El botón nuclear lo tiene Trump. Un ataque nuclear debería requerir la intervención de más de una persona

botón nuclear TrumpEn la actualidad, la única persona que puede desatar un ataque nuclear por parte de EE.UU es el presidente de la nación, que permanentemente tiene a su alcance y exclusiva disposición los códigos e instrumentos para dar la orden de lanzamiento.

Pero, se debería exigir que existiera una segunda voz cuando se trata de ordenar el primer uso de las armas nucleares.

Donald Trump ha demostrado ser volátil, errático, vengativo y propenso a los arrebatos de ira. La semana pasada, cuando el recuento de votos hizo desaparecer su candidatura a la reelección, se informó de que cayó en un estado de ánimo oscuro. En ese momento, el Sr. Trump tenía, y ahora tiene, autoridad exclusiva para ordenar el lanzamiento de armas nucleares estadounidenses, al igual que sucedía en octubre, cuando sus medicamentos para COVID tuvieron efectos secundarios como manía, euforia y sensación de invulnerabilidad.

¿Es deseable que el Sr. Trump, o cualquier presidente, tome por sí solo la decisión más importante que un presidente estadounidense pueda tomar?

Como oficial del Servicio Exterior que trabaja en el control de armas, tuve la oportunidad de acercarme a las armas nucleares en tres ocasiones. Una de ellas consistió en ver, a través de una ventana gruesa y a prueba de fragmentos, a dos técnicos trabajando en una ojiva para un misil balístico Trident. Nuestra escolta observó que, si uno salía de la habitación, el otro también tendría que salir. Se aplicó una regla de “dos hombres” en torno a las armas nucleares.

En otra ocasión, en un submarino de ataque clase Los Ángeles, nuestro grupo vio un misil de crucero con armas nucleares en su recipiente con un cable adjunto. Los oficiales del barco explicaron que, si el bote se movía ligeramente, sonarían las alarmas y otros marineros llegarían rápidamente, algunos con armas. Se aplicó la regla de “dos (o más) hombres”.

La tercera vez, a bordo de un submarino de misiles balísticos de clase Ohio en el mar, se me ofreció la oportunidad de subir a un misil Trident (sí, eso es posible, y sí, lo hice). Cuando se abrió la escotilla del misil, el protocolo estándar preveía la presencia de dos marineros armados. De nuevo, la regla de los “dos hombres”.

El objetivo que preside esta norma es que el Ejército de EE.UU. tiene mucho cuidado con las armas nucleares. Los errores terminan con las carreras. En 2007, un bombardero B-52 voló de Dakota del Norte a Louisiana, portando involuntariamente seis misiles con ojivas nucleares. Cuando el polvo se asentó, el secretario de la Fuerza Aérea y el jefe de estado mayor de la Fuerza Aérea habían renunciado, y muchos otros oficiales y personal habían sido relevados del mando o transferidos.

En un solo nivel no se aplica la regla de los “dos hombres”: el Presidente, en su calidad de comandante en jefe, tiene la autoridad exclusiva de ordenar el uso de armas nucleares. Ni siquiera existe el requisito de que consulte a alguien. El “balón de fútbol” siempre cercano contiene el material de información, los códigos y las comunicaciones que permiten al presidente lanzar armas nucleares. Si el Presidente diese la orden, el sistema la transmitiría rápidamente. Los misiles balísticos intercontinentales podrían salir de sus silos en minutos.

Si las armas nucleares se usan primero contra EE.UU. o sus aliados, tiene sentido permitir que el Presidente tenga la autoridad exclusiva de ordenar una respuesta nuclear. Sin embargo, nuestra política actual prevé la posibilidad de que lancemos primero las armas nucleares, tal vez en un conflicto convencional que nos vaya mal o en respuesta a un ataque estratégico no nuclear. (La cuestión de si el primer uso por parte de EE. UU. tiene sentido es cosa aparte).

Cuando el Presidente electo Biden tome el cargo, podremos respirar más tranquilos. Nada garantiza, sin embargo, que un futuro presidente no tenga algo más parecido al temperamento del Sr. Trump, que se dice que está pensando en una carrera para su reelección para el 2024.

Deberíamos exigir una segunda voz cuando se trata de ordenar el primer uso de armas nucleares. Una forma que requiera que el presidente asegure la aprobación del Congreso. La Constitución le da al Congreso el poder de declarar la guerra. Eso, sin embargo, podría resultar engorroso, especialmente si el Congreso no estuviera en sesión.

Una alternativa sería designar a un individuo para compartir la autoridad del presidente, en efecto, para crear una regla de “dos hombres” (“dos personas”) en cúpula cuando se trata del primer uso nuclear. Esta segunda persona debería estar fuera de la cadena de mando del presidente, sin miembros del gabinete ni oficiales militares, aunque el vicepresidente podría ser una excepción. Otras posibilidades son el Presidente de la Cámara de Representantes, el líder de la mayoría del Senado o el Presidente del Tribunal Supremo.

La persona designada necesitaría sesiones informativas y algo similar a la “pelota de fútbol” del presidente, para ser empleada sólo si el presidente considerara ordenar el primer uso de armas nucleares. Presumiblemente, las circunstancias deberían ser lo suficientemente graves para la seguridad de EE.UU. o de sus aliados, como para que ambos estén de acuerdo en la necesidad de utilizar armas nucleares. Si, por otro lado, la persona designada no estuviera de acuerdo, el incumplimiento retrasaría la orden. Ello dejaría al presidente la oportunidad de exponer su caso al segundo designado.

Es cierto que la introducción del requisito de una segunda votación afectaría a la autoridad presidencial en lo que respecta al primer uso de las armas nucleares. Sin embargo, nos liberaría de la preocupación de que un futuro presidente, tal vez con medicamentos fuertes o actuando con malicia, pudiera ordenar por sí solo una acción que todos podríamos llegar a lamentar.

Fte. Defense One

1 Comment

  1. Cuándo acceda Biden al poder podrá respirar tranquilo…. Qué artículo más tendencioso y parcial. El presidente sea Trump o quién sea no va a darle al botoncito de forma accidental ni en entrenamientos,puesto que se requerirá de varias personas para ejecutar el protocolo de lanzamiento. Si ese maletín lo tuviese Biden en su poder,por muy senil que estuviese podría activar el botoncito…existe más gente en esa cadena. Gente que gracias a su sentido común evitaron varías veces las catástrofes. Debería de tomar buena nota de ello.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.