El colapso de la Armada rusa

Fragata Almirante KasatonovEn julio de 2020, la Armada rusa puso en servicio la fragata de 5.400 toneladas, Almirante Kasatonov, después de haber completado con éxito las pruebas de mar. Esto ocurre once años después de que comenzara la construcción y casi seis años después de que se botara. También se produce dos años después de que el primer barco (el Gorshkov) de la clase 223350 entrara en servicio. Se supone que dos más de este proyecto entrarán en servicio en 2022, después de que su construcción comenzara a finales 2012 y 2013. A finales de 2019 estas cuatro naves del Proyecto 22350, plagadas de problemas, serían las únicas construidas.

También existían planes para construir cuatro fragatas más del Proyecto 22350M (mejoradas), de las que dos empezaron a construirse a principios de 2019. Las fragatas del Proyecto 22350M tienen un casco más grande que el Gorshkov original, pesan 8.000 toneladas y tienen más armas y más equipo, que podría no funcionar. La primera está programada para entrar en servicio en 2024 y la segunda en 2025.

Había opiniones en el Ministerio de Defensa, acerca de cancelar las fragatas 22350M. Pero, aparentemente, el éxito del Kasatonov durante los ensayos cambió de opinión porque, el día antes de que el Kasatonov entrara en servicio, comenzó la construcción de las dos segundas fragatas 22350M.

Esta renovada confianza en las fragatas de la serie no reavivó el interés por los cruceros de propulsión nuclear de la clase Lider de 19.000 toneladas (Proyecto 23560). Estos barcos fueron propuestos originalmente como cruceros de 12.000 toneladas sin energía nuclear. Ya con la energía nuclear reemplazan a los cruceros de combate de la era de la Guerra Fría de 28.000 toneladas clase Kirov. Sin energía nuclear los Liders reemplazan a los similares, pero más antiguos, cruceros de la clase Slava. El decreciente presupuesto de defensa ruso puede permitirse las fragatas de 8.000 toneladas y 22350M, pero no los cruceros, nucleares o de otro tipo.

Los cuatro Kirov no envejecen bien y dos ya se han retirado. Los otros dos están siendo renovados, un proceso que llevará al menos tres años, y que mantendrá ambas naves operativas hasta el 2030.

El Lider de propulsión nuclear costará 1.400 millones de dólares cada uno. Si muchos expertos navales vieron originalmente al Kirov como un tipo de barco caro que Rusia no podía permitirse y que realmente no necesitaba, lo mismo se aplicaba a los Liders nucleares y, por un tiempo, al Gorshkov más grande.

Lo que realmente mató a los Liders y casi eliminó a los Gorshkov más grandes no fue sólo la reducción del presupuesto naval, sino los muchos problemas encontrados con los Gorshkov y la comprensión de que estos problemas podrían no desaparecer en una versión más grande. Numerosos retrasos en la puesta en servicio del primer Gorshkov jugaron un papel importante en las amenazas de cancelación. La Armada quería originalmente veinte Gorshkov para reemplazar a los destructores de la era de la Guerra Fría de clase Sovremenny y a las fragatas de clase Burevestnik.

Hasta 2019 el gobierno sólo prometió dinero para 12-15 Gorshkovs. Estos planes de construcción estaban condicionados a que estas nuevas naves probaran su valor. Eso aparentemente sucedió, al menos en lo que respecta al segundo Gorshkov. Si el constructor y los oficiales de gestión de la construcción de barcos de la marina pueden mantener la calidad y el calendario, puede terminar habiendo quince de estas fragatas. El primer Gorshkov finalmente pasó las pruebas de mar un año después de que ” entrara en servicio” en 2018. Uno de los retrasos se debió a que el sistema de misiles antiaéreos no funcionó correctamente. También hubo problemas con los motores. El constructor insistió en que estaría listo pronto, pero ese “pronto” siguió extendiendo. En parte, estos problemas de los motores fueron un efecto secundario de la invasión de Ucrania en 2014, que llevó a que este país se negara a suministrar turbinas navales. La Armada recurrió a una empresa rusa que incurrió en retrasos, por lo que barcos como el Gorshkov tuvieron que utilizar turbinas.

Los Gorshkov originales están armados con un cañón de 130 mm, dos sistemas de cañones automáticos Kashtan para la defensa contra misiles y 8 misiles anti-buque Yakhont 3M55 o PJ-10 BrahMos. Ambos son misiles supersónicos de tres toneladas, siendo el BrahMos una versión avanzada del Yakhont desarrollado en cooperación con la India. También llevan un lanzador para 24 misiles antiaéreos Uragan 1 (SA-N-12) (30 kilómetros de alcance, ojiva de 70 kg/154 libras), cuatro tubos de torpedo de 533 mm (21 pulgadas), cuatro cohetes antisubmarinos RPK-9 (SS-N-29) y un helicóptero. Los Gorshkov requieren una tripulación de 210 marineros y tendrán la última electrónica que los rusos tienen disponible para misiones antiaéreas y antisubmarinas. Estos barcos cuestan unos 400 millones de dólares cada uno y son capaces de hacer la mayor parte de lo que hacían los viejos y grandes destructores de 7.900 toneladas de la clase Sovremenny.

Estos viejos y grandes barcos fueron diseñados para operaciones en alta mar lejos de las costas rusas. Dada la reducción del presupuesto naval y los problemas de control de calidad de los barcos más grandes, los únicos barcos que se siguen construyendo son los más pequeños. La nueva flota será un retorno a las misiones tradicionales de la Armada Rusa, defender las aguas costeras. Incluso el cumplimiento de esa misión está en duda, si Rusia no puede poner al día sus astilleros. Rusia ha sido capaz de construir algunas corbetas nuevas, pero estos son barcos más pequeños y mucho menos capaces que los Gorshkov.

Los prolongados bajos precios del petróleo también están causando grandes daños a la Armada Rusa. Menos ingresos por el petróleo, además del daño causado por las sanciones económicas a causa de la invasión de Ucrania, más los costos de producción adicionales causados por la pérdida de los proveedores de la industria de defensa ucraniana, ha obligado a Rusia a hacer una serie de cambios que no se han mencionado en los comunicados de prensa de la Armada.

Rusia ha estado tratando desde finales de los 90 de construir sustitutos para los buques de guerra de la era de la Guerra Fría. La mayoría de ellos han llegado al final de su vida útil y muchos de ellos, aunque todavía están en servicio, rara vez, si es que alguna vez, parecen salir del puerto. Los almirantes rusos han sido conscientes del hecho de que no tendrán mucha marina para la década de 2020, a menos que estos viejos barcos sean reemplazados. El problema es que los buques más viejos no pueden ser renovados o mejorados fácil o económicamente porque eso costaría más que comprar otros nuevos. Estos buques más viejos no sólo se están desmoronando, sino que debido a que no había dinero disponible justo después de que la Unión Soviética se disolviera en 1991, hubo pocas reparaciones y ninguna mejora durante la década de 1990.

Los doce destructores actualmente en servicio se terminaron en los años 80 y 90. También hay un destructor antiguo de los años 60 en el Mar Negro, que es más para demostración que para servicio activo. Estos destructores se están desgastando rápidamente y no estarán en condiciones de servir mucho más tiempo. Los planes para dos nuevas clases de destructores se han pospuesto hasta la década de 2020. Los actuales sufrieron de falta de mantenimiento en la década de 1990 y no hay dinero para renovarlos.

Esta docena de destructores no durarán mucho más allá del 2030, al menos no como barcos que pueden permanecer mucho tiempo en el mar. Ha habido algunas nuevas construcciones de fragatas (barcos de alta mar que desplazan unas 4.000 toneladas) pero algunas de esas construcciones se han detenido o han sido canceladas. La construcción de buques más pequeños como corbetas (500-1.000 toneladas) y lanchas patrulleras continúa, pero no a al ritmo necesario para sustituir a todos los que están actualmente en servicio. Estos barcos más pequeños son principalmente para la seguridad costera y la Flota de la época de la Guerra Fría tenía muchos más de este tipo, porque Rusia era un estado policial clásico que imponía estrictos controles fronterizos. Esto se ha relajado desde que terminó la Guerra Fría y la pérdida de muchos barcos más antiguos no dejará las costas indefensas.

Los submarinos fueron un tipo de barco que tuvo prioridad para la nueva construcción incluso en la década de 1990, pero que ahora se ha ralentizado. Esto es crítico cuando se trata de construir sustitutos para la última clase de la Guerra Fría de SSBN (submarinos de misiles balísticos nucleares) que se completaron en los años 80. Estos han sido silenciosamente retirados o “semi-retirados” (sólo van al mar para el entrenamiento). Se dio prioridad a la construcción de ocho nuevos SSBN clase Borei, que fueron retrasados, de forma que el primero no entró en servicio hasta 2013. Ahora hay cuatro en servicio, pero la construcción de los otros cuatro se ha detenido. Algunos de ellos están a medio construir porque simplemente no hay dinero para terminarlos. Así que la flota de SSBN está en peligro de reducirse a cuatro submarinos durante un tiempo, tal vez mucho tiempo.

La economía rusa se reactivó a finales de los años 90 y el Parlamento consiguió más dinero después del 2000 para construir suficientes barcos de superficie para mantener una flota respetable. Pero eso reveló otro problema. La mayor parte de la capacidad de construcción de buques de guerra de Rusia, la experiencia y las habilidades desaparecieron después de 1991. Antes de 2014 el gobierno pensó que tenía una solución y que era hacer un trato con Francia para importar técnicas modernas de construcción de buques de guerra, mediante la compra de dos buques de asalto anfibio/helicópteros Mistral, y el derecho a construir dos más en los astilleros rusos. Durante ese proceso, los constructores navales rusos aprenderían cómo se hace en Occidente. Desde finales de los años noventa, la mayor parte de los esfuerzos de construcción rusos se dedicaron a terminar algunos submarinos y a construir algunos buques de superficie para la exportación. Incluso estos submarinos tuvieron serios problemas de construcción. Principalmente fue el control de calidad, por lo que la Armada se negó a aceptar barcos, especialmente submarinos que no podían pasar las pruebas de mar. Aparentemente, se ordenó a los astilleros que pusieran todo su esfuerzo en los submarinos y finalmente algunos de ellos entraron en servicio. Pero el trato para importar técnicas francesas de construcción naval desapareció, cuando Rusia invadió Ucrania en 2014. Francia devolvió los mil millones de dólares pagados por los dos Mistral (y más tarde los vendió a Egipto) dejando a los rusos solos.

Los Gorshkov no son un ejemplo aislado. Los mismos problemas se han encontrado con el caza sigiloso Su-57, el nuevo y radical tanque T-14, el nuevo SSBN Borei y el misil balístico Bulava para el submarino Borei. En general, las industrias de defensa rusas siguen teniendo problemas para desarrollar nuevas tecnologías o incluso para fabricar artículos antiguos de forma fiable. El programa espacial ruso está teniendo problemas similares con sus cohetes. La lista sigue y sigue. Rusia minimiza todos estos problemas, pero el resultado neto es que tienen muy poco material producido localmente para reemplazar sus diseños de la Guerra Fría. Peor aún, China está produciendo ahora versiones mejoradas y más fiables de esas armas de la era de la Guerra Fría, junto con nueva tecnología occidental (como grandes UAVs armados con misiles) que Rusia no puede dominar.

A finales de los años ochenta, la Armada soviética (rusa) era la segunda más grande del mundo, que consistía en gran parte en nuevos buques, muchos de ellos de propulsión nuclear y equipados con un formidable arsenal de armas. Todo eso ha desaparecido en gran parte. China ha dejado atrás sus diseños de barcos de la época de la Guerra Fría y está copiando los barcos occidentales. También los rusos, pero no tan competentemente como los chinos. Los rusos tampoco pueden construir docenas de nuevos buques de guerra al año y hacer que funcionen de forma fiable. La inteligencia americana que observa las pruebas de mar de las nuevas naves rusas y chinas con aviones, barcos y satélites, observa que los chinos lo están haciendo mucho mejor. Ahora la segunda flota más grande del mundo es la china y parece ser un adversario mucho más peligroso de lo que fue la flota soviética.

Fte. Strategic Page

1 Trackback / Pingback

  1. El colapso de la Armada rusa

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.