Boom sónico: los avances de los misiles hipersónicos provocan excitación y escepticismo

En los últimos meses se han producido avances en la tecnología de misiles, lo que ha despertado interés, preocupación y escepticismo en igual medida. Tanto Rusia como China han anunciado el desarrollo de nuevos misiles tras años de investigación y, en algunos casos, de alardeos.

Durante la última década, más o menos, el Presidente ruso Vladimir Putin ha hablado de desarrollar misiles contra los que era imposible defenderse. A principios de este año, al dirigirse a un público nacional, pero con un amplio trasfondo internacional, dijo que el país había desarrollado una serie de nuevas armas estratégicas, seis para ser precisos.

Entre ellos figuraban un misil nuclear de crucero sin nombre hasta la fecha y el misil Kinzhal, un misil hipersónico de lanzamiento aéreo y balístico con un alcance de hasta 2.000 km y capaz de transportar ojivas convencionales y nucleares. Añadiendo que el misil estaba siendo sometido a sus pruebas finales, dijo Putin: “Es el único de su clase en el mundo. Sus pruebas han sido finalizadas con éxito y, además, el 1 de diciembre del año pasado, estos sistemas iniciaron sus pruebas operativas en los aeródromos del Distrito Militar Sur”.

Añadió que el misil, que vuela a Mach 10 (diez veces superior a la del sonido), podía ser maniobrado en cualquier momento de su vuelo, lo que dificultaba su interceptación con los actuales sistemas de defensa antimisiles.

Poco después, China dijo que había desarrollado el sistema de misiles Dongfeng-41 (DF-41). Al anunciar la noticia en el estatal People Daily, el país dijo que el misil nuclear hipersónico, que se cree que tiene tecnología que le permitirá evadir las defensas aéreas, podría impactar en cualquier parte del mundo, siendo el alcance del misil balístico intercontinental (ICBM) más grande que cualquier otro misil conocido en la actualidad. Se cree que el sistema ha completado con éxito 10 vuelos de prueba hasta ahora.

Aunque algunos comentaristas han cuestionado la fiabilidad de las afirmaciones realizadas, al menos por parte de Rusia, durante algún tiempo ha habido preocupación en Washington porque Estados Unidos se estuviera quedando rezagado con la tecnología de misiles. El general Paul Selva, vicepresidente del Estado Mayor Conjunto, dijo al Grupo de Escritores de Defensa que el país había perdido su ventaja técnica en la tecnología de misiles hipersónicos, pero que no había perdido la “lucha de los hipersónicos”.

Meses más tarde, en junio, Lockheed Martin anunció que había conseguido un contrato de 928 millones de dólares con la Fuerza Aérea de Estados Unidos para desarrollar un misil de crucero hipersónico. El Hypersonic Conventional Strike Weapon (HCSW) será un misil lanzado desde el aire, pero la compañía reveló poco más sobre su tecnología. John Snyder, vicepresidente de Programas Estratégicos de la Fuerza Aérea, dijo: “Nuestro objetivo es el rápido desarrollo y despliegue del sistema HCSW, y este contrato es el primer paso para lograr ese objetivo. Expertos en diseño, desarrollo, producción, integración y pruebas de Lockheed Martin se asociarán con la Fuerza Aérea para lograr una capacidad operativa temprana y entregar el sistema a nuestros combatientes”.

El primer director de la Organización de Defensa de Misiles de Israel en el Ministerio de Defensa, Uzi Rubin, dijo: “Se le ha pedido a Lockheed Martin que diseñe un misil de crucero que vuele dentro de la atmósfera a una velocidad hipersónica. Este es un gran desafío”.

“Para pasar del punto A al B, [el misil que Lockheed tiene que desarrollar] tiene que tener un motor que lo empuje a través de la atmósfera todo el tiempo. Así que un misil de crucero hipersónico tiene que tener un motor que pueda funcionar a cinco veces la velocidad del sonido. Este tipo de motor es un gran desafío. El único tipo de motor que podría funcionar en este tipo de sistema es un ramjet hipersónico. Es una tecnología muy complicada, no es sencilla y aún no está desarrollada”, dice Rubin.

Hasta la fecha, dice, los EE.UU. han realizado pruebas en este tipo de sistemas de misiles, pero que él sepa, ninguno ha tenido éxito, volando sólo unos pocos segundos. “Se trata de un gran reto y resulta sorprendente, que les hace sentir lo suficientemente confiados como para comprometer 1.000 millones de dólares, lo cual es mucho dinero cuando se habla de I+D”. Sospecho que son más avanzados de lo que se ha publicado. Es un programa militar, así que quién sabe lo qué está pasando. Es su derecho a no revelar”.

Sin embargo, Rubin advierte contra la sugerencia de que esta noticia sea una respuesta a los avances que aparentemente han hecho los rusos y los chinos. “Putin, en su discurso, también habló de un misil de crucero revolucionario, pero era un misil nuclear, lo que significa que no va más rápido que la velocidad del sonido, sino que tiene un alcance muy largo. Con ese alcance podría técnicamente ir desde Rusia, pasando por el Polo Sur, hasta el patio trasero de Estados Unidos. Aunque yo me pregunto la razón que existe detrás de esto.”

En cambio, Rubin cree que el movimiento de Estados Unidos tiene más que ver con los avances en la tecnología de defensa antimisiles. Rusia, dijo, ha estado trabajando en sus nuevos sistemas porque las defensas de Estados Unidos han mejorado.

“Los misiles y las defensas antimisiles son temas muy polémicos. Son políticos y emocionales. En Rusia y China, por ejemplo, no se oye ninguna noticia buena sobre la defensa antimisiles, pero también están trabajando en ello. Si Estados Unidos quiere mantener la capacidad y el nivel de las armas para penetrar en los futuros sistemas de defensa rusos y chinos, tiene que ser hipersónico. Este es simplemente el eterno sube y baja entre el ataque y la defensa que ha estado ocurriendo desde los días de los palos y las piedras”.

Mientras que las noticias de la Fuerza Aérea de Estados Unidos y Lockheed Martin sugieren que están más cerca de lo que pensábamos de desarrollar finalmente el tipo de misil de crucero que anunciaron, Rubin dice que cree que todavía están lejos.

“De la información publicada que vi, están lejos de resolver el problema, pero quizás han logrado un gran avance técnico”, dice. El problema es desarrollar un motor que pueda volar a velocidad hipersónica dentro de la atmósfera terrestre, a diferencia de los ICBM, que utilizan su trayectoria como fuente de energía. Pero, dice, lo harán. “Todo lo que no contradiga las leyes de la física se puede hacer. Lo que sea que esté definido por esas leyes, y la lucha hipersónica lo es, puede lograrse si se invierte suficiente tiempo y dinero”.

Fte. Army Technology