¿Será la realidad aumentada el futuro del adiestramiento del combate aéreo?

adiestramiento del combate aéreoUna empresa con sede en California quiere adiestrar a un mayor número de pilotos de aviones en los combates aéreos con oponentes chinos y rusos mediante el uso de inteligencia artificial y realidad aumentada como antagonistas mientras vuelan en tiempo real.

Daniel Robinson, fundador y director general de Red 6 Aerospace, afirma que la última tecnología de su empresa podría proporcionar una formación más asequible y avanzada que la actual.

Robinson, mientras estaba destinado en la Base de la Fuerza Aérea de Langley, Virginia, dijo que observó lo mismo que un informe de la Government Availability Office descubrió más de una década después: cazas como el F-22 no están aprovechando al máximo, con oportunidades muy limitadas para el adiestramiento de los pilotos. «Realmente identifiqué el núcleo del problema que quería resolver, y que era, en esencia, «¿La forma en la que nos adiestramos?». dijo Robinson en una entrevista este mes con Military.com.

Mediante la combinación de tecnologías de hardware y software modificadas que Red 6 ha creado, los pilotos llevarían una tecnología de visualización o visor en sus cascos mientras vuelan en un avión de combate.

La realidad artificial es un ordenador o máquina inteligente que aprende con el tiempo. La realidad aumentada mezcla el espacio digital con el mundo real, a diferencia de la realidad virtual, que es todo digital. «Esta tecnología funciona en un avión real contra un avión de realidad aumentada impulsado por la inteligencia artificial en el cielo, lo cual es algo interesante de contemplar», dijo Robinson.

«Cuando miramos a través de ese visor, vemos aviones generados sintéticamente, o aviones virtuales… que en realidad no están ahí», dijo. Las imágenes generadas son posibles gracias al Airborne Tactical Augmented Reality System (Sistema de Realidad Aumentada Táctica Aerotransportada), conocido como A-TARS, que trabaja en conjunto con la IA táctica realizada por EpiSci.

La imagen generada por la IA «observa las maniobras y los combates» en relación con un piloto, que está pilotando un avión real en ese momento. «Esos aviones generados sintéticamente son conducidos y controlados por la inteligencia artificial… así que es la cosa más loca. Tienes algo que no existe, que ves y percibes que existe, controlado por la inteligencia artificial», dijo Robinson.

La crisis de los agresores

La Fuerza Aérea trabaja para contratar a más pilotos, muchos de ellos son militares retirados, que llenan el vacío de entrenamiento como agresores «Red Air», lo que permite que más pilotos en servicio activo obtengan entrenamiento aire-aire en el lado amistoso, o «Blue Air».

Para ello, en 2019, la Fuerza Aérea adjudicó un contrato «Red Air» a ATAC, por un valor de 6.400M$.

Pero, ¿será suficiente? Se quiere un entrenamiento de calidad, no de cantidad, dijo Mike Holmes, un general retirado que fue jefe del Air Combat Command entre 2017 y 2020. Ahora es presidente de la junta directiva de Red 6.

«La verdadera escasez a la que me enfrenté fue la de pilotos de combate con experiencia», dijo Holmes, que participó en la entrevista con Robinson. «No hay suficientes horas ni tiempo de vuelo disponibles para que los pilotos practiquen el adiestramiento aéreo avanzado».

Contratar a más compañías para obtener más aviones no es la solución, dijo. «Incluso si hubiera suficientes salidas disponibles para hacerlo, ¿puede permitirse pagar el combustible de todas esas horas de vuelo?» dijo Holmes. Los pilotos de hoy en día necesitan practicar contra un avión, que pueda comportarse como un caza furtivo chino, no un avión anticuado, añadió Robinson.

«El tipo de amenazas a las que podemos enfrentarnos en cualquier tipo de conflicto entre pares es muy difícil de simular en el entrenamiento, porque ya han pasado los días en los que podíamos usar F-15 Eagles, F-16 Fighting Falcons o F/A-18 Super Hornets para simular cosas como un MiG-29 o un Su-27», dijo Robinson.

El problema del adiestramiento se ve agravado por los años de recortes presupuestarios, junto con la «mano de obra, las cadenas de suministro y todo lo que conlleva», dijo.

Ajuste de los estándares de horas de vuelo

Durante décadas, la Fuerza Aérea reconocía como piloto avanzado a aquel que tenía 500 o más horas de vuelo. Ese estándar significaba que «habías visto suficientes cosas como para ser lo suficientemente maduro para tomar decisiones bajo presión», dijo Holmes.

Pero en los últimos tres años, se observó que tenía que ajustar ese estándar. Los pilotos podían conseguir muchas horas de vuelo simplemente realizando guardias en Irak o Afganistán, simplemente volando en círculos, explicó Holmes.

«Pero así, no se ha visto todo lo que hay que ver», dijo, refiriéndose al entrenamiento especializado necesario contra un adversario experto.

«Los criterios que debe cumplir un piloto de la Fuerza Aérea para ser considerado experimentado varían según la aeronave», dijo la portavoz del ACC Alexi Worley en un correo electrónico el miércoles. «Dicho esto, alrededor de 2019, se hicieron cambios similares a los criterios específicos de piloto experimentado de cada avión de combate de la Fuerza Aérea, reemplazando el estándar de 500 horas de vuelo». Ahora, se pondera más los eventos del mundo real o el entrenamiento durante un ejercicio.

Otro cambio incluyó el uso de una «certificación de liderazgo de 4 naves y un número proporcional de salidas, basado en la experiencia, en el avión asignado», dijo Worley.

Holmes dijo que el futuro entrenamiento en el » Red Air» puede incluir enfrentarse tanto a una IA como a las compañías contratadas.

Prueba del concepto

La visión de Robinson de llevar la inteligencia artificial a los combates aéreos simulados comenzó en tierra: En 2015, conoció a los especialistas en realidad virtual Glenn Snyder y Nick Bicanic, que trabajaron mucho en el emparejamiento de la IA con las carreras de coches. Ambos trabajan ahora en Red 6.

Snyder «había llevado dos coches de carreras reales y los había puesto en dos circuitos distintos al mismo tiempo con pilotos de carreras también reales a bordo», explica Robinson. Con cascos de realidad virtual, corrían en el mundo virtual, pero seguían al volante en el mundo real, explicó. Robinson quería saber si sería posible una hazaña similar con los aviones de combate.

«Con la realidad virtual, desaparecemos en un mundo totalmente virtual y no vemos el entorno que nos rodea. La realidad aumentada es un problema más matizado de resolver, porque buscamos colocar entidades sintéticas en el mundo real que nos rodea. Sólo estamos superponiendo imágenes digitales en el mundo real», explica.

Aunque se encontraron con muchos retos, Robinson, Bicanic y Snyder creen que la tecnología está lista.

En función de las necesidades, la IA podría desempeñar su tradicional papel de red air o actuar como copiloto del piloto, dijo Robinson. Incluso podría tener aplicaciones para los aprendices de piloto, dijo Holmes.

«Creemos que tiene aplicaciones desde la parte más temprana de la formación», dijo Holmes, refiriéndose a la formación de los pilotos principiantes. Robinson dijo que los pilotos también podrían practicar el repostaje de sus aviones mediante una barra de reabastecimiento desde un avión cisterna antes de realizar su primera salida.

Las aplicaciones adicionales podrían incluir algún día a los socios y aliados que vengan a realizar ejercicios de entrenamiento a gran escala en Estados Unidos, como el Red Flag.

No existe un programa oficial para incorporar la tecnología Red 6 al adiestramiento diario. Antes de que pueda recibir un respaldo presupuestario significativo, debe demostrar su potencial, dijo Robert Winkler, que trabaja como miembro del Comité de Servicios Armados del Senado.

La realidad aumentada se ha ido incorporando a las actividades cotidianas a lo largo de los años, pero el rápido entorno de entrenamiento es una empresa mucho mayor, dijo Winkler durante un evento del Instituto Mitchell el martes. Robinson y Holmes también participaron en el acto con periodistas.

«Será necesario demostrar, en lo que respecta a la latencia, la diferencia en la formación», dijo Winkler. «Es algo que se explica fácilmente, pero basándonos en la cultura actual, tendremos que demostrarlo».

Fte. Military News

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.