Alemania no quiere aviones no tripulados armados

MQ-9 Reaper MQ-9 Reaper USAFLas razones de esta decisión se remontan a la educación de Angela Merkel en Alemania Oriental, lo que hace que al Bundeswehr dependiente de aliados y socios.

Hace unos días, el SPD, los socialdemócratas alemanes, que gobiernan el país como socio menor de la coalición de gobierno de Angela Merkel, anunciaron que no apoyarán la adquisición de aviones no tripulados armados, lo que significa que el Bundeswehr no dispondrá de ellos. Seguirá siendo un socio no muy paritario para Estados Unidos, Francia y Reino Unido. Aunque quizás más perjudicial, la decisión pone en riesgo la vida de las tropas alemanas.

Hasta la decisión de los socialdemócratas, que viola un acuerdo de coalición, pero que justificaron por la necesidad de un debate adecuado sobre la cuestión, a pesar de que el tema ha sido discutido enérgicamente durante los últimos años, parecía seguro que el Bundeswehr obtendría los drones armados que dice necesitar y que la Ministra de Defensa Annegret Kramp-Karrenbauer quiere adquirir. Pero en un gobierno de coalición, las decisiones políticas importantes requieren consenso, y mientras algunos socialdemócratas apoyan los drones armados, el partido en su conjunto no podría hacerlo.

La razón por la que el asunto se ha enconado comienza con la propia Merkel. A pesar de que es una política excepcionalmente hábil, magistral en el gobierno, más ágil y tenaz que la mayoría de los políticos alemanes e internacionales que han ido y venido durante su largo mandato como canciller, nunca se ha entusiasmado con la cuestión de la seguridad nacional e internacional.

Ninguno de nosotros conoce realmente la psique de Merkel, pero permítanme una excursión al entorno del cristianismo de Alemania Oriental en el que creció y alcanzó la mayoría de edad: Alemania Oriental, como recordarán, era una sociedad fuertemente militarizada. En los años 80, el Ejército Nacional Popular, el Nationale Volksarmee, o NVA, tenía a su disposición 2.500 tanques, 6.000 vehículos blindados de transporte de tropas, 300 aviones de combate, cerca de 100 buques de guerra, y una fuerza de medio millón de soldados en tiempo de guerra. Su tamaño se basaba en el servicio militar obligatorio (normalmente entre 18 meses y tres años) para todos los hombres; los que querían estudiar temas atractivos como medicina o física en la universidad sabían que eso probablemente implicaría tres años con el NVA. La sociedad civil también estaba fuertemente militarizada; por ejemplo, los grupos de combate paramilitares de la clase obrera establecidos en los lugares de trabajo de todo el país.

Los cristianos de Alemania Oriental se oponían fuertemente a este militarismo. Después de los primeros años de la República Democrática Alemana, cuando muchos jóvenes cristianos se negaron al servicio militar y fueron enviados a prisión, el gobierno creó una forma de servicio sin armas para estos jóvenes. Sirvieron como soldados de la construcción, llevando una pala en lugar de un arma. No es sorprendente que estos jóvenes se conocieran como los Spades. Este fue el ambiente en el que Merkel creció como hija de un pastor luterano, un ambiente en el que creer en la democracia significaba oponerse a la fuerza militar. Tan importante era la oposición cristiana al gobierno que la Stasi tenía todo un departamento cuya tarea era infiltrarse, monitorear y dirigir grupos cristianos; he escrito sobre ello en mi libro God’s Spies.

Merkel, que tenía 36 años cuando Alemania Oriental dejó de existir, tiene ahora 66. Mientras que uno puede ciertamente cambiar su punto de vista sobre temas claves en varias etapas de su vida, mi trabajo con God’s Spies sugiere que el malestar con las fuerzas armadas sigue siendo fuerte hasta el día de hoy, entre los cristianos de la antigua Alemania del Este. Merkel nunca ha presionado mucho por los drones armados.

Mientras que el militarismo dirigido por el gobierno era endémico a un lado de la frontera alemana de entonces, el pacifismo era un rasgo fuerte de la sociedad de Alemania Occidental. Este es el mundo en el que Norbert Walter-Borjans, co-líder de los socialdemócratas y opositor de los drones armados, llegó a la mayoría de edad, al igual que muchos otros de los principales socialdemócratas de hoy en día.

Los que tenemos cierta edad recordaremos las protestas alemanas contra la decisión de doble vía de la OTAN y el papel del entonces canciller Helmut Schmidt en el acuerdo, que incluía el estacionamiento de armas nucleares estadounidenses en Alemania. Se puede argumentar que la biografía de los líderes políticos no debería importar en su toma de decisiones, pero sí importa. La toma de decisiones de todos está coloreada por sus experiencias de vida.

Eso no significa que la vacilación en cuanto a los aviones no tripulados de Alemania deba ser saludada. Al contrario, privar a los soldados del Bundeswehr de equipos que puedan salvar sus vidas no ayuda a nadie. Cuando la Coalición llegó a un acuerdo sobre la adquisición de estos drones, fue con la condición de que sólo se empleasen para proteger a las tropas en zonas de conflicto como Malí y Afganistán. En la actualidad, en Afganistán la Bundeswehr puede emplearlos desarmados para localizar el origen del fuego contra sus tropas, pero para devolver el fuego, tiene que pedir apoyo a las fuerzas armadas estadounidenses quienes, aunque tratan de colaborar, no tienen garantizada la disponibilidad de los drones.

Le pedí a Roderich Kiesewetter, un ex coronel del Ejército del Bundeswehr que ahora es miembro del Bundestag y una voz muy respetada en cuestiones de seguridad, su evaluación de las consecuencias de la no adquisición de los drones.  “En el pasado, perdimos soldados del Bundeswehr en Afganistán porque no teníamos aviones no tripulados armados”, me dijo Kiesewetter. “Era esta situación de vidas perdidas la que la Coalición quería cambiar. Como resultado de la decisión completamente sorprendente del SPD, la Coalición está ahora diciendo al mundo que la protección y el cuidado de los soldados de nuestro Ejército Parlamentario ya no es importante.” (El Bundeswehr es conocido como un ejército parlamentario, ya que sólo el Parlamento puede adoptar decisiones sobre su despliegue en el extranjero).

La preocupación del SPD, de que estas aeronaves puedan emplearse para algo más que la autoprotección, es decir, para matar en violación del derecho internacional, es comprensible. Curiosamente, sin embargo, no parece importarles a los socialdemócratas que los empleen algunos de los aliados más cercanos de Alemania, aliados que están tan comprometidos como nosotros con el derecho internacional. Sin duda, desde el final de la Segunda Guerra Mundial, Alemania ha seguido una política de extrema cautela con respecto a los despliegues en el extranjero, pero también es lógico que, una vez que el Bundestag aprueba un despliegue, también deba equipar a las tropas con la mejor protección posible.

Pero la decisión no sólo afectará a los soldados del Bundeswehr desplegados en el extranjero: afectará también a la reputación de Alemania como socio fiable. En el mismo momento en que sería deseable que Alemania asumiera un papel más activo en la seguridad internacional, el país se reducirá de su ya bajo perfil. “La decisión aísla al Bundeswehr”, dijo Kiesewetter. “¿Qué fuerzas armadas aliadas querrían luchar junto con el Bundeswehr ahora, sabiendo que Alemania no proporcionará la protección adecuada a sus propios soldados, y mucho menos a los aliados?”

La historia de la Guerra Fría, con sus realidades diametralmente opuestas a ambos lados de la frontera intra-alemana, ayudan a explicar sentimientos que de otra manera parecen ilógicos. Pero esa realidad, tan arraigada como está en quienes la vivieron, puede perjudicar a los soldados aliados en el Afganistán de hoy, y quién sabe dónde más mañana.

Fte. Defense One

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.