Desarrollando la guerra centrada en la red

guerra centrada en la redCrear una superautopista de la información en medio del campo de batalla es realmente una tarea difícil, pero con la llegada de las nuevas tecnologías el flujo de datos de hiper ancho de banda puede derrotar al oponente a las pocas horas de hostilidad con un enfoque: no matar, sino detenerlo.

El objetivo general es generar la capacidad de obtener una verdadera superioridad de información. Una buena comprensión de los objetivos azules y rojos es la base para generar una imagen de situación única e integrada. De este modo, los comandantes y los elementos del estado mayor pueden observar el campo de batalla, compartir la información y actuar de la forma más eficiente.

Sin duda, la información recogida de los sistemas de vigilancia, inteligencia e identificación, así como de las fuentes comerciales y otras fuentes gubernamentales, contribuye a la conciencia común de la situación. La tecnología avanza rápidamente en estas áreas hoy en día. Los vehículos no tripulados, como los aéreos, representan tecnologías que aportan nuevas capacidades, como la persistencia y la conciencia espacial de la batalla en los ámbitos aéreo, terrestre y marítimo. Una vez que la información está disponible y fusionada debe ser presentada a los comandantes y elementos del personal de manera comprensible.

Las unidades y los Comandantes en la cadena de mando deben compartir su parte del cuadro integrado único relacionado con su misión y su función. En resumen, esto significa que cualquier persona conectada a la red puede acceder a la información y los servicios necesarios para la acción.

Uno de los principales retos es gestionar el flujo de información, la fiabilidad y los problemas de seguridad, por lo que la investigación y el desarrollo tecnológico tienen que proporcionar aplicaciones fáciles de usar.

A lo largo del siglo XX, los avances en la tecnología han coincidido con avances significativos en la forma en que los militares libran sus combates: desde el empleo de unidades de caballería al comienzo de la Primera Guerra Mundial, hasta el despliegue de vehículos aéreos no tripulados en la Operation Allied Force, la tecnología ha permitido que la forma en que se llevan a cabo las operaciones militares evolucione considerablemente.

Si nos fijamos en el siglo XXI, la tecnología sigue desempeñando un papel más importante en la forma de operar de los ejércitos. Sin embargo, no son simplemente las nuevas armas, aviones o buques de guerra los que están transformando los ejércitos de hoy en día.

La revolución de la red

La forma en que las fuerzas se comunican, difunden la inteligencia, reciben órdenes e informan a sus comandantes se ha revolucionado a través del uso de redes. Más concretamente, las redes de ordenadores, radio y datos conectan casi todos los recursos militares a disposición de un estado entre sí y con los responsables de la toma de decisiones.

Desde los submarinos de misiles balísticos nucleares que acechan bajo los océanos hasta los comandantes en tierra en Afganistán, la doctrina de la guerra centrada en redes da a los militares la capacidad de “alcanzar un alto nivel de conciencia espacial de batalla compartida, que se explota para lograr objetivos estratégicos, operacionales y tácticos de acuerdo con la intención del comandante”. Esto incluye no sólo la guerra conjunta en un teatro de operaciones específico, sino también la coordinación de fuerzas dispersas a nivel mundial.

Existen varias definiciones del término guerra centrada en la red (NCW), aunque todos están de acuerdo en que el principio básico de la NCW es el uso de la tecnología en red para proporcionar una ventaja en el campo de batalla.

Recientemente, un informe del US Congressional Research Service define las operaciones centradas en la red (NCO es un término que se utiliza indistintamente con NCW) como operaciones que dependen “del equipo informático y la tecnología de comunicaciones en red, para proporcionar una conciencia compartida del espacio de batalla de las fuerzas estadounidenses”.

Otras naciones pueden referirse al concepto de manera diferente; Reino Unido, por ejemplo, lo denomina “Network Enabled Capability”.

Hoy en día es importante mejorar la capacidad de combate de un ejército y aumentar las probabilidades de éxito en las operaciones, por lo que es fundamental un enfoque de las operaciones militares centrado en la red.

Aunque hay que tener cuidado de no reaccionar exageradamente a las lecciones que surgen de los conflictos recientes, se puede empezar a ver que la naturaleza del espacio de batalla y la forma en que se opera está evolucionando con el tiempo, mirando primero a la Guerra del Golfo y luego a las operaciones más recientes.

La primera Guerra del Golfo y, en cierta medida, las operaciones en Kosovo fueron operaciones lineales con fases, líneas de operación y desconflicción del espacio de batalla por la planificación anticipada. Sin embargo, a pesar del debate de gran carga política sobre el compromiso de las fuerzas terrestres, no fue una operación de la que se pudieran extraer lecciones claras sobre las operaciones conjuntas.

Pero, lo que sí se puso de manifiesto fue la dificultad de apuntar desde el aire a fuerzas de baja firma, bien camufladas y dispersas.

Se puede hablar en términos de campañas aéreas, de maniobras terrestres como si se tratara de una función discreta o del valor de poder mantener la capacidad de un adversario en constante riesgo maniobrando desde el mar. Los comandantes inyectan diligentemente las llamadas credenciales conjuntas en el debate, pero hay una tendencia constante a minimizar las debilidades de un solo Ejército, mientras que se exageran sus fortalezas.

La precisión espacial se está realizando ahora a una escala significativa, suficiente para considerarla la norma para la mayoría de los objetivos. Paradójicamente, es mucho más fácil generar efectos erróneos en las raras ocasiones en que las armas fallan, lo que hará más difícil las campañas de información y de los medios de comunicación.

Pero uno debe pensar ahora en términos de efecto preciso, no sólo en la precisión per se. Los objetivos son ahora relativamente fáciles de adquirir y atacar, pero lo que realmente cuenta es generar y medir el efecto.

La fuerte persistencia de las capacidades en todos los entornos proporcionó la clave para una focalización más sensible. Los vehículos aéreos no tripulados desempeñarán un papel cada vez más importante y están empezando a desarrollar su potencial mediante una integración más estrecha en las operaciones.

El reabastecimiento aire-aire parece ser un potente multiplicador de fuerzas, que aumenta tanto el alcance como la persistencia, pero ahora, junto con el intercambio de información, puede proporcionar la espina dorsal de la capacidad de respuesta táctica al permitir el tiempo necesario en la estación para hacer frente a lo imprevisto.

Este es un cambio sutil pero importante que muchos comentaristas están pasando por alto. Hay que esforzarse por aumentar la capacidad de emprender esta disciplina tan exigente y los programas de fuegos conjuntos – en todas sus manifestaciones – son fundamentales para el éxito futuro.

Pero aún queda camino por recorrer con ciertas capacidades y las dificultades de emplear el aire en el terreno urbano es un buen ejemplo. Hay que seguir con el diseño de armas, las técnicas de lanzamiento e incluso el procedimiento para permitir un mejor uso del aire táctico en la batalla urbana profunda.

Guerra de información

El futuro espacio de batalla será diferente de una manera significativa. Será rico en información. Dado que las acciones emprendidas por los militares transcurren más a menudo en el ámbito físico, el uso de un marco de referencia físico para el espacio de batalla es una opción obvia e importante.

Las operaciones basadas en efectos ven el espacio de batalla a través de lentes que representan las muchas dimensiones del entorno estratégico, porque los efectos pueden generarse en todas ellas.

Las representaciones de cada dimensión estratégica enriquecerán el marco físico de referencia, proporcionando áreas de mayor o menor claridad según el nivel de información disponible y la capacidad de los comandantes para resolver la totalidad de lo que se ha presentado.

El resultado podría compararse a un paisaje con iluminación desigual, en el que el nivel de iluminación reflejaría la cantidad de resolución y comprensión de la información lograda. Estos niveles de iluminación estarían en un estado de flujo constante.

El uso de la ISR tradicional podría aumentar el nivel de resolución, pero hay que subrayar que, como el espacio de batalla debe verse a través de todas las dimensiones del entorno estratégico, el aumento de la información disponible en una sola dimensión podría no conducir a una resolución suficiente en general.

Parece seguro que nunca se resolverá completamente todo el espacio de batalla; por lo tanto, el modelo conceptual es de resolución variable. Las zonas de sombra y luz producirán tanto problemas como oportunidades para los comandantes del futuro. Lo más importante es que la claridad de cada lente, a través de la cual un comandante mira el espacio de batalla será una función de su cultura, entrenamiento y experiencia.

La transformación será un proceso continuo, en el que participarán personas, doctrina, unidades y tecnología.

El entrenamiento, los ejercicios y la experimentación serán procedimientos estándar en el futuro. El concepto de Network Based Defence (NBD) afectará la forma en que pensamos, entrenamos y luchamos e implicará una forma de operaciones que hará uso completo de la tecnología moderna. La palabra clave en NBD es colaboración, que debe tener lugar entre los comandantes, los combatientes de guerra, los diferentes sistemas – unidades del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea.

Las autoridades civiles y las misiones internacionales se beneficiarán del concepto de NBD, que se basa en la capacidad de comunicar y compartir información con el objetivo de generar capacidades para ejecutar las misiones de las Fuerzas Armadas cuando sea necesario.

Dado que se vive en una era definida por muchos como la “era de la información”, la tecnología está a nuestro alrededor y de una forma u otra relacionada con todo lo que hacemos, sin que la guerra sea diferente.

Algunos describen el creciente papel que la tecnología juega en la guerra como una revolución técnica en los asuntos militares que está cambiando la naturaleza de la lucha en la guerra y las operaciones de seguridad. Sea o no justificable considerar esto como una revolución en los asuntos militares, es por lo menos ampliamente aceptado que la tecnología está cambiando rápidamente la forma en que se logran los objetivos militares.

Por lo tanto, la guerra NCW es una teoría de la guerra cada vez más necesaria para garantizar que la información crítica llegue rápidamente a quienes la necesitan, ya sea a los que están en el campo de batalla o a los que toman las decisiones en el Cuartel General. La forma de NCW debería seguir:

  1. Una fuerza en red robusta mejora el intercambio de información.
  2. El intercambio de información y la colaboración mejoran la calidad de la información y la conciencia de la situación compartida
  3. La conciencia situacional compartida permite la autosincronización.
  4. Esto, a su vez, aumenta dramáticamente la efectividad de la misión.

Obviamente, cualquier método de llevar a cabo operaciones que se espera que aumente la efectividad de la misión será bienvenido por cualquier fuerza armada.

El Departamento de Defensa de EE.UU. llega a decir que “Las fuerzas que están conectadas en red superan a las fuerzas que no lo están, todo lo demás es igual”.

Las fuerzas militares que son verdaderamente conjuntas, con capacidades ampliamente integradas y que operan de acuerdo con los principios NCW, pueden explotar plenamente la naturaleza altamente dependiente de la trayectoria de la guerra de la Era de la Información.

Esto ciertamente refuerza la opinión de que las operaciones militares modernas requieren un enfoque centrado en la red para ser efectivas.

Por supuesto, las posibilidades de que un ejército se enfrente a un oponente casi simétrico, con la única diferencia de que uno de sus lados se ajuste a la doctrina de la guerra NCW son extremadamente escasas, por lo que la validez de la primera afirmación es ciertamente cuestionable.

No obstante, es indudable que la posesión de una capacidad de guerra NCW demuestra ser un “cambio de juego” cuando se enfrenta a un enemigo que no posee esa capacidad.

Mando y control

Otra ventaja fundamental de la doctrina NCW es la capacidad de Mando y Control (C2) de las fuerzas dispuestas en una amplia zona geográfica (tal vez en diferentes teatros) de manera más expeditiva y eficiente.

Las redes “aprovechan el poder de los nodos geográficamente dispersos enlazándolos entre sí en redes que permiten la transmisión extremadamente rápida y de gran volumen de datos digitalizados”. La capacidad de difundir instrucciones, información e inteligencia a los recursos dispersos por todo el mundo es particularmente vital para las fuerzas que probablemente participen en la guerra expedicionaria, como las de Estados Unidos y, en menor medida, el Reino Unido, que en la actualidad tienen un alcance mundial.

Tras haber descrito anteriormente las razones por las que la guerra NCW es parte integrante de las operaciones militares modernas, es importante comprender cómo se ha aplicado su doctrina en situaciones prácticas.

La invasión del Afganistán dirigida por Estados Unidos en 2001 es uno de los muchos ejemplos del éxito del despliegue de la teoría de la guerra de NCW. Se puede ver cómo durante la Operación Libertad Duradera, las fuerzas especiales sobre el terreno pudieron emplear los enlaces de datos y voz proporcionados por los satélites de comunicaciones para coordinar sus esfuerzos.

No sólo las fuerzas terrestres pudieron comunicarse entre sí, sino también con los aviones F-14, F-15E, B-1 y B-2 mediante láser, designando objetivos que el apoyo aéreo destruiría más tarde con municiones de ataque directo conjunto (JDAM).

Las “municiones inteligentes” equipadas con JDAM son guiadas a sus objetivos por un sistema de guía inercial y el sistema de posicionamiento global (GPS), una vez más haciendo uso de tecnologías basadas en el espacio. Además, el coronel Harry Tunnell, que fue comandante de la Fuerza de Tareas Stryker en el Afganistán, ha escrito sobre lo valioso que fue la NCW en el campo de batalla.

El grupo de tareas de Tunnell utilizó ASCOPE1 Decision Maker, “una herramienta basada en ArcGIS que proporciona una representación geoespacial de múltiples capas de información específica, así como el Battle Command Visualization Suite, que “fusiona inteligencia, operaciones, datos geoespaciales e información sobre gobernanza, reconstrucción y desarrollo para su visualización en Google Earth”. Tunnell llegó a la conclusión de que la NCW mejoró las operaciones y desarrolló un entendimiento de la situación rápido y efectivo.

Las verdaderas operaciones centradas en la red son mucho más que una mera mejora del conocimiento de la situación: incluyen un nivel de comprensión que sólo puede obtenerse mediante una investigación y un análisis disciplinados.

Alejándose de la guerra de superficie, otro ejemplo del éxito de las operaciones del NCW es el Link 16, y la ventaja que ofrece a las fuerzas aéreas que lo utilizan.

El Link 16, también conocido como TADIL-J (Tactical Digital Information Link J) se describe como un sistema de comunicación, navegación e identificación que apoya el intercambio de información entre los sistemas de mando táctico, control, comunicaciones, computadoras e inteligencia (C4I). El sistema emplea mensajes y transmisiones cifrados y resistentes a las interferencias para ofrecer al usuario toda una serie de posibles aplicaciones, entre las que figuran la vigilancia, la guerra electrónica, la gestión de misiones/coordinación de armas, el control aéreo, la identificación amistosa positiva y la gestión de redes.

El RAND Corporation’s National Defense Research Institute (NDRI) llevó a cabo un estudio de casos para determinar el impacto del uso del Link 16 en una situación de combate aire-aire.

El NDRI resumió sus conclusiones afirmando que cuando se empleó el Link 16 “la calidad de la información disponible para los pilotos de caza aumentó significativamente, por lo que fueron en promedio capaces de tomar mejores y tempranas decisiones en las maniobras iniciales de los combates aire-aire”.

Esto dio como resultado un gran aumento de la eficacia de la fuerza. El Link 16, combinado con el radar de largo alcance del Eurofighter Typhoon proporcionó a los pilotos “un conocimiento de la situación excepcional e incomparable de la zona de operaciones durante la Operación ELLAMY sobre Libia en 2011”. El sistema también ha sido usado en Bosnia, Irak y Afganistán.

Hasta ahora, se han descrito tanto los conceptos teóricos que rodean al NCW como los usos prácticos de la doctrina.

Se pueden ver pruebas de operaciones militares recientes de que, en el cada vez más tecnológico teatro de la guerra, un enfoque centrado en la red de operaciones es indispensable para lograr el dominio de la información y una ventaja sobre cualquier posible adversario.

Aunque se puede suponer que la guerra centrada en la red es un componente integral del conflicto moderno, no está exenta de deficiencias. Es importante abordar estas cuestiones para dar una visión más completa del concepto de guerra centrada en la red. Uno de los principales problemas identificados es la gran dependencia de la tecnología, en particular de la infraestructura.

Hay varias razones por las que esta dependencia conlleva un riesgo significativo. Puede convertirse en el “centro de gravedad primario para que los oponentes lo exploten”. Esto es particularmente peligroso si no se dispone de formas alternativas de trabajo. Si la NCW se vuelve tan crítica, que las fuerzas se vuelven incapaces de luchar de forma no centrada en las redes, no hay duda de que cualquier interrupción de las redes de las que dependen podría ser catastrófica y potencialmente paralizante para un ejército.

Tampoco hay duda de que un enemigo capaz intentaría explotar esta debilidad interrumpiendo las redes.

Aprovechamiento del espacio

Un ejemplo sería la proliferación de interferencias al GPS. El Commander of United States Air Force Space Command ha identificado que las fuerzas estadounidenses dependen en gran medida del espacio y se puede considerar que el GPS es fundamental en las operaciones militares. De hecho, el GPS se ha descrito como el activo fundamental necesario para que funcione el NCW. Sin embargo, en los últimos años los interferidores del SPG, que pueden bloquear estas señales, se han hecho más accesibles que nunca.

Si un interferidor es empleado por un enemigo, tiene el potencial de eliminar la navegación por GPS y las capacidades de orientación de precisión dentro de una extensa zona de operaciones. Claramente, una pérdida de esa capacidad tendría efectos calamitosos en la capacidad de combate de la mayoría de las fuerzas armadas del mundo que utilizan este sistema. Esto sería mayormente perjudicial para aquellas fuerzas que dependen de sistemas de navegación centrados en redes, de los cuales el GPS es un componente principal.

Sin duda, hoy en día la guerra centrada en la red se ha establecido como un elemento central de las operaciones militares modernas.

Dado el papel cada vez más importante y en constante evolución que la tecnología tiene en la guerra, la guerra centrada en la red se hace más crucial para asegurarse de que las fuerzas tienen la información, la inteligencia y el conocimiento de la situación que necesitan para lograr sus objetivos.

A medida que los ejércitos, las fuerzas aéreas y las armadas trabajan juntas para lograr objetivos políticos, la guerra se hace más compleja y las operaciones se hacen más grandes.

La evidencia sugiere que el NCW aporta un grado de claridad y conciencia al campo de batalla.

El uso de la tecnología de las comunicaciones para proporcionar incluso a las fuerzas dispersas la información más reciente garantiza que las fuerzas estén mejor informadas y, por lo tanto, es más probable que tomen las decisiones correctas.

El éxito de las operaciones conjuntas depende de que varias fuerzas muy diferentes pero capaces trabajen juntas.

Una infraestructura centralizada C4ISTAR como parte de la doctrina NCW puede supervisar estas operaciones conjuntas y actuar como un centro de comunicación y dirección de cualquiera de las unidades en el teatro de operaciones, ya sea un Tornado GR4 o un equipo de Fuerzas Especiales.

Así pues, la NCW es una integración de sensores, responsables de la toma de decisiones, plataformas de armas y capacidades de apoyo para permitir la agilidad que proporciona la interoperabilidad y la colaboración dentro de los servicios y entre ellos.

La NCW proporciona un nivel de conocimiento de la situación que permite a los militares ser más flexibles, lo que sin duda aumenta la eficacia de la misión. Sin embargo, es evidente que el NCW no está en absoluto exento de fallos. Una gran dependencia de la tecnología es problemática, ya que no se puede descartar que pueda fallar, que no esté disponible en ese momento o, como ya se ha dicho, que sea el objetivo de un enemigo para reducir la capacidad de combate, por lo que a medida que la NCW se hace más predominante, se deben tomar medidas para protegerla de acciones maliciosas. También es imperativo que las fuerzas puedan operar en un modo de retroceso sin la doctrina NCW, si así se les exige.

Suponiendo que estas vulnerabilidades puedan ser abordadas, se ha demostrado que la guerra centrada en la red es un elemento esencial de las operaciones militares modernas.

Cada vez es más importante llevar a cabo la guerra de tal manera que, como multiplicador de la fuerza, aumente considerablemente la capacidad de un ejército para tener éxito en una amplia gama de operaciones.

Fte. New Warfare

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.