China trabaja en su propio programa de cazas de sexta generación

El Jefe del Mando de Combate Aéreo de EE.UU.dice que el programa de combate aéreo de próxima generación de China será paralelo al de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

China está inmersa en el desarrollo de una respuesta al programa de Dominio Aéreo de Nueva Generación (NGDA) estadounidense, según el general Mark D. Kelly, jefe del Mando de Combate Aéreo (ACC). El general Kelly espera que los trabajos chinos, muy secretos, den como resultado el mismo tipo de «sistema de sistemas» de combate aéreo que persigue la Fuerza Aérea, incluyendo un avión de combate tripulado de sexta generación.

Como hemos analizado en el pasado, el programa NGAD es mucho más que un caza tripulado de sexta generación. También está previsto que incluya drones colaborativos que trabajen junto a los aviones tripulados, además de nuevas armas, sensores y arquitectura de comunicaciones. Las Fuerzas Aéreas de EE.UU. quieren que el NGAD sea una capacidad real antes de 2030 y los chinos están siguiendo el mismo ritmo, dice Kelly.

Kelly se dirigió recientemente a The War Zone y a otros miembros de los medios de comunicación en la Conferencia sobre Aire, Espacio y Cibernética de la Asociación de Fuerzas Aéreas y Espaciales, participando sus reflexiones sobre los futuros programas de combate aéreo chinos.

Uno de los puntos clave es la creencia de Kelly de que China ve el poder aéreo de sexta generación, incluidos los futuros aviones de combate tripulados, «en gran medida como lo vemos nosotros: reducción exponencial de la firma, aceleración exponencial de la potencia de procesamiento y de los sensores». Otro factor clave es la capacidad de «iterar» mejoras con la ayuda de sistemas de misión abiertos. Ese enfoque iterativo debería permitir a China «reprogramar a la velocidad de la relevancia», sostiene Kelly.

Además, el jefe del ACC señala la experiencia de China en el desarrollo iterativo de familias interconectadas de aviones de combate, sobre todo su reelaboración de la serie Flanker de diseño soviético. «Empezaron con el Su-27, se transformaron en el Su-30, luego en su propio J-16 y después en el Su-35», dijo Kelly.

China se convirtió en el primer cliente de exportación del Su-27 básico en 1992 y, para cuando compró el Su-30MKK polivalente a Rusia en 2000, ya había producido Su-27 bajo licencia (como J-11 y J-11A) antes de empezar a desarrollar el J-11B de fabricación propia con capacidades polivalentes, además de motores y aviónica chinos. Esto, a su vez, dio lugar al J-16 biplaza, que es esencialmente una versión china del avanzado Su-30MKK. Entretanto, el Su-33, basado en portaaviones, recibió el mismo tratamiento y se convirtió en el J-15 polivalente. En la actualidad, continúa el desarrollo de versiones sucesivamente más avanzadas del J-15 y el J-16, incluyendo la expansión en el ámbito de la guerra electrónica.

Curiosamente, Kelly pareció sugerir una posible razón para la compra por sorpresa por parte de China de un lote relativamente pequeño de 24 Su-35, posiblemente la versión actual más avanzada del Flanker ruso. Señalando que el Su-35 tiene «aviónica y velocidad de quinta generación», a pesar de que por lo demás es de cuarta generación, Kelly dijo que su adquisición «facilitará un poco el paso» a su siguiente caza, es decir, la transición de la quinta a la sexta generación.

Desde que Pekín compró el Su-35 se ha especulado mucho sobre los motivos que le llevaron a realizar el pedido. Algunos han sugerido que China quería ver de cerca sus motores de empuje vectorial, así como obtener información sobre uno de los activos de primera línea de Rusia, sus armas y sistemas de guerra electrónica. El Su-35 se ha empleado en el adietramiento de combate aéreo disímiles, pero también en misiones operativas de escolta de largo alcance sobre el Mar de China Meridional. Por lo tanto, una pequeña compra de Su-35 tiene mucho sentido para China para comparar la última aviónica y armas rusas con sus propias tecnologías, y para desarrollar aviones muy ágiles y tácticas relacionadas.

En general, la experiencia con la familia Flanker, dice Kelly, pondrá a China en buena posición para desarrollar su equivalente al NGAD. De hecho, podría proporcionar tal ventaja que Estados Unidos tendrá que correr para mantenerse a la cabeza. Kelly dijo que quería ver a la Fuerza Aérea de EE.UU. «llegar al dominio aéreo de sexta generación al menos un mes antes que nuestros competidores». Aunque el significado de esa declaración no está inmediatamente claro, The War Zone se ha puesto en contacto con el ACC para que lo aclare.

No obstante, estas palabras parecen reflejar un grado de preocupación por las incipientes capacidades de sexta generación de China que contrasta con la reciente minimización de la amenaza que supone el caza furtivo chino de quinta generación J-20, por parte del general Kenneth Wilsbach, Jefe de las Fuerzas Aéreas del Pacífico. El general Wilsbach declaró a The War Zone y a otros medios de comunicación que el J-20 «no es algo que nos quite el sueño».

Sin embargo, en lo que respecta al posible sucesor del J-20, el general Kelly advirtió que China «no es un país tonto. Saben lo que hacen». Al mismo tiempo, es notable que China no haya detenido el desarrollo del J-20. Además de una versión biplaza que apareció en público el pasado mes de octubre, hay rumores persistentes de un «J-20B» más avanzado que se espera que cuente con motores de vectorización de empuje, y un rendimiento general mejorado, entre otras nuevas características.

Aparte de hacer un paralelismo con el «sistema de sistemas» del NGAD, Kelly reveló por lo demás pocos detalles de lo que Estados Unidos sabe sobre los programas chinos de combate aéreo de sexta generación. Sin embargo, en un detalle interesante, dijo que la familia de sistemas que surja tendrá una mejora «exponencial» del sigilo en comparación con las plataformas actuales. Kelly afirmó que China es capaz de dominar los niveles avanzados de sigilo que requieren las plataformas de sexta generación y que esto también forma parte del enfoque iterativo.

Tampoco se dio a conocer un plazo para la entrada en servicio de los aparatos chinos de sexta generación, aunque Kelly señaló que «están en el plan, absolutamente».

Kelly considera que China «está construyendo una fuerza aérea de primera categoría». Sus ambiciones de sexta generación sólo pueden mejorarla aún más. Teniendo esto en cuenta, el Jefe del ACC reiteró que «tenemos que llegar antes que ellos. No terminaremos bien si no lo hacemos».

Por parte de China ha habido muy pocas pistas sobre sus ambiciones de cazas de sexta generación, lo que contrasta con el programa de bombarderos furtivos de nueva generación, que ha sido promocionado por los medios de comunicación estatales y militares, aunque los detalles siguen siendo un secreto muy bien guardado.

El bombardero H-20 es sólo una parte de un esfuerzo global para modernizar las capacidades de combate aéreo del Ejército Popular de Liberación. También incluye al menos otro caza furtivo de quinta generación, compatible con los portaaviones, un avión cisterna de transporte y reabastecimiento de nueva generación, además de varios diseños nuevos de ala rotatoria que ya están en servicio o en fase de prueba. Los servicios de inteligencia de EE.UU. también evalúan que China está trabajando en un bombardero furtivo regional, que podría ser un componente tripulado vinculado a su iniciativa de poder aéreo del tipo NGAD.

También está claro que China está desarrollando rápidamente los tipos de vehículos aéreos de combate no tripulados (UCAV) que podrían tener aplicaciones potenciales dentro de una arquitectura de estilo NGAD, así como indicios de que también podría estar dotando a los aviones de combate no tripulados de capacidades autónomas avanzadas, en un concepto que se hace eco del programa de inteligencia artificial Skyborg de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

En cuanto al elemento de combate tripulado, aquí las cosas están mucho menos claras, aunque ha habido algunos rumores creíbles. «Sabemos que hay un proyecto que pretende entrar en servicio alrededor de 2035», dijo el experto en aviación militar chino Andreas Rupprecht a The War Zone.

«Curiosamente, si realmente mantienen esa fecha de entrada en servicio de 2035, deberíamos ver un vuelo inaugural al menos en 2026-28», añadió Rupprecht. Ese objetivo de 2035 tiene su origen en una entrevista de 2019 con Wang Haifeng, diseñador jefe de la Chengdu Aircraft Corporation (CAC). Como uno de los dos fabricantes de cazas preeminentes en China, CAC es responsable del caza monomotor J-10, así como del sigiloso J-20, y es un candidato obvio para un programa de cazas de sexta generación.

Teniendo esto en cuenta, parece casi seguro que China ya está realizando pruebas preliminares de diferentes configuraciones de cazas tripulados. Este trabajo de desarrollo puede incluir también demostradores, tanto a escala reducida como a tamaño real. El misterioso vehículo sin cola que apareció en las imágenes por satélite de un aeródromo de la fábrica CAC en octubre del año pasado puede haber sido un demostrador o una maqueta, tal vez relacionada con este intento. La Fuerza Aérea de Estados Unidos, por su parte, voló algún tipo de prototipo para el programa NGAD en 2020.

Se espera que esas tecnologías avanzadas incluyan nuevos radares, sistemas de propulsión exóticos como motores de ciclo variable y armas de energía dirigida. En su entrevista de 2019, Wang también destacó la capacidad de formar equipos con drones, el uso de inteligencia artificial, la mejora del sigilo y los sensores avanzados.

En definitiva, los aviones de combate de China y las tecnologías relacionadas con ellos están muy en alza ahora. Junto con otros innumerables programas aeroespaciales, será especialmente interesante ver cuándo la próxima generación de cazas tripulados de China y los sistemas de combate aéreo relacionados con ellos finalmente se ponen en marcha.

Fte. The war Zone