China puede localizar a los submarinos de la US Navy en el Pacífico

A través de vastas extensiones oceánicas, China está construyendo una red de sensores submarinos para detectar a estos buques y fortalecer a su Armada a medida que la nación se proyecta en el mundo.

La red de vigilancia subacuática, que ya ha desplegado, utiliza una combinación de boyas, sumergibles no tripulados, buques y satélites, que le permite recopilar datos en todas las vías navegables del mundo. Los sensores parecen inocuos, pues miden la temperatura, la salinidad, corrientes y los niveles de oxígeno del agua, pero estos datos científicos también son críticos para las operaciones militares submarinas.

Los submarinos se basan en el sonar para descubrir, seguir y atacar objetivos, pero la temperatura y la salinidad del agua determinan la velocidad y dirección en la que viajan las ondas sonoras. Estos factores se tienen en cuenta a la hora de determinar la posición de los buques enemigos, así como para navegar por aguas peligrosas.

Durante décadas, la Armada estadounidense ha recopilado datos de éste en los océanos de todo el mundo, y en los últimos años ha empleado para ello planeadores no tripulados (en En 2016, poco después de que Trump fuera elegido, China se apoderó de un planeador estadounidense que operaba en aguas internacionales en el Mar del Sur de China, provocando un incidente internacional).

Debido a la creciente confrontación entre la administración de Trump y por el aumento de las patrullas de la Marina estadounidense en las disputadas aguas del Mar del Sur de China, este país trata de mejorar rápidamente sus capacidades de obtención de datos en alta mar.

El año pasado, China probó con éxito una red de doce planeadores submarinos que tienen  más de un mes de autonomía. Pero a diferencia de los americanos, la versión china es capaz de transmitir datos en tiempo real. China también ha establecido el récord de inmersiones más profundas y largas con sus planeadores submarinos.

Se pueden utilizar los datos de temperatura y nivel de sal de las profundidades para construir un modelo completo y preciso del océano físico “, explicó Yu Jiancheng, el científico líder del proyecto de planeador de China. “El modelo ayudará a los submarinos a evitar áreas peligrosas y predecir la situación de corrientes mortíferas que podrían poner en peligro una operación naval”.

Además de los planeadores, China también ha construido una red de comunicaciones a más de 1.300 pies bajo la superficie del Pacífico occidental. Los sensores de alta mar alimentan continuamente los datos a través de boyas alimentadas por energía solar. La información obtenida es transmitida a tres centros de inteligencia donde es analizada.

En el caso de que los submarinos chinos deban permanecer ocultos y no puedan salir a la superficie para recibir datos, han sido equipados con poderosos algoritmos que pueden predecir las condiciones del agua basándose en la limitada información recogida por los sensores de un buque.

La red de sensores chinos se extiende desde la primera cadena de islas hasta la costa oriental de África a través de los océanos Pacífico occidental e Índico. Esta área se encuentra en gran medida dentro de las rutas comerciales que China espera ampliar drásticamente con su Iniciativa Belt and Road.

Pero además de proteger sus intereses comerciales, la creciente actividad marítima de China tiene como objetivo disuadir a la Armada estadounidense.

A principios de este mes, China reveló que ha incorporado dos sensores acústicos avanzados en el océano profundo cerca de Guam, la base militar estadounidense más grande del Pacífico Occidental. Además de la investigación científica, los potentes sensores acústicos pueden detectar el movimiento de submarinos en el Mar del Sur de China e incluso interceptar comunicaciones.

Según James Lewis, vicepresidente senior del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, esta red de sensores es una señal del creciente poderío de China como nación.

China se ha convertido en una gran potencia y actúa como tal “, dijo Lewis al periódico South China Morning Post. “Todos los grandes poderes ponen sensores en el fondo del océano para la guerra antisubmarina.”

Fte. The National Interest