El Army está en camino de usar sensores espaciales para proporcionar información a las armas terrestres a mayor distancia

Extended Range Cannon ArtilleryEl Ejército de EE.UU. está en proceso de usar sensores espaciales para que su artillería pueda ver y disparar mucho más allá de su capacidad actual. Para ello, llevo a cabo, entre febrero y marzo, una experiencia en Europa, dijo a los periodistas el general Mike Murray, comandante del Futuro Comando del Ejército, en una rueda de prensa. Murray estaba discutiendo cómo procedería la modernización del Ejército a pesar de las medidas de aislamiento social de COVID-19 en abril.

El Ejército seguirá avanzando sobre la base de estos primeros éxitos, para aprovechar los recursos espaciales para ayudar a las armas en tierra a alcanzar objetivos de largo alcance, dijo un portavoz del Ejército a Defense News en una declaración escrita.

Dirigido por un equipo interfuncional del Futures Command a cargo de la Assured Position, Navigation and Timing (A-PNT), el Ejército pudo conectar sensores espaciales con armas terrestres en demostraciones de fuego real en Grafenwoehr, Alemania, en tres ocasiones distintas, la última de ellas el 23 de marzo, escribió el portavoz.

En el curso de las demostraciones, el equipo “detectó y alcanzó con éxito objetivos a distancias fuera de la línea de visión empleando capacidades satelitales, que hasta ahora no habían sido accesibles a las fuerzas terrestres”, dijo el portavoz. El ejercicio demostró “la capacidad para atacar y derrotar objetivos sensibles al tiempo, con disparos oportunos y precisos en cualquier lugar del campo de batalla”.

El uso de sensores para guiar los misiles y municiones hasta objetivos en las profundidades del campo de batalla es fundamental para conseguir la futura capacidad de fuego de precisión de largo alcance del Ejército y clave para operar en múltiples dominios.  Pero alcanzar tales distancias requiere conectar sensores y tiradores que nunca antes han trabajado juntos.

Los Long-Range Precision Fires (LRPF) son la máxima prioridad de modernización del Ejército, ya que desempeñarán un papel fundamental en el futuro campo de batalla y serán una pieza central en la futura doctrina Multi-Domain Operations del Ejército, actualmente en desarrollo.

El equipo multifuncional del LRPT seguirá llevando las capacidades a alcances mucho mayores de los que eran capaces anteriormente o de las distancias permitidas antes de la retirada de los Estados Unidos del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio en 2019.

Durante las demostraciones iniciales de fuego real, una unidad llevó a cabo una operación empleando las armas y municiones asociadas a su misión, en este caso se integró la capacidad del Sistema Lanzamiento Múltiple de Cohetes (MLRS) y del obús M777.

En las demostraciones se dispararon municiones de alto explosivo equipadas con una espoleta de kit de guía de precisión, disparadas desde el obús M777 y el lanzador MRLS. El Advanced Miniaturized Data Acquisition and Dissemination Vehicle accedió a varios sensores y los datos del objetivo se transmitieron a través del Joint Automated Deep Operations Coordination System y el Advanced Field Artillery Database System para los procesos de dirección técnica y táctica del fuego, detalló el portavoz.

Las demostraciones permitieron “comprender” las capacidades actuales “y su capacidad de vincularse de forma novedosa para proporcionar una capacidad hasta el nivel operativo de la división”, dijo el portavoz del Ejército.

Originalmente, antes de la pandemia, el Ejército había planeado trabajar en esta capacidad a lo largo del ejercicio a escala de Defender Europa 2020 mediante el uso de sensores espaciales para localizar objetivos profundos que “no han sido responsabilidad de las fuerzas terrestres hasta ahora”, según el portavoz.

El equipo APNT aprovechará las demostraciones para encontrar formas de reducir el lapso de tiempo entre los sensores y armas, para satisfacer las necesidades en los futuros entornos operativos previstos.

En última instancia, el Ejército integrará la capacidad en el futuro Extended Range Cannon (ERCA) y en un “conjunto completo de plataformas de fuego”. El ERCA ya ha conseguido alcances de aproximadamente 40 millas en recientes pruebas en Yuma Proving Ground, Arizona. También tiene prevista la integración con plataformas aéreas, dijo el portavoz.

Las demostraciones están contribuyendo a una “targeting process multi-domain operational strategy”, según el portavoz.

El Ejército también tiene previsto trabajar en una arquitectura que conecte tanto los activos cinéticos como los no cinéticos de todos los socios conjuntos, interinstitucionales y multinacionales.

Fte. C4ISRNET

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.