Sinergias y “doble uso” en las Tecnologías de Seguridad y Defensa en la UE

En las jornadas de APTIE sobre el Nuevo modelo de I+D+i del Ministerio del Interior celebradas la semana pasada, el Subdirector General de Sistemas de Información y Comunicaciones para la Seguridad (SGSICS-CETSE) del Ministerio del Interior, Enrique Belda, adelantó una información relizada por el equipo de su subdirección acerca del trabajo realizado en el Grupo de Comisión Europea – PASAG, cuyo detalle se refleja a continuación:

SINERGIAS Y “DOBLE USO” EN LAS ZONAS ESPECÍFICAS DE INTERÉS COMÚN / DUAL EN EL PROGRAMA DE SEGURIDAD Y DEFENSA 2019

Desde 2004, la Comisión Europea ha estado financiando proyectos de investigación, tecnología y desarrollo (I + D) en seguridad dirigidos exclusivamente a aplicaciones civiles, a través de la Acción Preparatoria sobre Investigación en Seguridad (PASR) y luego a través de su programa marco de investigación (FP7 y Horizonte 2020).

Esta situación cambió en 2017 con el lanzamiento de una Acción Preparatoria sobre Investigación en Defensa (PADR) y el inicio, en marzo de 2019, de un Programa Europeo de Desarrollo Industrial de Defensa (EDIDP3), ambos destinados a ser programas piloto hasta 2021, cuando pasarían a formar parte de un Fondo Europeo de Defensa (EDF) en el marco del próximo marco financiero plurianual de la UE (2021/2027). La corriente de financiación de I + D de defensa está totalmente separada del programa marco de investigación actual y nuevo, Horizonte 2020 / Horizonte Europa, que seguirá financiando la seguridad civil, mientras que el programa de defensa apoyará proyectos con aplicaciones de defensa únicamente.

A pesar de la clara demarcación entre los flujos de financiación, la CE recomienda promover sinergias y buscar complementariedades entre los dos programas para evitar el riesgo de duplicación de inversiones y garantizar que los resultados de la investigación en un área puedan utilizarse en beneficio de las aplicaciones y el desarrollo en el otro.

El Grupo PASAG ha identificado que, sin embargo, no existe un enfoque de política institucionalizado ni un mecanismo relacionado para promover tales sinergias, complementariedades y acceso a resultados entre los dos programas.

Sobre la base de este supuesto, el documento elaborado por el Grupo de PASAG y disponible completo para descarga en este enlace, aborda el concepto de I + D “doble uso”, y concluye que la CE debería proporcionar una aclaración, especialmente en consideración del nuevo programa de investigación de defensa. De hecho, es un desafío identificar una demarcación clara entre la investigación civil (seguridad, pero no solo) y de defensa para tecnologías con TRL más bajo, ya que están vagamente relacionadas con el campo de aplicación (“aplicación agnóstica”) y, por lo tanto, su potencial de doble uso es mayor. Cuando se trata de TRL e I + D más altos, la realidad es más variada y debe examinarse caso por caso, especialmente en ciertos dominios como Cyber, Maritime, C4I (Command, Control Computer, Communication and Intelligence) y CBRN (Chemical Biológico, Radiológico y Nuclear) donde hay poca o ninguna diferencia entre aplicaciones de seguridad y defensa.

En el contexto de la UE, no existe un entendimiento común sobre qué convierte específicamente a una tecnología en “doble uso”. Se pueden encontrar algunas definiciones genéricas en la ‘Guía práctica de financiación de la UE para el doble uso’, pero también en la Nota explicativa sobre el enfoque exclusivo en aplicaciones civiles, adjunta a Horizonte 2020, que establece que un número considerable de tecnologías y productos son genéricos y pueden abordar las necesidades de los usuarios finales civiles y militares. Suelen denominarse productos o tecnologías de “doble uso”. La CE, pero también la EDA, utiliza el Reglamento (CE) nº 428/200920 del Consejo que se refiere a los “elementos” de doble uso como elementos, incluido el software y la tecnología, que pueden utilizarse tanto con fines civiles como militares. La única lista detallada de artículos de doble uso disponible se encuentra dentro del Reglamento para el control de las exportaciones, la transferencia, la intermediación y el tránsito de artículos de ‘doble uso’ (Reglamento CE No 428/2009) que describe en detalle el tipo de artículos que no pueden ser exportado. El anexo 1 del Reglamento agrupa los productos y tecnologías de doble uso en diez categorías: i) Materiales, instalaciones y equipo nucleares; (ii) Materiales, productos químicos, microorganismos y toxinas; (iii) Procesamiento de materiales; (iv) Electrónica; (v) Computadoras; (vi) Seguridad de las telecomunicaciones y la información; (vii) Sensores y láseres; (viii) Navegación y aviónica; (ix) Marina; (x) Aeroespacial y propulsión.

Una forma alternativa de considerar las tecnologías y los bienes de doble uso es observar sus Niveles de preparación tecnológica (TRL). En este contexto, es más fácil identificar una dualidad en TRL bajos, aunque esto no se menciona explícitamente en ningún documento oficial de la UE. En general, se acepta que las tecnologías con TRL hasta el nivel 5 están vagamente relacionadas con su campo de aplicación y, por lo tanto, no son exclusivamente de naturaleza militar o civil. Podrían definirse como “independientes de la aplicación”. Solo cuando se aplica y se utiliza en un entorno operativo específico, una tecnología específica se identifica como militar o civil.

La investigación relacionada con subcomponentes y materiales, en la medida en que puedan considerarse “tecnologías habilitadoras”, debe considerarse “independiente de la aplicación” y, por lo tanto, potencialmente de naturaleza “dual” (para ser utilizada para desarrollos en seguridad civil o aplicaciones militares). Este es el caso, por ejemplo, de los materiales avanzados, la nanoelectrónica, las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

Algunas tecnologías de defensa desarrolladas a través de programas militares, especialmente en el área de grandes sistemas no tripulados, podrían desplegarse como tales para uso civil a fin de mejorar las capacidades, pero también para apoyar la gestión de fronteras y realizar tareas de investigación. Una tecnología o producto de la industria de defensa puede encontrar una aplicación civil gracias a la inversión a partir de TRL 6. Por el contrario, algunos resultados de proyectos de investigación de seguridad pueden ser de interés para los usuarios de defensa (desarrollos de pequeños UAV).

1 Trackback / Pingback

  1. Es necesario un ecosistema de ciclos completos de I+D+i en el Ministerio del Interior - APTIE -Tecnologías e Industrias Estratégicas

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.