Cómo una plataforma digital puede ayudar a gestionar crisis sanitarias

En respuesta a la pandemia global, Thales ha desarrollado e integrado nuevas características y aplicaciones externas a su plataforma digital de seguridad (Security Digital Platform) aprovechando el poder del big data, la inteligencia artificial y la ciberseguridad para actualizar los servicios de seguridad y movilidad para satisfacer las necesidades de hoy y lo inesperado del mañana. La plataforma está diseñada para manejar las operaciones de seguridad diarias e ir más lejos en circunstancias excepcionales, que junto con las capacidades iniciales de la plataforma de detección, procesamiento y visualización de grandes datos, pueden ayudar a implementar medidas para dar respuesta al Covid-19.

En crisis como la que estamos viviendo actualmente, se experimentan varias etapas de desde el inicio de la propagación del virus, el confinamiento, el seguimiento de casos activos, el desconfinamiento y el control de los rebrotes. Para todas estas fases se necesita una colaboración muy estrecha y perfectamente coordinada entre todos los actores que tiene un papel relevante durante la crisis como policía, personal sanitario, autoridades públicas, protección civil, ejército, etc.

Con la experiencia en soluciones de mando y control para entorno civil y militar, Thales cuenta para este caso concreto con la Plataforma Digital de Seguridad de Thales (SDP), que ofrece un espectro completo de soluciones que permiten a las ciudades y los países abordar las diferentes fases que contemplan la lucha contra una pandemia a gran escala.

Esta herramienta aprovecha el poder del big data, la inteligencia artificial y la ciberseguridad para actualizar los servicios de seguridad y movilidad y satisfacer las necesidades de hoy y posibles situaciones futuras. La plataforma está diseñada para manejar las operaciones de seguridad del día a día y dar un paso adelante en circunstancias excepcionales.

Cumplimiento de Confinamientos

Durante la crisis de la COVID, muchos países tuvieron que decretar confinamientos, cierre de colegios, tiendas no esenciales y espacios públicos para limitar la propagación del virus. Esto incluye restringir o limitar el tamaño de las reuniones sociales y hacer cumplir el distanciamiento social. A 24 de marzo de 2020, cerca de 2.600 millones de personas habían recibido instrucciones de quedarse en sus hogares.

Para ayudar a las autoridades a aplicar medidas de contención, se utiliza el uso de análisis de video con el fin de detectar automáticamente reuniones de personas o identificar infractores que incumplen el confinamiento.

 Además, es necesario reducir la carga de trabajo de la policía y enfocar los recursos en las tareas más críticas, para ello este tipo de herramientas generan informes automatizados de inspecciones realizadas por el personal de campo.

Gestión de Recursos

 En el transcurso de la propagación del virus, sobre todo cuando se producen pico se hace necesaria la gestión de recursos médicos en tiempo real. La plataforma SDP puede recopilar datos médicos sin procesar de diversas fuentes y mostrar la capacidad hospitalaria, la localización y la disponibilidad de los recursos críticos en tiempo real. Además es posible controlar la geolocalización y la disponibilidad de camas en hospitales, personal médico y existencias farmacéuticas, incluidos los consumibles como mascarillas y guantes.

Muchos países y ciudades han optado también por llamamientos de ayuda a voluntarios para la lucha contra la crisis, en este caso la aplicación permite enviar e informar sobre asignaciones de voluntarios.

Mantener el contacto con los ciudadanos

La comunicación regular con los ciudadanos es clave durante cualquier crisis. Las autoridades deben poder comunicar información y órdenes a los ciudadanos o grupos objetivo, y deben poder hacerlo tan rápido como sea necesario y a través de canales confiables. También es importante que las autoridades escuchen a los ciudadanos.

La plataforma SDP dispone de un interfaz con sistemas de recepción de llamadas con funciones avanzadas capaces de detectar llamadas y analizar las emociones de las personas que llaman. También cuenta con aplicaciones ciudadanas totalmente integradas para permitir a los ciudadanos informar de alertas y comunicarse con el centro de mando. Otra de sus ventajas, es la monitorización del tráfico en redes sociales respecto a las noticias de COVID-19, detecta puntos débiles y la percepción de las mismas en la población. La SDP contrasta las alertas de seguridad con publicaciones en redes sociales para proporcionar un contexto coherente. También utiliza la inteligencia artificial para evaluar las emociones de los ciudadanos en función de las publicaciones. Por último, puede verificar la información y valorar el nivel de fiabilidad.

Detección y seguimiento de casos activos

Una vez que una persona es infectada, la prioridad es aislarlo y rastrear quién ha estado en contacto cercano con ella.

Thales tiene una trayectoria relevante en la protección de infraestructuras militares y gubernamentales sensibles y una amplia experiencia con sensores nucleares, radiológicos, biológicos y químicos (NRBQ) que aprovecha en el SDP. Esta plataforma puede interactuar con sensores que detectan casos potenciales de la COVID-19, como cámaras térmicas o sensores específicos de detección de virus. Las capacidades del big data se pueden utilizar para rastrear automáticamente a todas las personas que han estado en contacto con el caso positivo.

El SDP puede rastrear a las personas que han estado cerca de un caso detectado, al trabajar con los datos de los operadores de telecomunicaciones, puede detectar comportamientos anormales, así como números de teléfono especiales o extranjeros que acceden a ciertas zonas.

Retorno progresivo a la normalidad después del confinamiento

Una vez que la pandemia está más controlada, las restricciones de confinamiento pueden reducirse gradualmente, en particular interesa limitar el impacto económico y social del confinamiento. Sin embargo, el desconfinamiento se debe realizar de forma prudente tratando de evitar posibles rebrotes. El SDP incluye funciones biométricas y de registro avanzadas para controlar la eliminación del confinamiento.

Una plataforma con todas estas funcionalidades, facilita la gestión de la crisis, en la que todos los agentes clave pueden compartir el mismo conocimiento de la situación a nivel de país.

 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.