que considera importantes de cara al futuro. La primera es el arduo trabajo de integrar la cibernética en la defensa, el gobierno, los aliados y los socios. La segunda es reforzar las ciberdefensas. La tercera es el desarrollo continuado de una reserva de cibertalentos nacionales mediante la búsqueda de formas de atraer, formar y retener a una generación de ciberguerreros de élite.

“No todo es cuestión de dinero, créame”, dijo Nakasone, refiriéndose a la tentación de empleos mejor pagados en el sector privado. “Pero tampoco se trata sólo de la misión. Tenemos que estar abiertos a nuevas ideas sobre el desarrollo de la carrera”.

Sobre este último punto, Nakasone retó a la audiencia a “pensar de forma diferente”.

“Disponemos de una tecnología increíble y de capacidad comercial increíble, pero lo más importante es el talento”, dijo Nakasone. Señaló la importancia de las reservas militares y de la Guardia Nacional, a las que se refirió colectivamente como “nuestra profundidad estratégica”, así como la importancia de la mano de obra civil, que, según dijo, constituye actualmente alrededor del 60% del personal del cuartel general del CYBERCOM y que proporciona “continuidad, experiencia y tutoría”.

Pero no sólo el CYBERCOM desempeñará un papel en el futuro cibernético de Estados Unidos. Nakasone destacó el papel de la NSA, con su doble misión de inteligencia de señales y ciberseguridad. También señaló la importancia de la criptología, una especialidad de la NSA, en las ciberdefensas. “El verdadero respaldo es el cifrado”, dijo, “para proteger los sistemas de armas y los datos”. Cuanto más fuertes sean las capacidades criptográficas de Estados Unidos, “mejor estaremos”.

” Termino con optimismo”, dijo Nakasone, ” acompañado de la conciencia de que tenemos trabajo que hacer”.

Fte. Breaking Defense