El Air Mobility Command se plantea la autodefensa de los aviones de carga y cisterna

Un KC-46 reabastece a un F-35“Los aviones de carga C-17 y KC-46 están equipados con anclajes exteriores capaces de soportar cargas, por lo que no es difícil pensar que podríamos instalar en ellos uno o dos misiles para autodefensa”, dice la directora del Air Mobility Command (AMC), la general Jacqueline Van Ovost.

Los aviones cisterna y de carga podrían llevar en el futuro sus propios misiles antiaéreos, o incluso lanzar drones portadores de misiles, para sobrevivir a unas defensas aéreas enemigas cada vez más sofisticadas, afirma la jefa del AMC, la general Jacqueline Van Ovost.

Van Ovost es partidaria de impulsar ideas creativas, como el uso de “elementos desechables”, tales como misiles y aviones no tripulados, para garantizar la capacidad de supervivencia de la flota de transporte aéreo en futuras guerras con Rusia y China, reconociendo que, los grandes y pesados aviones cisterna y de carga son objetivos relativamente fáciles y de gran valor.

“Hemos estado estudiando la autodefensa de aeronaves de alto valor en todo tipo de formas diferentes, pero realmente no puedo hablar mucho más sobre eso, que está en nuestra mente”.

Curiosamente, el Laboratorio de Investigación de las Fuerzas Aéreas acaba de empezar a explorar el posible desarrollo de una nueva familia de drones multi-misión, cuya prioridad a corto plazo es la “High Value Airborne Asset Protection” (protección de activos aéreos de alto valor). Sin embargo, Van Ovost dijo que hasta ahora el AMC no tiene previsto ningún experimento con drones de autodefensa.

También se mostró optimista sobre el proyecto Gremlins de DARPA, con el que pretende demostrar la viabilidad de lanzar y recapturar enjambres de drones armados desde la parte trasera de un C-130, a pesar de la lentitud de los avances. Durante su primera prueba de captura en octubre, el sistema de acoplamiento que permite al vehículo aéreo X-61A Gremlins (GAV) acoplarse a la aeronave falló, aunque el comunicado de prensa de DARPA señalaba que sí se validaron con éxito “todas las posiciones de vuelo en formación autónoma y las características de seguridad” de los drones.

Y aunque el concepto todavía es solo un brillo en los ojos de Elon Musk, Van Ovost también está entusiasmada con la posibilidad de emplear un cohete para la entrega de carga de punto a punto.

Sin embargo, Van Ovost se apresuró a señalar que, a corto plazo, el primer requisito fundamental para garantizar la supervivencia de las flotas de buques cisterna y de carga es poder ver las amenazas.

“Lo primero que tenemos que tener para ayudar a nuestra supervivencia es la conciencia del espacio de batalla”, subrayó. Ahora mismo, la mayor parte de nuestra flota despega y no tiene ningún conocimiento real de la situación. Lo primero que tenemos que saber es ‘¿dónde está el combate, qué está pasando y si tengo que dar la vuelta? El mero hecho de tener conciencia del espacio de batalla significa que voy a ser más resistente, y tenemos más opciones para tomar decisiones para sobrevivir”.

Explicó que simplemente por el hecho de estar conectados a una red, todos podrán ver si un C-17 o un KC-135 cisterna está en problemas. “Todo el mundo sabrá que ese misil está en el aire y hacia dónde se dirige”, dijo.

Esto significará que los cazas pueden ser movilizados para cubrir el avión objetivo, o pueden ser enviados hacia adelante para interceptar los misiles que se acercan desde más lejos; que el avión del AMC puede derribar el misil mediante sus propias armas defensivas antiaéreas; o emplear sofisticadas capacidades de guerra electrónica alojadas en un pod.

Fte. Breaking Defense

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.