El carro de combate del futuro: más allá del M1 Abrams

M5 Ripsaw de TextronLos expertos coinciden en que los vehículos blindados tripulados tendrán un lugar incluso en un mundo de drones asesinos. Pero, ¿se enfrentarán al enemigo directamente con grandes armas, o permanecerán ocultos y enviarán robots armados en su lugar?

¿Qué vendrá tras el M1 Abrams, el enorme carro de combate de la época de Reagan? “Todo está sobre la mesa en este momento”, dice el director de modernización de blindajes, el general de división Richard Ross Coffman. No dio muchos detalles, pero sí los expertos que hicieron especulaciones.

Para mi sorpresa, todas las personas con las que hablé, desde soldados retirados y expertos de la industria hasta los futuristas amantes de los drones, coincidieron en que los vehículos blindados tripulados de algún tipo seguirán teniendo un lugar en las guerras futuras. ¿Por qué? Los soldados humanos seguirán necesitando una forma de moverse por el campo de batalla protegidos por un blindaje, y lo necesitarán incluso, y especialmente- cuando los drones pululen por los cielos. Después de todo, es mucho más fácil para el enemigo construir un dron que pueda matar a un humano expuesto que uno que pueda penetrar un vehículo blindado.

Más allá de esa línea de base, hubo poco consenso. Algunas de nuestras fuentes consideraron que las nuevas actualizaciones del M1 Abrams serían suficientes en el futuro inmediato, argumentando que no ha habido, todavía, ningún cambio radical en las tácticas o mejora fundamental en el diseño de los vehículos blindados que requiera un vehículo totalmente nuevo. Otros vieron el potencial de un nuevo tipo de tanque. Y algunos pensaban que el sustituto del M1 no debería ser un nuevo tanque, sino toda una familia de vehículos diferentes, tripulados y no tripulados, que trabajaran juntos como una manada de lobos en red.

Este concepto de “equipo tripulado-no tripulado” ya está siendo explorado por el Robotic Combat Vehicle del Ejército. También es fundamental para los aviones no tripulados Loyal Wingman del Ejército del Aire y la “Ghost Fleet” no tripulada de la Armada, diseñada para apoyar a los cazas tripulados y a los buques de guerra, respectivamente.

Existe un potencial revolucionario para desagregar las plataformas de armas tradicionales. En lugar de tener el arma, los sensores y la tripulación en un solo vehículo, se podrían colocar, por ejemplo, los sensores de largo alcance en un dron, los señuelos en otro (consumible), el arma principal en un robot terrestre y el controlador humano en un pequeño vehículo de mando bien blindado y oculto a cierta distancia.

“Yo esperaría ver cómo, las capacidades agrupadas del M1 se van desagregando gradualmente y los requisitos y funciones del M1 se reparten entre varios sistemas”, dijo Dan Patt, un antiguo funcionario de DARPA que ahora trabaja en el thinktank CSBA. “Los vehículos blindados con tripulación estarán con nosotros durante bastante tiempo, pero el mayor impacto militar vendrá de la capacidad de dividir las funciones del sistema de armas, asumir más riesgos y experimentar con diferentes combinaciones de fuerzas de forma adaptable. Estos cambios ya están listos”.

Por supuesto, esta revolución depende de que las tecnologías de red funcionen realmente para mantener conectados a todos esos seres humanos y robots, incluso frente a la piratería y las interferencias del enemigo.

Los drones de Nagorno-Karabaj

En cuanto a los vehículos blindados individualmente, sea cual sea su aspecto, su supervivencia dependerá cada vez más de sus defensas contra los drones enemigos. Esa fue la sangrienta lección tanto de la invasión rusa de Ucrania en 2014, en la que los drones exploradores localizaron a los vehículos blindados ucranianos para lanzar devastadoras andanadas de cohetes, como de la ofensiva de Azerbaiyán en Nagorno-Karabaj en 2020, en la que los drones armados y kamikazes diezmaron el blindaje armenio.

¿Cómo de grande es el cambio que presagia esto? Basándonos en las sangrientas lecciones aprendidas en Ucrania y Armenia, “creo que es probable que veamos cómo la tecnología transformará radicalmente el entorno de la guerra terrestre en las próximas décadas de una forma que no se ha visto desde la Primera Guerra Mundial”, dijo Paul Scharre, un antiguo Ranger del Ejército que ahora es vicepresidente del thinktank CNAS. “La persistencia y accesibilidad de los drones hace que el campo de batalla contemporáneo, y futuro, sea mucho más transparente a la vigilancia aérea y, en consecuencia, al ataque”.

Pero hay contramedidas prometedoras que ya están disponibles hoy en día, argumentó Samuel Bendett, un experto en el Eército ruso de la CNA.

“Si los armenios hubieran preparado sus tanques para el nuevo tipo de guerra que tuvo lugar en octubre pasado, sus pérdidas habrían sido mucho menores”, me dijo. “Gran parte de lo que vimos en Nagorno-Karabaj ocurrió porque los tanques armenios eran de los modelos soviéticos más antiguos, que no estaban bien defendidos contra las municiones de merodeo que en realidad, no tienen gran capacidad”.

En cambio, los tanques rusos modernos llevan habitualmente baldosas de blindaje reactivo, que se detonan de forma preventiva en la trayectoria de los proyectiles atacantes; cegadores de infrarrojos, que confunden a los sensores de los misiles guiados antitanque; y sistemas de protección activa, que destruyen físicamente las municiones que atacan como una defensa antimisiles miniaturizada. Estados Unidos finalmente comenzó a instalar un sistema de protección activa, el Trophy israelí, en sus tanques Abrams en 2018.

Incluso sin una nueva tecnología, una mejor táctica puede marcar la diferencia, argumentó Thomas Spoehr, un general de tres estrellas del Ejército retirado que ahora trabaja en Heritage.

“Ahora mismo, los UAVs con municiones inteligentes y los drones kamikaze parecen llevar la delantera. Pero nada es eterno”, me dijo Spoehr. “Recuperar la libertad de maniobra de los tanques podría venir, más de los cambios en la táctica que de la tecnología”.

Un paralelismo histórico es la forma en que los nuevos misiles antitanques portátiles arrasaron con el blindaje israelí en la guerra de 1973, sólo para que los israelíes aprendieran a expulsar a los equipos de misiles con la infantería. Del mismo modo, la amenaza aparentemente imparable de los aviones no tripulados podría contrarrestarse con nuevas tácticas dirigidas a sus puntos débiles, por ejemplo, la interferencia intensiva de sus enlaces de control y sensores.

Nada hará que el tanque sea invulnerable a los drones, pero es crucial recordar que los tanques nunca han sido invulnerables en ningún campo de batalla, dejando de lado el mito popular. Incluso en los primeros días de la Primera Guerra Mundial, los artilleros alemanes aprendieron rápidamente que los nuevos tanques aliados podían ser destruidos por los cañones de campaña existentes.

De hecho, los tanques nunca han sido el objetivo más difícil en el campo de batalla. Históricamente, lo más difícil de matar ha sido la infantería atrincherada, desde los defensores atrincherados del Frente Occidental hasta el Viet Cong en sus túneles. Pero las trincheras y los túneles son estacionarios, y una vez que la infantería sale de su cobertura e intenta moverse, es terriblemente vulnerable al fuego de las ametralladoras y la artillería.

Así que el tanque se inventó en 1916 para devolver la movilidad al campo de batalla. Su blindaje le permitía avanzar bajo el fuego. Sus orugas le permitían cruzar trincheras y otros obstáculos. Sus cañones le permitían destruir las armas enemigas que amenazaban su avance. Los primitivos carros de combate de la Primera Guerra Mundial no lograron romper el estancamiento de las trincheras, no debido a ningún fallo en su blindaje o en sus armas, sino porque sus motores resultaron demasiado poco fiables para sostener avances prolongados.

Sin embargo, desde la guerra relámpago de la Segunda Guerra Mundial, los tanques han sido herramientas esenciales para la movilidad en el campo de batalla. Incluso en el combate urbano y en la jungla, la capacidad de los tanques para atravesar muros y árboles y sobrevivir a las minas improvisadas les permite despejar el camino a la infantería.

¿Seguirán siendo los tanques esenciales y decisivos en las guerras futuras? ¿O serán meros complementos de algún otro sistema de armas más novedoso, como el dron enjambre?

¿Vehículos de mando o de combate?

Incluso Scharre, el experto más futurista con el que hemos hablado para este reportaje, no ve que los vehículos blindados vayan a desaparecer del todo. Simplemente no los ve como el arma decisiva, sino como un brazo de apoyo.

“Sospecho que los carros de combate no desaparecerán por completo”, me dijo, “pero es probable que sigan tras la infantería, como fuerza de limpieza para los combates cuerpo a cuerpo, en lugar del papel central que han desempeñado en el combate terrestre desde la Segunda Guerra Mundial”.

Ese papel central se desplazará a los robots terrestres, los drones y los misiles de largo alcance, cree Scharre, y el enfrentamiento decisivo se producirá a menudo antes de que los humanos de los bandos opuestos se vean. Pero los vehículos blindados seguirán siendo valiosos, sobre todo cuando los humanos tengan que sobrevivir maniobrando en una zona de guerra.

“Los soldados serán necesarios en el campo de batalla para mandar y controlar la lucha y asegurar el terreno, y necesitarán estar en vehículos blindados para permanecer protegidos”, dijo Scharre. “Pero es probable que el papel de los vehículos blindados se desplace, con el tiempo, a plataformas predominantemente de mando y control para una red distribuida de sensores aéreos y terrestres, drones y plataformas robóticas”.

Patt, un ex miembro de DARPA, estuvo de acuerdo. “El mejor sustituto para el M1 es probablemente un paquete de fuerzas multidominio personalizable”, dijo, combinando robots terrestres, drones aéreos y un vehículo tripulado “que pueda obtener información del espacio cuando sea necesario, pedir sin problemas fuegos de apoyo, coordinar su propio objetivo más allá de la línea de visión, y confiar en la automatización en la orientación y la navegación para multiplicar la eficacia de la tripulación humana.” (Obsérvese que el ataque directo a objetivos con un cañón de 120 mm no está en esa lista).

Otros expertos vieron el valor tanto de los enjambres de robots como de algo parecido a un carro de combate tradicional, con una tripulación humana, un blindaje pesado y un gran cañón para enfrentarse a los objetivos más difíciles del enemigo dentro de la línea de visión.

“Veo la necesidad de diversificar nuestras existencias de blindaje para protegernos de la tecnología”, dijo Spoehr. “Creo que el sustituto del Abrams no es un solo vehículo, sino varias plataformas”.

“Algunas siguen pareciendo tanques para los enfrentamientos de fuerza directa, cuando la amenaza de los UAVs sea baja o la tecnología haya encontrado una solución mejor y más fiable contra ellos”, dijo. “Otras, plataformas tripuladas ligeramente blindadas, lanzarían drones aéreos y misiles suicidas. Otras serán plataformas totalmente autónomas controladas por otras plataformas tripuladas y fuertemente protegidas.”

Tácticamente, dijo Spoehr, una fuerza de este tipo operaría en tres oleadas: primero los drones para eliminar las defensas aéreas y los puestos de mando enemigos, luego robots terrestres y finalmente los carros de combate tripulados para eliminar los objetivos más difíciles.

Pero, ¿por qué poner a un humano en un tanque pesado? Porque, sin más, el control remoto sigue siendo incómodo y los robots autónomos siguen siendo estúpidos. A veces se necesita un humano experimentado en el vehículo, a bordo. Así puede utilizar todos sus sentidos para comprender la situación, el olor del humo, el sonido de las armas, la vibración del motor, en lugar de mirar fijamente a una pantalla. Además, de este modo, su información no puede ser pirateada, interferida ni desconectada.

En un futuro próximo podrán automatizarse otras funciones, pero no la capacidad de mandar un tanque en combate, me dijo Bendett. “Esto no es algo que pueda ser sustituido por una red neuronal o un algoritmo avanzado en un futuro próximo, dado que nadie puede replicar realmente todos los matices de la experiencia de un comandante de tanque que puede ser de muchos años, e incluso décadas”.

“El futuro sustituto de un M1 debería ser una familia de vehículos, que incluiría un tanque tripulado y bien defendido… que a su vez mande un equipo de UGVs [Vehículos Terrestres No Tripulados] de tamaño medio y fuertemente defendidos para funciones de ISR y combate, además de drones”, añadió. “Si los UGVs fueran incapaces de cumplir su tarea por alguna razón, dependería de un tanque tripulado con un comandante que tenga una amplia experiencia”.

¿Actualizar o sustituir al M1?

Si sigue siendo necesario un carro de combate tripulado, ¿podría el M1 Abrams seguir desempeñando ese papel, o necesita el Ejército un nuevo MBT?

El M1 Abrams podría ser la pieza central de la futura fuerza acorazada tripulada y no tripulada, dijo Bendett. Al igual que ha sido actualizado en el pasado en múltiples ocasiones desde su introducción en 1980, sólo necesita ser actualizado de nuevo, con defensas contra los drones, guerra electrónica y un sistema de mando para los robots.

Pero el número de actualizaciones que el viejo M1 puede soportar es limitado, argumentó Guy Swan, un oficial de carros retirado que ahora trabaja en la Association of the US Army.

“Una cosa es segura, no podemos seguir colgando más en el armazón del M1 Abrams”, me dijo Swan. “El tanque, aunque creo que sigue siendo el mejor del mundo, es demasiado pesado para navegar por regiones del mundo donde las fuerzas terrestres pueden tener que operar”.

“El tanque del futuro puede ser, y de hecho lo será, de menos de 60 toneladas, un umbral para muchas carreteras y puentes, sin perder la protección de la tripulación”, dijo, gracias a las nuevas protecciones activas y pasivas. Eso debe incluir un sofisticado “enmascaramiento” tanto de su aspecto visual como de sus emisiones de infrarrojos y radiofrecuencia, dijo, porque en un mundo de drones, “el camuflaje tradicional no es suficiente”.

Un diseño de tanque limpio permitiría un nuevo motor, añadió Swan, preferiblemente uno híbrido-eléctrico que ejerza menos presión sobre las líneas de suministro que la turbina del M1, que consume gasolina. También permitiría una torre mejorada, aunque Swan consideró que el actual cañón de 120 mm tiene mucho potencial con sistemas de puntería y munición mejorados.

Otros consideran que se necesita más potencia de fuego para las guerras futuras. “De 55 a 65 toneladas, [con] un cañón más grande o un láser, municiones de merodeo a bordo, una] torre no tripulada y motor híbrido”, escribió un oficial retirado.

Otras fuentes se mostraron más escépticas respecto a las nuevas tecnologías, y a la capacidad del Ejército para explotarlas. “No están dispuestos a aceptar lo que es factible a la espera de una solución mágica que nunca parece hacerse realidad”, dijo un experto retirado de la industria, “así que pierden el impulso y el apoyo, y luego pasan al siguiente objeto que les llame la atención”.

Si no se confía en el Ejército para gestionar un programa importante, lo mejor que se puede esperar es un M1 Abrams actualizado. Un reciente estudio de la Oficina Presupuestaria del Congreso proyectó el gasto del Ejército en vehículos blindados hasta 2050 y predijo que las actualizaciones del Abrams se comerían una parte del león. “La CBO proyecta que más del 40% de los costes totales se destinarán a la actualización y refabricación de los tanques Abrams”, según el estudio, una media de 2.000 millones de dólares al año.

Fte. Breaking Defense

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.