Vote ahora por el futuro de la robótica

La iniciativa Robotics4EU de la Unión Europea pretende dar voz a los ciudadanos para que se sientan cómodos con determinados tipos de robots e inteligencia artificial.

Hace unas semanas demostré cómo una inteligencia artificial podría imitar habilidades y destrezas que antes eran patrimonio exclusivo de los humanos, como la creatividad. Y aunque la historia de detectives que una IA escribió junto a mí era un poco extraña, demostró lo que podría ser posible algún día a medida que la tecnología evolucione. Pero eso también significa que tenemos que tener cuidado, porque las IA podrían evolucionar muy fácilmente hacia áreas que no nos gusten, o con una moral contraria a la nuestra.

La Casa Blanca ha reconocido, al menos tímidamente, este peligro, pidiendo la creación de una Carta de Derechos de la IA a través de su Oficina de Política Científica y Tecnológica. Este intento tiene por objeto democratizar la IA tanto como sea posible, permitiendo que el público no sólo vea su estado a medida que se desarrolla, sino también que la gente se le escuche en cómo y qué tecnología de IA se desarrolla.

Democratizar el desarrollo de la IA es una buena idea pero aun así, me resultaba difícil pensar en una forma práctica de que este esfuerzo pueda funcionar. Afortunadamente, la Unión Europea ha encontrado una manera. Para ello está trabajando con un grupo llamado Robotics4EU, compuesto por varias organizaciones que se ocupan de la tecnología robótica en varios países europeos, para dar voz al público en el desarrollo de una variedad de robots impulsados por la IA.

El proyecto está celebrando la primera votación sobre robótica para determinar las actitudes y preocupaciones generales respecto a los distintos tipos de robots. Y cualquiera puede votar, no sólo los que viven en la Unión. La idea es presentar una serie de tipos de robots inteligentes muy diferentes, y luego hacer que el público vote sobre cosas como lo útil que creen que sería cada robot para los humanos, o el miedo que sentirían si se toparan con uno similar en la calle. Una vez finalizados los resultados, se compartirán con las empresas fabricantes robots y la IA que los impulsa, así como con los gobiernos que regularán la tecnología.

Para la primera votación, hay nueve candidatos robóticos a tener en cuenta. Todos ellos impulsados por la IA, pero que realizan misiones muy diferentes. Algunos de ellos desempeñan tareas serias, como el Drone-in-a-box de NAUST Robotics, que puede desplegarse automáticamente, alzando el vuelo para patrullar en zonas rurales. Su misión es proteger el ganado o los cultivos alimentarios de los depredadores y las plagas. Otros son un poco más caprichosos, como Butty, de Capra Robotics, que se desplaza por las aceras de la ciudad recogiendo colillas y otros desperdicios con una larga trompa parecida a la de un elefante.

Butty es uno de mis favoritos, pero sospecho que otros dos robots de la encuesta se llevarán la mayor parte de la atención, para bien o para mal.

El primero es el Swab Robot de Lifeline Robotics. En una época en la que todos nos estamos acostumbrando a que nos tomen muestras para detectar enfermedades y otros patógenos como el COVID-19, encargar a un robot que lo haga automáticamente parece una gran idea. Libera al personal médico para otras tareas y también protege la privacidad de la persona que se somete a la prueba. Sospecho que el temor de mucha gente para con el Swab Robot es tener que permanecer dentro de un pequeño recinto mientras un supuesto robot inteligente y «sensible a la fuerza» introduce suavemente una sonda en la parte posterior de la garganta del paciente y procede a recoger una muestra. Soy bastante previsor y un gran fan de la tecnología, pero no, gracias. Simplemente, no.

El otro robot realmente interesante de la encuesta es EVE, de Halodi Robotics. EVE es lo que la mayoría de la gente imagina cuando piensa en un verdadero robot, un ser parecido a un humano con suficiente inteligencia artificial como para asumir tareas humanas, en este caso ayudar a las personas mayores o con problemas de movilidad. Según la empresa que fabrica EVE, el robot no está limitado a su uso dentro de un espacio predefinido, sino que puede moverse por cualquier entorno. Un vídeo muestra a EVE ayudando a una persona mayor a moverse por su casa, llevando sus bolsas, empujando una silla de ruedas e incluso sacando una botella de agua de la nevera. Podría imaginarme que las unidades EVE se desplegaran en los hospitales como una especie de personal auxiliar que ayudara a los pacientes a estar cómodos y se ocupara de algunas de sus necesidades no médicas, liberando a los humanos sobrecargados de trabajo para que pudieran realizar otras tareas.

Fte. Nextgov (John Breeden II)

John Breeden II es un periodista y crítico galardonado con más de 20 años de experiencia en la cobertura de la tecnología. Es el director general de Tech Writers Bureau, un grupo que crea contenidos de liderazgo de pensamiento tecnológico para organizaciones de todos los tamaños.