La Policía Nacional desarticula la infraestructura en España del cártel de Sinaloa

La investigación contra el cártel de Sinaloa continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones. Con esta operación se ha desmantelando el principal punto de abastecimiento de drogas de síntesis en territorio europeo.

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado la infraestructura en España del cártel de Sinaloa, una de las organizaciones criminales dedicadas al narcotráfico más antiguas de México.

En la operación, que continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones, se ha detenido al líder del cártel en España y a otras cuatro personas que pertenecían a la organización criminal.

Además, se han intervenido 1.800 kilos de metanfetamina (cristal meth) en la provincia de Alicante. Se trata, según han informado desde la Policía Nacional, «de la mayor aprehensión de cristal meth en España y la segunda de Europa».

También se han llevado a cabo seis entradas y registros en la provincia de Valencia en los que, además del estupefaciente, se ha intervenido dinero en efectivo, cinco vehículos, documentación y un arma detonadora.

Con esta operación se ha desmantelando el principal punto de abastecimiento de drogas de síntesis en territorio europeo que operaba desde Tenerife, Madrid, Valencia y Alicante.

Cocaína escondida en lavadoras

La investigación se inició a principios de 2023 cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de un grupo criminal, afincado en Tenerife, dedicado al tráfico de cocaína desde la península hasta el archipiélago canario.

Las investigaciones permitieron arrestar a uno de los responsables de la estructura criminal y averiguar que realizaban el envío de la cocaína ocultándola en el interior de electrodomésticos que enviaban a la isla a través de empresas legales que desconocían el contenido del envío. La operación permitió la incautación de 24 kilogramos de cocaína, escondidos en lavadoras.

A partir de esa operación las pesquisas se centraron en identificar a los responsables del envío, y se pudo averiguar que se había realizado a través de una empresa de logística ubicada en la zona sur de Madrid, hasta donde se desplazaban integrantes de la organización para hacer determinados envíos ocultos en electrodomésticos.

Una vez identificados, se realizaron distintas vigilancias y seguimientos que llevaron a los agentes a averiguar que el responsable de la organización operaba desde la provincia de Valencia y que adoptaba importantes medidas de contravigilancia para eludir ser investigado.

Además, para llevar a cabo las operaciones utilizaban un segundo vehículo que actuaba como lanzadera en las operaciones de transporte para detectar posibles controles policiales.

Metanfetaminas en el suelo oculto de una furgoneta

El pasado 6 de mayo se detectó un nuevo envío de la organización que permitió a los investigadores ubicar, en la provincia de Valencia, el lugar donde podría encontrarse el punto de almacenamiento y ocultación del estupefaciente.

Los agentes detectaron una furgoneta que se desplazó hasta una vivienda, del municipio valenciano de Villena, donde permaneció durante una hora y media. Posteriormente, los interceptaron la furgoneta en la que observaron un sistema de compresores hidráulicos que permitían el acceso al suelo del vehículo, donde se ocultaban un total de 224 kilogramos de metanfetamina.

Tras el hallazgo, se llevó a cabo una entrada y registro en el chalet donde se había aprovisionado la furgoneta, en el que tuvieron que intervenir agentes de los Grupos Operativos Especiales de Seguridad (GOES). En el registro se localizaron más de 1.500 kilos de metanfetamina y se arrestó al líder de la red criminal, responsable del cártel de Sinaloa en España.