Tanques ligeros para el futuro

En mayo de 1988, Popular Mechanics cubrió el concurso del Armored Gun System (AGS), un proyecto de sustitución del tanque ligero M551A1 Sheridan. El concurso quedó reducido a tres empresas: FMC, Teledyne Continental Motors y Cadillac Gage. El Close Combat Vehicle, Light (CCVL) de FMC sería el ganador final, convirtiéndose en el M8 Armored Gun High Survivability Test VehicleSystem (AGS) (un proyecto cancelado en 1997 y sustituido por el M1128 Mobile Gun System) (MGS).

Sin embargo, el nuevo M8 Buford toma muchos elementos del M8 original y podría convertirse en el nuevo Mobile Projected Firepower (MPF) del Ejército, que será evaluado en junio de 2021.

La misión de los blindados sigue siendo la misma. Destruir contingentes de tropas protegidos, tanques y aviones enemigos en un juego letal de decisión, maniobra y potencia de fuego.

Pero en el próximo siglo, este papel crucial, particularmente en las divisiones ligeras, será desempeñado por una nueva generación de blindados ágiles que evadirán al enemigo y aumentarán la pegada del Ejército en el campo de batalla.

Se conocen como tanques ligeros, y serán transportados por aire con las llamadas fuerzas de despliegue rápido del U.S Army Central Command, añadiendo la necesaria capacidad de resistencia a las tropas terrestres comprometidas en las primeras etapas de alguna guerra futura. Bajos, robustos y letales, precederán, aumentarán y reforzarán los carros de combate que mantendrán la línea en el campo de batalla de alta tecnología del futuro.

Los planificadores del Ejército están en plena proceso de selección del acertadamente descrito tanque «sigiloso» del próximo siglo. Hasta ahora, han surgido tres fuertes contendientes, todos en la categoría de 20 toneladas, para competir por el título.

El más tradicional del trío es el Cadillac Gage Commando Stingray, un modelo para 4 tripulantes que guarda un asombroso parecido con el carro de combate de General Dynamics M1A1 Abrams de 55 toneladas, mientras que, el Close Combat Vehicle, Light (CCVL) de FMC reduce la tripulación a tres mediante la integración de un cargador automático. También cuenta con un sistema de mira «hunterkiller» similar al del prototipo de High Technology Test Vehicle/Light de la foto.

El candidato tecnológicamente más avanzado es el de Teledyne Continental Motors, apodado AGS (Armored Gun System). En 1982, cuando el Ejército inició una amplia reorganización de sus fuerzas, bajo la iniciativa «Air Land Battle», uno de los puntos principales del programa era el desarrollo de varias divisiones de infantería ligera para reforzar la fuerza de despliegue rápido, un binomio no oficializado de las divisiones aerotransportadas 82ª y 101ª.

Tal y como se concibió en un principio, estos tanques ligeros debían encargarse de mantener la línea a sus hermanos más fuertes en caso de que el «globo explotara» en Europa Central. También se preveía que fueran una fuerza de reacción más eficaz para «entornos de media y baja intensidad», un eufemismo del Pentágono para referirse a las guerras del Tercer Mundo y a crisis como la de Granada, que dio lugar a la «Operation Urgen Fury».

Para dotar a estas tropas de movilidad estratégica, debían ser despojadas de sus carros de combate convencionales, vehículos blindados de combate y piezas de artillería autopropulsadas, ya que estos leviatanes de hierro son demasiado grandes para ser desplegados rápidamente por los transportes aéreos militares existentes. En su lugar, se puso en marcha un tanque ligero liliputiense, un buggy militarizado (llamado «Fast Attack Vehicle») y un helicóptero de ataque y utilitario de nueva generación, el antiguo (¿y futuro?) LHX, para ocupar su lugar.

Pero a la hora de la verdad, las divisiones ligeras fueron despojadas de todos sus vehículos de apoyo sobre orugas, que por diversas razones nunca llegaron a entrar en servicio, relegando así a la primera oleada de esta fuerza de despliegue rápido revitalizada a la condición de tigre de papel.

El carácter crítico de la situación no ha escapado a la atención del recién instalado Jefe de Estado Mayor del Ejército, el general Carl Vuono, quien recientemente anunció que su ejército está buscando un carro de combate transportable por aire en un C-130 para dotar a las divisiones ligeras de cierta capacidad de resistencia.

La búsqueda de un carro de combate ligero no es nueva. De hecho, el programa de Vuono, denominado Armored Gun System, o AGS, es en realidad la resurrección de una serie de iniciativas que comenzaron oficialmente en 1976, con el análisis de la tecnología de los vehículos de combate blindados patrocinado por el Ejército. La idea detrás de este ejercicio era aumentar la movilidad estratégica del tanque y su capacidad de supervivencia en el campo de batalla minimizando su firma física. El truco consistía en reducir el tamaño sin sacrificar la potencia de fuego.

El Cuerpo de Marines también había intentado definir su necesidad de un tanque ligero y en 1978 los dos cuerpos unieron tímidamente sus destinos en la Advanced Anti-Armor Vehicle Evaluation (ARMVAL).

En el marco de la ARMVAL, el Army’s Tank Automotive Command realizó varios ejercicios interesantes. En primer lugar, reconfiguraron el vehículo de reconocimiento aerotransportado M551 Sheridan para que aceptara la innovadora cápsula del cañón superior (OHG). El arma se apoyaba en la parte superior del chasis sin torreta para el transporte y las maniobras, y luego se levantaba desde detrás para disparar. Este cañón fue sustituido por el cañón de ánima lisa ARES de 75 mm, que se montó en el banco de pruebas del Sheridan, ahora llamado ELKE (Elevating Kinetic Energy Vehicle). El siguiente paso en el desarrollo fue el HIMAG, vehículo de pruebas de alta movilidad/agilidad. El programa unió la cápsula del cañón ARES a un chasis completamente nuevo.

La creciente conciencia de la necesidad de configurar el blindaje para una función antiaérea llevó a la colocación del cañón de 75 mm de ánima lisa en una versión perfeccionada del chasis HIMAG en una torreta hendida, lo que permitió que el cañón se adentrara en el casco para conseguir una elevación de 40°. El resultado fue el High Survivability Test Vehicle/ Light, que también incorporaba miras mejoradas de «cazador», telémetro láser, ordenador de control de fuego y un blindaje frontal muy inclinado para defenderse de los ataques por la proa.

Pero las amenazas cambian constantemente, independientemente de la lógica o la conveniencia. Después de todo este trabajo de desarrollo, la inteligencia militar reveló avances en el blindaje soviético que hacían que el cañón de 75 mm fuera incapaz de conseguir efectos frontales en los tanques soviéticos de primera línea. Un 105, decían, era ahora lo esencial. Para complicar el impulso del tanque ligero, se consideró que la plataforma de 20 toneladas era demasiado inestable para absorber el retroceso generado por un cañón estándar de 105mm.

Mientras el Ejército vacilaba en la controversia sobre el calibre, los Marines seguían buscando un tanque ligero que les ayudara en los asaltos anfibios. No convencidos de que el cañón ARES de 75 mm de hipervelocidad pudiera hacer el trabajo, los Marines continuaron desarrollando el 75 para su propio vehículo de desarrollo, llamado Mobile Protected Weapons System (MPWS).

En contraste la necesidad percibida por el Ejército es la de un destructor de tanques de 105 mm, puesto en el teatro de operaciones mediante el sistema de extracción por paracaídas del Hércules C-130, el Cuerpo de Marines preveía un vehículo que pudiera desplegarse desde el barco a la costa y por toda la cabeza de playa mediante un helicóptero CH53E. En efecto, los Marines buscaban un «destructor de búnkeres» anfibio. De ahí que recurrieran a un vehículo más ligero con un armamento de menor calibre.

A pesar de estos objetivos contradictorios, Ejército e Infantería de Marina se vieron obligados a buscar conjuntamente el tanque ligero en 1981. Sin embargo, al no poder resolver las diferencias cruciales, la colaboración terminó y el Cuerpo de Marines persiguió la idea de montar varios cañones de calibre ligero diferentes, incluido el ARES de 75 mm, en su exitoso vehículo anfibio de ruedas 8×8 LAV-25.

Después de que Marines y Ejército tomaran caminos distintos, el Ejército demostró con éxito la tecnología para acoplar un cañón de 105 mm a una plataforma blindada relativamente ligera. Esto hizo que se renovara el interés por el tema de los tanques ligeros. Tras los debates presupuestarios y los recortes de gastos, y la casi pérdida de todo el trabajo, la búsqueda ha conducido al actual empeño por seleccionar el carro de combate de 20 toneladas del futuro.

Mientras continúa el desarrollo del Armored Gun System de bajo perfil, General Dynamics mira en el horizonte al carro de combate principal que conducirán nuestras fuerzas en el futuro. El M1 Block II ya cuenta con un sistema de navegación terrestre por satélite, miras y visores térmicos, telémetros láser y un control de fuego mejorado.

Se espera que la versión Bloque III, además del estilo aerodinámico de Motown, reduzca el número de tripulantes, mediante el uso de la carga automática, aumente la generación de humo para mejorar la ocultación, mejore los tiempos de reabastecimiento y se beneficie de un motor de turbina y un tren de potencia más ágiles. Las características físicas seguirán siendo austeras y sencillas, como gustan en los actuales tanques.

El punto de inflexión llegó cuando el General Vuono entró en escena. Como antiguo jefe del Training and Doctrine Command, era plenamente consciente de la urgente necesidad de un tanque ligero. Sabiendo además que el Ejército ya había invertido más de 30 millones de dólares en la búsqueda de una plataforma adecuada para desplegar con las divisiones ligeras, Vuono se comprometió a ver uno de los sistemas AGS candidatos en el terreno.

Vuono indicó que le gustaría que el Ejército contara con unos 700 tanques nuevos a principios de la década de 1990, con un precio de unos 700 millones de dólares. Los tres vehículos que se están considerando para el tanque ligero son vehículos no desarrollados, pero existentes, debido al deseo de Vuono de evitar una búsqueda interminable y costosa de equipos que no están del todo listos para el despliegue.

Pero ahora, mientras los fabricantes esperan pacientemente a que el Ejército publique sus especificaciones oficiales para el AGS (así como alguna garantía de que se producirá la importantísima financiación), ha ocurrido algo curioso: Ejército y Cuerpo de Marines han anunciado que volverán a cooperar en un AGS. Y lo que es más sorprendente, los Marines han anunciado que están dispuestos a dejar de lado varios de sus requisitos clave para que se adopte un vehículo en el menor tiempo posible. Esto incluye el despliegue de helicópteros y la operación totalmente anfibia.

¿Qué harán los Marines con un tanque que no pueda ser transportado por un CH-53? ¿O que no pueda ser pilotado autónomamente en tierra durante un asalto? Los marines podrían no estar buscando todo el sistema AGS, sino sólo algunas buenas torretas con el cañón de 105mm. integrado. Estas torretas AGS podrían montarse en el fiable vehículo anfibio LAV-25, proporcionando a los marines el sistema de cañones pesados y transportables por helicóptero que siempre han deseado.

Parece que, en la guerra de trincheras de los presupuestos militares y de la supervisión del Congreso, la inteligencia llega mucho más lejos que la fuerza.

Fte. Popular Mechanics

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.