China está introduciendo un nuevo camuflaje de combate

china militaryEl nuevo patrón de camuflaje se llama Xingkong (cielo estrellado) y se dispondrá de diferentes combinaciones de colores, comunes para todos los cuerpos. A diferencia de en Estados Unidos, no habrá estilos de color separados para cada ejército, únicamente cinco patrones únicos, que se emplearán según la época del año o el lugar de trabajo.

Los patrones son Bosque (verde oscuro), Selva (verde más claro), Desierto (color arena), Árido (arena oscura) y Urbano (gris oscuro). El camuflaje de Xingkong es más que un nuevo patrón y una estandarización única; el nuevo diseño del camuflaje responde a las reacciones de las tropas, desde que se introdujeron los primeros uniformes modernos de camuflaje (Tipo 7) en 2007.

Al igual que sus homólogos occidentales, China comprobó que todo nuevo uniforme de camuflaje tiene algunas características impopulares o carece de elementos que sólo parecen obvios en retrospectiva. China también prestó atención a la experiencia de otras naciones que usaron nuevos uniformes de camuflaje después de 2007, añadiendo esas sugerencias a su lista de características para el Xingkong. Muchos de estos cambios parecían menores, como el número y la ubicación de los bolsillos o los puntos de sujeción para las correas o pequeños artículos de equipo. Pero para un soldado, todas estas pequeñas mejoras hacen la diferencia.

Todo comenzó en 2007 cuando China gastó más de mil millones de dólares para comprar nuevos uniformes de combate para sus tropas. Los nuevos. De estilo moderno, los uniformes de camuflaje Tipo 7 usaban un patrón de camuflaje digital similar al usado por los soldados y marines americanos desde 2003. Ese patrón digital fue reemplazado más tarde por algo que funcionaba mejor llamado “multi-cámara”, pero China se quedó con el camuflaje digital para Xingkong, haciendo sólo cambios menores. Como resultado, desde la distancia las tropas occidentales y las chinas se parecen en cuanto a uniformes, equipos de protección y armas.

El camuflaje digital usa “píxeles”, que son pequeños puntos de color cuadrados o redondos, como los que se encuentran en el monitor de la computadora si se mira muy de cerca. Esto sustituye a las manchas anteriores de diferentes colores. Naturalmente, a esto se le dio el nombre de “camuflaje digital” cuando se inventó por primera vez, en la década de 1970.

Este patrón demostró ser considerablemente más efectivo para ocultar tropas que los más antiguos. Por ejemplo, en las pruebas, se encontró que los soldados que usaban uniformes con patrón digital tenían un 50 por ciento más de probabilidades de escapar a la detección. Lo que hizo que el patrón digital funcionara, fue la forma en que el cerebro humano procesa la información. Los pequeños “píxeles” de color en la tela hacen que el cerebro humano vea la vegetación y el terreno, no las personas. Se podría dar una explicación más técnica, pero la del “procesamiento cerebral” lo dice todo.

Otra ventaja de los patrones digitales es que también pueden engañar a las tropas que usen visores de visión nocturna.

China necesitó cerca de dos años para conseguir equipar a casi dos millones de tropas con los uniformes de camuflaje originales de Tipo 7. Estos vinieron en cuatro patrones de camuflaje (urbano, bosque, desierto y océano), aunque el patrón de bosque también funcionó en las zonas urbanas, sólo que no tan bien como el patrón urbano especial. Los uniformes de Tipo 7 tenían muchas otras mejoras, basadas en la retroalimentación de las tropas. Los uniformes de Tipo 7 también eran más resistentes, y capaces de sobrevivir a 700 lavados, frente a unos 140 con los uniformes anteriores a 2007.

El Ejército de EE.UU. desarrolló el camuflaje digital en la década de 1970. El Teniente Coronel Timothy R. O’Neill, un profesor de psicología de ingeniería de West Point, había notado por primera vez el “efecto de camuflaje digital”.

Inicialmente no fue considerado para su uso en uniformes, pero sí para un patrón de camuflaje en vehículos blindados del 2º Regimiento de Caballería Blindada en Europa, desde 1978 hasta principios de los 80. ¿Por qué el Ejército no lo había adoptado para los uniformes en la década de 1970? Parece que las personas clave, uniformados y civiles, que decidían estas cosas en los años 70, no podían comprender el concepto de cómo funcionaba el camuflaje digital en el cerebro humano, y no se dejaban influenciar por las pruebas de campo. Es extraño, pero cierto, y ya ha sucedido antes. En 2003, el Ejército de EE.UU. decidió usar patrones de camuflaje digital para sus nuevos uniformes de campaña. Unos años después de eso, China expresó su interés en el concepto para sus nuevos uniformes.

Ahora los chinos, al igual que sus homólogos occidentales, han llegado a una segunda generación mejorada de camuflaje de Tipo 7. Una innovación china fue hacer que todos los cuerpos vistan el mismo uniforme de campaña, con la variación de colores ajustaba a los puestos de trabajo. Esto simplifica muchas cosas y las fuerzas estadounidenses podrían aprender de esta innovación china.

El nuevo Xingkong no ha sido diseñado por militares sino por una empresa civil; Jiangsu Casdilly Dress Company, fundada en 1994 para diseñar y producir uniformes de todo tipo, en lo que tuvo éxito gracias a su innovación y a su capacidad de respuesta a las necesidades de los clientes. Actualmente es un importante proveedor mundial de uniformes. Jiangsu Casdilly ideó el concepto ganador de Xingkong en 2016 y para 2010 grupos de tropas chinas ya estaban probando el nuevo uniforme. Algunas tropas occidentales lo notaron en 2019 porque el personal chino de la nueva base naval de Djibouti (en el noreste de África, junto a Somalia) lo llevaba. Todo el Ejército chino se cambiará a los uniformes tipo Xingkong durante los próximos dos años.

Fte. Strategic Page

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.