Cómo garantizar que Estados Unidos y sus aliados tengan las armas que necesitan

El Equipo Dover carga armas con destino a Ucrania en un C-17 Globemaster III. (Sargento Marco A. Gómez/USAF)

Con el fuerte apoyo militar aliado a Ucrania en su guerra contra Rusia, una de las cuestiones más debatidas a ambos lados del Atlántico es si existe suficiente capacidad industrial de defensa entre Norteamérica y Europa para satisfacer las necesidades actuales y futuras de de la OTAN y sus estados miembros.

Sencillamente, esta es una manera equivocada de ver la situación. La verdadera cuestión a la que se enfrentan los aliados es el establecimiento de prioridades, no la capacidad, mientras siguen suministrando a Ucrania, pero también trabajan para garantizar que los miembros de la OTAN tienen suficientes elementos de defensa para sus necesidades futuras. Se trata de una verdadera oportunidad para que tanto Estados Unidos como sus aliados de la OTAN construyan una resistencia industrial transatlántica duradera para el futuro.

Esta semana los directores de armamento de la OTAN se reunirán para abordar precisamente estas cuestiones. A la cabeza estará Bill LaPlante, Subsecretario de Defensa de Estados Unidos para Adquisiciones y Sostenimiento. El orden del día se centrará en lo que los aliados deben dar a Ucrania para que siga defendiéndose y en los tipos de armas y tecnología que necesitan para sus propios ejércitos. Garantizar que Ucrania, así como todos los miembros de la OTAN, tengan el equipo y el material que necesitan constituye el núcleo de la autodefensa, así como del compromiso de defensa colectiva del Artículo V de la OTAN.

La capacidad de la base industrial de defensa es un problema que no va a desvanecerse. Aunque la COVID-19, la inflación y la invasión rusa han agravado los problemas de la base industrial, la realidad es que los retos de la cadena de suministro y la producción han existido durante al menos una década debido a las políticas de adquisición del gobierno, incluyendo la programación y los programas presupuestarios con capacidad limitada para ampliar o expandir la producción; las prácticas presupuestarias innecesarias del Congreso, como el recorte; la resistencia parlamentaria a invertir en las capacidades necesarias, como se ha visto en Europa en las últimas dos décadas; y las políticas de exportación de defensa altamente burocráticas en ambos lados del Atlántico.

Las sesiones de esta semana son una oportunidad crítica para que los gobiernos aliados y la industria inicien los ajustes políticos, normativos y mentales necesarios para dar prioridad a la producción de defensa donde más importa. Tres son los temas clave de estas próximas sesiones de la OTAN.

El primero es reconocer que existe capacidad en todo el espacio transatlántico, pero que algunos de los elementos que se necesitan actualmente para la lucha en Ucrania tienen problemas de obsolescencia. Los Javelin y los Stingers, por ejemplo, ya no se producen en cantidades significativas para las fuerzas estadounidenses o aliadas, y resulta difícil aumentar las líneas de producción.

En la reciente conferencia de Defense News, LaPlante dijo que el Departamento de Defensa necesita invertir en la cadena de suministro para satisfacer las necesidades actuales y garantizar la resistencia para las demandas futuras. Para ello es fundamental no sólo invertir más dinero, sino también la previsibilidad, la estabilidad y la durabilidad de la demanda. La reciente señal del Departamento de Defensa de que está abierto a la adquisición plurianual de municiones será muy útil en este sentido.

En segundo lugar, la guerra de Ucrania ha demostrado que Estados Unidos debe modificar sus procesos de ventas militares al exterior para producir y exportar con rapidez. Las mayores quejas de la industria y los aliados sobre el sistema FMS es que es lento, opaco e imprevisible. Esto debe cambiar.

Como hemos visto desde el estallido de la guerra contra Ucrania, los gobiernos de Estados Unidos y sus aliados pueden moverse a la «velocidad de la necesidad» para proporcionar material y armas. Sin embargo, como han señalado numerosos funcionarios del Departamento de Defensa, la respuesta ha sido dedicar más personal a los problemas y trabajar más horas; no se han emprendido soluciones sistémicas para las necesidades futuras. Los altos dirigentes deben buscar la flexibilidad dentro de las leyes existentes y la voluntad de usar esta flexibilidad- para satisfacer la demanda futura.

En tercer lugar, la resiliencia industrial se construye antes de una crisis. El desarrollo de un enfoque de «construcción aliada»: coproducción, fabricación bajo licencia y otras opciones de flexibilidad, aumentará la resiliencia y beneficiará a ambos lados del Atlántico en términos de aumento de puestos de trabajo, producción industrial, comercio e interoperabilidad. También permitirá tener más líneas de producción en caliente en tiempos de crisis.

Dando prioridad a este tipo de acciones, los dirigentes estadounidenses y aliados conseguirán la capacidad de la base industrial necesaria para garantizar la disponibilidad de armas para los combates de hoy y de mañana. Aunque se desconocen las necesidades específicas de los conflictos futuros, ahora es el momento de incorporar la capacidad de resistencia a los programas de defensa existentes y futuros y de que los departamentos de Estado y Defensa descubran cómo hacer que las transacciones del FMS se muevan más rápidamente hacia los aliados de confianza. Es fundamental para nuestro futuro colectivo.

Fte. C4ISRNET (Daniel Fata and Jerry McGinn)

Daniel Fata es asesor principal no residente del Center for Strategic and International Studies. Anteriormente fue subsecretario de Defensa para Europa y la política de la OTAN durante la administración del Presidente George W. Bush.

Jerry McGinn es director ejecutivo del Center for Government Contracting de la School of Business de la Universidad George Mason. Ha sido un alto funcionario de adquisiciones del Departamento de Defensa de Estados Unidos.