EE.UU. debe sopesar el “impacto estratégico” de armar los cielos

Arma láser basada en el espacio“Creo que probablemente lo más importante en lo que sé que está trabajando el general Raymond… es en el desarrollo de esa visión a largo plazo para la Fuerza Espacial”, dice Justin Johnson, subsecretario adjunto interino de política espacial.

Un nuevo estudio de la Aerospace Corporation pide un debate público, profundo y de todo el gobierno sobre el uso de las armas espaciales por parte de Estados Unidos.

“En Estados Unidos no se ha celebrado un debate público sólido sobre las ventajas y desventajas de la militarización del espacio en casi 20 años. La moderación se impuso entonces, pero las amenazas y el entorno estratégico han cambiado mucho desde esa época, lo que hace necesario un nuevo examen”, dice el documento A Roadmap for Assessing Space Weapons.

“Los responsables de la toma de decisiones deberían examinar cuidadosamente esta cuestión, la más fundamental y crítica de todas las cuestiones de seguridad espacial, para evaluar cómo el despliegue de armas en el espacio por parte de cualquier país, incluyendo Estados Unidos, afectará a nuestros intereses estratégicos”, añade el estudio, publicado el 6 de octubre.

El Mando de la Space Force está tratando de determinar cómo será la presencia militar y las operaciones en el espacio.

“Creo que probablemente es el principal asunto en el que, me consta, el general Raymond está trabajando, y, ya se sabe, hay más cosas que siguen a esto, es realmente desarrollar esa visión a largo plazo para la Space Force”. ¿Cuál es el diseño de la fuerza, los elementos de desarrollo de la Fuerza, de la Fuerza Espacial? ¿Cómo debe ser esa visión futura a 10, 20, 30 años?” Justin Johnson, subsecretario adjunto en funciones de política espacial del Departamento de Defensa, dijo a la Fundación Heritage recientemente. “Y luego, nosotros en el resto del Departamento, necesitamos averiguar cómo encaja eso en nuestra estrategia general.”

Johnson no proporcionó ningún detalle sobre cuándo podría estar disponible un nuevo documento sobre la postura de la Fuerza; ni tampoco respondió a las preguntas de la audiencia durante el evento de Heritage.

El estudio, cuyo autor es el teniente coronel retirado Peter Hays, y el ex analista espacial de la Office of Net Assessment del Departamento de Defensa, Michael Gleason, advierte contra el despliegue de armas en el espacio simplemente como una reacción a la creciente amenaza.

“Más allá de basar una decisión estadounidense fundamentada en una reacción a las provocaciones de China y Rusia, Estados Unidos debería considerar cuidadosamente la viabilidad y eficacia de las armas espaciales para sí mismo, teniendo en cuenta las ventajas y desventajas descritas anteriormente y a la luz de los cambios en el entorno estratégico que se identifican a continuación. Sólo entonces deberíamos considerar la mejor estrategia y la mejor combinación de capacidades necesarias para responder a las armas espaciales de China y Rusia”, dice.

Sin embargo, el Departamento de Defensa ya ha determinado que una de las principales prioridades de la Space Force es proyectar la energía “en, desde y hacia el espacio”, como señala el documento de la Aerospace Corp. Como saben los lectores de Breaking D, proporcionar “Combat Power Projection” es una de las cinco “competencias básicas” de la Space Force que figuran en la Doctrina Capstone de “Spacepower” publicada el 10 de agosto.

“Esto incluye la aplicación de fuerza letal en, desde y hacia el espacio”, añade el documento de Aerospace. “Ese nuevo imperativo organizativo, las tradicionales preferencias militares por las doctrinas ofensivas y los avances en las capacidades de los competidores plantean la cuestión de si EE.UU. decidirá emplazar armas en el espacio”.

El documento rehúye abogar directamente por que Estados Unidos despliegue un arsenal de armas relacionadas con el espacio, incluidas las armas ofensivas para atacar las capacidades espaciales de los adversarios.

“El primer párrafo señala que las publicaciones oficiales implican que EE.UU. está pensando en desplegar armas espaciales. Sin embargo, el documento no argumenta que tal decisión sea una conclusión previsible”, dijo Gleason a Breaking D en un correo electrónico.  “El documento también sugiere que antes de tomar la decisión de desplegar armas espaciales, los riesgos y ventajas de las armas espaciales terrestres deben ser considerados en igual medida que las armas espaciales”. El objetivo, dijo, es estimular el debate público.

Al mismo tiempo, el documento deja bastante claro que el tiempo de la tradicional moderación de EE.UU. con respecto a las armas espaciales probablemente ha pasado, dados los desarrollos tecnológicos chinos y rusos. Además, el documento señala que no hay una opción real para que EE.UU. “salte adelante” por las mismas razones.

Hays y Gleason sostienen que el Gobierno debe examinar a fondo las ventajas y desventajas para las operaciones militares de determinados tipos de armas, es decir, de la Tierra al espacio, del espacio a la Tierra y del espacio al espacio.

“Estados Unidos ya dispone de un amplio y variado arsenal de armas que pueden atacar diferentes partes de las redes adversarias terrestres y espaciales, ayudando a disuadir la agresión o a ganar una lucha en el espacio si falla la disuasión. Pero si Estados Unidos decidiera que es necesario desplegar armas espaciales, los encargados de la formulación de políticas deberán decidir la mejor combinación de armas espaciales que se necesita y decidir qué tipos de armas deben tener prioridad en el desarrollo y el despliegue”, dice el estudio.

En el ámbito militar, una preocupación fundamental debería ser si un determinado tipo de armas espaciales, ya sea Tierra-espacio, espacio-Tierra o espacio-espacio, es viable y puede construirse a un precio razonable.

Por ejemplo, el Departamento de Defensa “tendrá que hacer importantes inversiones para proteger y defender las armas basadas en el espacio” contra las capacidades de ataque espacio-espacial que podrían desplegar China y Rusia. “En comparación, nuestras armas Tierra-espacio no se verían directamente amenazadas por estas capacidades chinas o rusas, sino que podrían amenazar sus armas y otras capacidades basadas en el espacio”, explica el estudio.

También hay que tener en cuenta el efecto que las armas espaciales de cualquier tipo podrían tener en la disuasión nuclear y la estabilidad estratégica, según los autores. Durante muchos años, uno de los factores que ha impulsado la moderación de Estados Unidos en relación con las armas espaciales ha sido el temor de que una carrera de armamentos en el espacio socavara la capacidad nuclear de primer ataque, especialmente el despliegue de armas basadas en el espacio.

“Aunque las armas espaciales no socavan fatalmente la disuasión nuclear, siguen ofreciendo otra vía para una rápida escalada nuclear”, subraya el documento. “Esas preocupaciones tradicionales todavía existen y deben ser debatidas de nuevo”.

También existe la posibilidad de que “el despliegue de cualquier tipo de arma basada en el espacio podría debilitar el derecho de sobrevuelo de otros satélites militares” en virtud del 1967 Outer Space Treaty (OST), el documento advierte. Si bien el OST prevé actualmente los “usos pacíficos” de los satélites militares, que incluyen el espionaje sobre el territorio de otro país y prohíbe las interferencias, no está claro desde el punto de vista jurídico si los sistemas de armas basados en el espacio tendrían las mismas protecciones.

“El mero despliegue de armas basadas en el espacio puede marcar todos los satélites militares como objetivos, incluso en tiempo de paz, ya que no hay garantía de que las armas basadas en el espacio puedan distinguirse con seguridad de otros satélites militares”, advierte el documento. “El debate de hoy debería examinar los riesgos indirectos que el despliegue de armas basadas en el espacio podría crear para los satélites militares y de la comunidad de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR), comunicación y otros”.

(Lo mismo podría decirse de los satélites comerciales, aunque el documento no lo menciona).

Por último, el documento destaca que los efectos de la forma en que se construye un arsenal de armas espaciales afectarán la capacidad de Estados Unidos para ejercer un poder diplomático y económico blando y no debe ser pasado por alto. En el documento se subraya la importancia de considerar si se podrían crear algunas limitaciones a las acciones negativas de los adversarios a través de la diplomacia.

“Si bien las actuales tensiones políticas pueden hacer que sea improbable a corto plazo, es posible que Estados Unidos, China, Rusia y otros países podrían encontrar de interés mutuo el acuerdo de prohibir formalmente las armas que crean desechos espaciales. Los Convenios de Ginebra y sus Protocolos Adicionales regulan los conflictos armados y tratan de limitar sus efectos, proporcionando un ejemplo de un marco para limitar los conflictos que se extienden al espacio”, señala el documento.

“La moderación mutua en el despliegue y/o el empleo de armas espaciales generadoras de desechos reduciría el riesgo indirecto de daños indiscriminados y desproporcionados a civiles o no combatientes, ayudaría a preservar la sostenibilidad del entorno espacial y atenuaría los dilemas de los encargados de adoptar decisiones. La comunidad debería seguir investigando las formas de elaborar instrumentos diplomáticos que reduzcan el riesgo indiscriminado.

Fte. Breaking Defense

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.