Sistemas del US Army para apuntar a 1.000 millas

Los países enemigos están desarrollando sistemas para mantener a raya a las fuerzas estadounidenses, incluyendo misiles de largo alcance, equipos de radar avanzados para la detección de atacantes y medios de combate no cinéticos, como los que se emplearían en las guerras cibernética y electrónica. Esto ha hecho que el US Army constate que necesita una capacidad de penetración de largo alcance para frustrar las así llamadas “áreas de negación de acceso”.

Pero, para poder apuntar con precisión, se necesita ser capaz de “ver” a miles de kilómetros para localizar a lo que está disparando.

” En este momento, tenemos un desafío con la detección en profundidad en el Ejército. La prioridad número 1 para la modernización son los fuegos de precisión de largo alcance”, dijo el general de división Robert Walters, comandante del Centro de Inteligencia de Excelencia, durante una presentación el 26 de marzo en el Simposio de Fuerza Global de la AUSA en Huntsville, Alabama.

La general de brigada Jennifer Buckner, directora de cibernética dentro del G-3/5/7 del Ejército, dijo en una conferencia de la AFCEA el 21 de marzo en National Harbor que la necesidad de ver a larga distancia significa sentir adónde se están disparando los misiles, pero también ver la actividad en el espacio virtual.

Para abordar este enfoque híbrido, los oficiales del Ejército han esbozado una variedad de iniciativas, que engloban grupos de trabajo y soluciones reales en materia de material.

Uno de ellos es el de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR TF), creado en 2018 por la Dirección de Inteligencia del Ejército para optimizar las capacidades ISR en las llamadas operaciones multidominio, dijo Cheryle Rivas, portavoz del Ejército, a C4ISRNET.

Este grupo también mejorará y aprovechará las capacidades complementarias de toda la comunidad de la fuerza conjunta y de los servicios de inteligencia.

Rivas señaló que el grupo de trabajo desempeña un papel complementario y de apoyo a los ocho equipos multifuncionales del Ejército, que están bajo el Futures Command y que están asociados con las seis prioridades de modernización del Ejército: fuegos de precisión de largo alcance, vehículos de combate de próxima generación, futuros transportes aéreos verticales, la red, la defensa antiaérea, la defensa aérea y contra misiles y la letalidad de los soldados.

Rivas agregó que la inteligencia es fundamental para que el Ejército pueda llevar a cabo ataques letales, que no se vean obstaculizados por las estrategias de negación enemigas.

“El ISR TF está trabajando con fuegos de precisión de largo alcance, precisión asegurada, navegación y cronometraje, y futuros equipos multifuncionales de transporte vertical para optimizar las capacidades de inteligencia existentes, así como para identificar los requisitos críticos de obtención de datos críticos desde el Espacio hasta la Capa Terrestre, que pueden proporcionar datos objetivos en apoyo de la precisión de largo alcance”, dijo.

Por lo que respecta al material, Walters describió una variedad de capacidades -desde el espacio hasta la capa terrestre- que el Ejército está intentando conseguir para superar los desafíos de sentir en profundidad el territorio enemigo.

El primero es algo llamado el sistema de detección multidominio, diseñado para ser centrado en el sensor en lugar de en la plataforma e incluirá todo, desde antenas cautivas hasta globos de gran altitud y satélites en órbita baja en el espacio, dijo Walters.

“Queremos sensores inteligentes que estén conectados a los tiradores para cerrar esa brecha entre el momento en que vemos al enemigo y el momento en que lo destruimos”, dijo.

Parte del sistema de detección multidominio incluye sensores, como el radar de apertura sintética y los sensores de identificación de blancos en movimiento equipados con inteligencia artificial, que pueden detectar los movimientos del enemigo en el suelo para atacarlo.

“La finalidad de esta capa aérea de inteligencia, vigilancia y reconocimiento es permitirnos sentir en profundidad para proporcionar el apoyo de inteligencia a los sistemas de puntería, pero también capacidades de guerra electrónica sobre las formaciones enemigas”, dijo Walters a la audiencia, añadiendo que esto incluye el ataque electrónico.

“Tenemos que ser capaces de sentir eso para que los tiradores puedan enfrentarse al enemigo”, dijo a C4ISRNET. “Tenemos que hacerlo rápido. Por eso queremos los sensores inteligentes en el cielo y podemos programarlos para saber cómo es el orden de batalla del enemigo”.

Un programa llamado TITAN transformará cuatro sistemas terrestres diferentes que reciben información aérea en uno solo, dijo Walters, con la intención de capitalizar los activos nacionales, las capacidades comerciales y las capacidades que poseen los servicios hermanos.

De acuerdo con una diapositiva durante su presentación, TITAN permitirá la realización de ataques profundos en un entorno disputado y “fuegos entre dominios con cadenas de muerte acortadas por IA”.

Walters también incluyó el Terrestrial Layer System en esta presentación sobre cómo proporcionar capacidades de detección en el interior de los territorios enemigos. TLS es un sistema combinado de inteligencia de señales y guerra electrónica que se montará en plataformas terrestres.

Walters le dijo a C4ISRNET que la intención final del Ejército es proporcionar todas estas capacidades en todos los niveles.

El TLS estará a nivel de brigada de combate y de brigadas expedicionarias de inteligencia militar, mientras que el TITAN estará en todos los escalones y estaciones terrestres

Fte. C4ISRNET