Ucrania necesita soluciones, no una guerra interminable

La impresionante actuación militar de las fuerzas ucranianas ha reforzado la opinión de que es posible una victoria rotunda contra Rusia, pero una victoria sin paliativos que desaloje a las fuerzas rusas del este de Ucrania es cada vez más improbable. Más probable es que se produzca un desgaste que convierta una peligrosa escalada en una opción tentadora para ambas partes. En consecuencia, el alto el fuego y la separación de fuerzas deberían ser la prioridad para Estados Unidos y sus aliados, y para lo que existen las herramientas y la experiencia necesarias para lograrlo.

En este momento, existe un consenso generalizado de que la guerra probablemente terminará mediante un acuerdo negociado, que será una versión del acuerdo Minsk II firmado en 2015 tras la infiltración rusa en la región de Donbass y la anexión de Crimea, que afianzó los tenues ceses del fuego y estableció una desmilitarización parcial, una supervisión externa y una reforma política. La invasión rusa de Ucrania siguió al colapso de Minsk II, por supuesto, pero esto se debió menos a la estructura del acuerdo que a que ambas partes endurecieron sus posiciones y creyeron que había mejores opciones para lograr sus objetivos. Los costes del conflicto actual obligarán a una recalibración que haga más atractiva las disposiciones de Minsk.

Ninguna de las partes puede cumplir sus objetivos bélicos máximos: Rusia no puede conquistar toda Ucrania y Ucrania no puede expulsar completamente a las fuerzas rusas. Cada parte necesita también unas garantías mínimas. Ucrania necesita garantías de que Rusia no seguirá intentando borrarla del mapa, mientras que Rusia no permitirá que la OTAN se despliegue a lo largo de su frontera. No son requisitos irrazonables.

Ucrania es un país soberano reconocido internacionalmente. A pesar de los falsos pretextos que ha ofrecido el presidente ruso Vladimir Putin, ha sido la orientación ucraniana hacia Occidente lo que ha impulsado su guerra, lo que afecta a auténticos intereses rusos. Ambos países necesitan garantías de seguridad.

También existe la suposición generalizada de que, dado que los líderes enfrentados (especialmente Putin) no están dispuestos a negociar, las conversaciones sólo surgirán como consecuencia de la guerra de desgaste que se está librando, cuando ambos combatientes estén agotados. Esta visión no ofrece una solución provisional estable a una profunda disputa geopolítica. Ambas partes tienen serias preocupaciones que podrían conducir a una escalada brusca y rápida.

A los ucranianos les preocupa que el apoyo europeo sea frágil. El efecto de la «gasectomía» de Rusia en la economía y la política de Alemania este invierno podría debilitar su ya desigual apoyo a Ucrania. Si los alemanes desertan, otros europeos podrían seguirles. Ucrania también está perdiendo miles de soldados y civiles y su infraestructura está siendo pulverizada. A pesar de la futura promesa de adhesión a la Unión Europea (UE), los ucranianos probablemente sospechan que cuanto más dure la guerra, más difícil será la reconstrucción y menos dispuestos estarán los posibles donantes a pagarla.

Para Rusia, la guerra está agotando sus activos militares. Esto podría dejarles sin la capacidad de proyectar su poder, especialmente en Siria, en la que siguen invirtiendo. Y lo que es más grave, a pesar de las amenazas nucleares de Putin, la guerra podría alentar los desafíos de otros estados en el extranjero cercano de Rusia. Y como la OTAN pronto aceptará a Finlandia y Suecia, un ejército ruso dañado tendrá que dispersarse más. Por último, a Moscú le debe preocupar que Alemania decida que la mejor manera de resolver sus retos económicos y políticos sea redoblar el apoyo a Volodymyr Zelensky con la esperanza de que la guerra termine más rápidamente.

Dadas estas desalentadoras posibilidades, uno o ambos bandos se verán tentados a romper el estancamiento antes de que éste los rompa a ellos. Por ejemplo, Zelensky podría decidir ampliar los ataques contra objetivos militares dentro de Rusia. Rusia, que no está dispuesta a aceptar la derrota, pero que está militarmente debilitada, podría intensificar los ataques contra objetivos civiles e iniciar ataques contra objetivos de la OTAN relacionados con el envío de armas y suministros avanzados a las fuerzas ucranianas. Y si alguna vez se produjera una situación en la que los rusos emplearan armas nucleares tácticas, se parecería mucho al escenario de estancamiento que se está produciendo ahora. Una fuerte escalada haría que la posibilidad de negociación fuera cada vez más remota, atrayendo potencialmente a ajenos al conflicto y ampliando la guerra.

Existen circunstancias históricas comparables. Cuando Egipto no pudo recuperar la península del Sinaí en una guerra de desgaste con Israel, decidió intensificar el conflicto. El resultado fue la Guerra del Yom Kippur de 1973, que supuso la intervención de Estados Unidos y de la Unión Soviética, un embargo de petróleo que hizo descarrilar la economía estadounidense y la muerte de miles de israelíes y árabes. En ese caso, Estados Unidos medió en un alto el fuego y, sin perder el ritmo, se embarcó en una intensa diplomacia itinerante para negociar «acuerdos de retirada» que separaron a los ejércitos contendientes y los convencieron de retroceder a líneas predeterminadas. Una fuerza neutral de mantenimiento de la paz bajo los auspicios del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) se interpuso en Siria para supervisar el cumplimiento, y una fuerza similar, no perteneciente a la ONU, en el Sinaí. A medida que el peligro de un ataque sorpresa disminuía, las negociaciones serias se hicieron factibles y culminaron en el acuerdo de paz duradero entre Israel y Egipto alcanzado en Camp David en 1978.

Hay, por supuesto, grandes diferencias entre aquella época de bipolaridad de las superpotencias y la competencia menos ordenada de las grandes potencias de hoy. Pero el planteamiento general se mantiene: incluso si significa que tu capital está a salvo, un estancamiento no es tu mejor opción. Estos enfrentamientos son intrínsecamente inestables y tienden a la escalada. La mejor manera de salir de ellas es reducir los temores de cada parte lo suficiente como para que sea posible entablar conversaciones significativas sobre el final del juego.

En la guerra ruso-ucraniana, ninguna de las partes parece inclinada a hablar con la otra en este momento. Pero uno de los propósitos de la diplomacia es sondear las intenciones de los adversarios, y de los aliados, en una crisis. Las transferencias de armas son fundamentales para preparar el terreno. Estados Unidos y la OTAN deberían dejar claro a Ucrania que, si existe una oportunidad diplomática, esperan que Kiev la aproveche y podrían cerrar el grifo si no lo hace. Para Rusia, el mensaje sería que aproveche esa oportunidad, o los ucranianos recibirán mucho más armamento.

Estados Unidos, junto con sus socios europeos, también debería hacer lo posible para fomentar las oportunidades diplomáticas. La iniciativa diplomática occidental podría incluir propuestas de limitar las fuerzas y las armas ucranianas y rusas dentro de zonas desmilitarizadas mutuamente determinadas, incluidas las zonas marítimas que excluyen a Crimea. Aunque la interposición de una fuerza de la ONU pueda parecer fantasiosa, Putin considera el Consejo de Seguridad como una plataforma para ejercer el poder ruso. Aunque Moscú lo ha empleado de forma predominantemente obstruccionista, puede que ahora vea en una fuerza de la ONU juiciosamente seleccionada una forma útil de imponer una tregua sin involucrar a la OTAN.

Está bien que Estados Unidos y sus aliados de la OTAN sigan armando a Ucrania. Pero también es hora de animar a ambas partes a que empiecen a explorar las posibilidades de una solución política antes de que la escalada ponga la diplomacia lejos de su alcance. Y a menos que Estados Unidos y la OTAN condicionen la ayuda militar al compromiso político constructivo de Ucrania, carecerán de la influencia necesaria para trabajar eficazmente hacia un objetivo estable.

Fte. The National Interest (Steven Simon y Jonathan Stevenson9

Steven Simon es becario Robert E. Wilhelm en el MIT y analista principal del Quincy Institute for Responsible Statecraft. Ha trabajado en el Departamento de Estado y en el Consejo de Seguridad Nacional en las administraciones de Reagan, George H.W. Bush, Clinton y Obama.

Jonathan Stevenson es investigador principal del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) y editor jefe de Survival, y formó parte del personal del Consejo de Seguridad Nacional en la administración Obama.