Una perspectiva militar sobre el cambio climático que podría salvar la brecha entre los creyentes y los escépticos

Un soldado hace guardia frente a la entrada de la Base Tyndall de la Fuerza Aérea en la ciudad de Panamá, Florida, el 11 de octubre de 2018, después del huracán Michael. Foto AP/David Goldman

Mientras los expertos advierten que al mundo se le está acabando el tiempo para evitar un cambio climático severo, las discusiones sobre lo que los EE.UU. deben hacer al respecto están divididas en campos opuestos. La perspectiva científico-ambiental dice que el calentamiento global causará graves daños al planeta, si no se toman medidas para frenar la quema de combustibles fósiles. Los que rechazan la ciencia climática dominante insisten en que el calentamiento no está ocurriendo o que no está claro que las acciones humanas lo estén impulsando.

Con estos dos extremos polarizando la arena política americana, la controversia climática ha llegado casi a un punto muerto. Pero como argumenta Michael Klare en su nuevo libro, «All Hell Breaking Loose: La perspectiva del Pentágono sobre el cambio climático», las Fuerzas Armadas de EE.UU. ofrecen una tercera perspectiva que podría ayudar a cerrar la brecha.

Michael Klare ha estudiado temas militares y de seguridad durante décadas. Aunque el presidente Trump ha calificado el cambio climático como un engaño, y ha trabajado para revertir las iniciativas climáticas de la administración Obama, los oficiales militares de alto rango de los Estados Unidos han sido conscientes desde hace mucho tiempo de los efectos perjudiciales del calentamiento.

Los líderes militares creen que el cambio climático amenaza seriamente la seguridad nacional de Estados Unidos. Sostienen que está provocando caos y conflictos en el extranjero, poniendo en peligro las bases costeras y estresando a los soldados y al equipo, lo que socava la preparación militar. Pero en lugar de debatir las causas del cambio climático o de asignar culpas, se centran en cómo el calentamiento socava la seguridad y en las medidas prácticas para frenar su avance y minimizar los daños.

El Pentágono sabe de los impactos climáticos

Los altos funcionarios del Pentágono están familiarizados con la literatura científica sobre el cambio climático y conocen sus impactos previstos. Muchos también han prestado servicios en zonas del mundo devastadas por el clima, como el norte de África, el Oriente Medio y las islas del Pacífico.

Los habitantes de esas regiones han experimentado sequías prolongadas y paralizantes, graves olas de calor y tormentas catastróficas. En muchos casos, estos acontecimientos han ido acompañados de desastres humanitarios, disputas por los recursos y conflictos armados, fenómenos que afectan directamente a las operaciones de las fuerzas estadounidenses en el extranjero.

«Los cambios en los patrones climáticos, el aumento de las temperaturas y los cambios drásticos en las precipitaciones contribuyen a la sequía, la hambruna, la migración y la competencia por los recursos» en África, dijo el general Thomas D. Waldhauser, entonces comandante del Comando de Estados Unidos en África, ante la Comisión de Servicios Armados del Senado en febrero de 2019. «A medida que cada grupo busca tierras para sus propios fines, pueden surgir conflictos violentos».

Bases y tropas en peligro

Los líderes militares también se enfrentan a los impactos del cambio climático en las bases, fuerzas y equipos. Los huracanes Florence y Michael en 2018 y las fuertes inundaciones interiores en la primavera de 2019 causaron daños estimados en 10.000 millones de dólares en el campamento base Lejeune del Cuerpo de Marines en Carolina del Norte, la base Tyndall de la Fuerza Aérea en Florida y la base Offutt de la Fuerza Aérea en Nebraska. Los científicos están ampliamente de acuerdo en que el cambio climático está haciendo que tormentas como estas sean más grandes, más intensas y más duraderas.

Las amenazas a otras bases, en particular las situadas a lo largo de las costas de Estados Unidos, como la gigantesca estación naval de Norfolk, Virginia, están destinadas a crecer a medida que aumente el nivel del mar y las grandes tormentas se produzcan con mayor frecuencia.

El aumento de las temperaturas genera otros desafíos. En Alaska, muchas instalaciones corren el riesgo de colapsar o sufrir daños a medida que el permafrost sobre el que se asientan comienza a descongelarse. En California, los incendios forestales arden en o cerca de bases clave. El calor extremo también supone un riesgo para la salud de los soldados, que a menudo deben transportar cargas pesadas durante las horas de sol, y para el funcionamiento seguro de los helicópteros y otros equipos mecánicos.

«El cambio climático es una amenaza urgente y creciente para nuestra seguridad nacional, que contribuye al aumento de los desastres naturales, los flujos de refugiados y los conflictos por los recursos básicos», dijo el Departamento de Defensa al Congreso en un informe de 2015. «Estos impactos ya están ocurriendo, y se proyecta que el alcance, la escala y la intensidad de estos impactos aumenten con el tiempo».

Pasos prácticos para adaptarse

Reconociendo estos peligros, las fuerzas armadas están actuando para reducir su vulnerabilidad. Han construido muros de contención en la base aérea de Langley, adyacente a la Estación Naval de Norfolk, y están trasladando equipos electrónicos sensibles en las bases costeras desde el nivel del suelo a los pisos superiores o a elevaciones más altas.

El Departamento de Defensa también está invirtiendo en energía renovable, incluyendo energía solar y biocombustibles. Para finales de 2020, las fuerzas armadas esperan generar el 18% de la electricidad en la base a partir de energías renovables, en comparación con el 9,6% en 2010. Planean aumentar esa proporción sustancialmente en los años venideros.

La planificación militar para el cambio climático no se centra en las amenazas a los hábitats y las especies. Hace hincapié en las luchas sociales, el colapso del Estado y la violencia armada que es probable que ocurran en países que ya sufren de escasez de recursos y fricciones étnicas.

Como sugiere esta perspectiva, las comunidades humanas se enfrentan a riesgos mucho mayores por el cambio climático a corto plazo de lo que pueden sugerir las proyecciones de los científicos sobre la pérdida de hábitats hasta el año 2100 y más allá. Las sociedades vulnerables se están desmoronando bajo la presión de los efectos climáticos extremos, y es seguro que la escala del caos y los conflictos aumentará a medida que las temperaturas mundiales se eleven.

Las fuerzas armadas como mediadoras del clima

El enfoque militar del cambio climático podría cerrar la brecha entre los creyentes y los escépticos. Las personas que afirman que la protección de los hábitats y las especies en peligro de extinción es trivial junto con los problemas de salud y económicos, y que la sociedad tiene tiempo para hacer frente a cualquier amenaza que pueda surgir, podrían ser persuadidas a tomar medidas cuando escuchen de generales y almirantes respetados que la seguridad de la nación está en juego.

Esto ya está sucediendo en algunas comunidades, como Norfolk (Virginia), donde los comandantes de las bases y los funcionarios locales han encontrado un terreno común para hacer frente a la extrema vulnerabilidad de la zona a la subida del nivel del mar y a las inundaciones inducidas por los huracanes.

Del mismo modo, los congresistas republicanos -muchos de los cuales se han opuesto durante mucho tiempo a abordar el cambio climático- están empezando a emitir planes para frenarlo. Enmarcar la política climática en términos de seguridad nacional podría ayudar a ganar el apoyo de los conservadores.

Las fuerzas armadas siguen planificando los conflictos convencionales en el extranjero, reconociendo al mismo tiempo que el cambio climático afectará a su capacidad para desempeñar sus funciones de combate. Deben, les guste o no, tomar medidas para superar los impactos perjudiciales del calentamiento. En mi opinión, es un mensaje que todos los americanos deben tener en cuenta.

Fte. The Conversation

Acerca de Redacción El Radar 2483 Articles
Equipo de Redacción

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario